sábado, 24 de octubre de 2009

Canicas


Como un puñado de canicas que apretadas con fuerza en cualquier mano acaban cayendo abriéndose paso entre los dedos y patinando por el suelo es como te acabas abriendo paso tu,
por las rendijas de mi vidamientras yo observo.
El ruido de las canicas al caerme recuerda y no sé el porqué, al taconeo de tus pies.
Cuando te vasme pongo a recoger arrodillada todo lo esparcido por la casa.
Como me gusta poner orden en las cosas
para que puedas volver a desordenarlas,
en cuanto entres de nuevo por la puerta
y el amor salte por la ventana

1 comentario:

Deja tu opinion, para mi es importante...