No busques poesía tradicional en este blog. Esto es lo más parecido a un poema que soy capaz de escribir.

jueves, 29 de julio de 2021

Ojalá siempre (poema recitado por AlmaBaires)


 HUELLAS en la arena y en el ALMA

Tenés en la mirada tanta dulzura… que ¡joder!, no sé qué hacer con ella.

Te la abrazaría toda.

Me la quedaría. Llenaría mi capacidad hasta el borde para cuando me falta.

Para cuando soy consciente de mi dureza y no encuentro delicadeza por ningún sitio.

Para cuando me intuyo fría o dolorida y no sé qué hacer conmigo.

 

Eres tierna. Muchísimo.

Y parece que (eso) te da rabia y yo no entiendo el porqué.

Pero es tu motivo y lo respeto.

¿Recuerdas cuando hablamos de la lealtad?

Pues eso. A tu lado y no hay nada más que decir.

 

Llorar no es una debilidad.

Es más, hasta diría que es algo que solo se permiten los valientes.

Pelar la corteza, bajar la guardia, derribar el muro que nos rodea a golpe de lágrimas,

es sin duda, señal de fortaleza.

¡Qué osadía!

Permitirse en estos tiempos algo de sensibilidad y no salir mal parada por ello.

Y qué bonita estás cuando te emocionas, niña… ¡Qué bonita!

 

Aquí estoy, pensando en vos y en lo cerca y lejos que estás de mí. Y sonrío.

Siempre me pregunto por qué las cosas buenas son tan efímeras.

Etéreas tal vez e intangibles, ya no sé…

Sonrío al recordar estos cuatro putos días que se han esfumado como si nada.

Cuatro días para vencer los miedos, reír hasta morir y arreglar el mundo

(porque tiene arreglo, de momento) pero mañana vuelve a preguntarme por si ha cambiado algo. Que ahora, en apenas unas horas, se pone todo del revés… ya sabés.

 

Te prometí no pensar tanto en las cosas, no darle vueltas y vueltas a la cabeza hasta marearme y lo estoy intentando. Créeme.

Tengo que desacostumbrarme, desaprender lo aprendido y eso requiere de tiempo.

Fluir cuando parece imposible.

Sentir. Doler.

Porque ahora me duele lo lejos que te fuiste y necesito la facilidad que te acompaña y con la que me hablaste.

Me llenaste la casa de alegría.

Está(s) por todas partes.

Y ahora la distingo vacía.

Creo que a eso se le llama morriña.

 

Extrañar y conmover.

Voy a ver que hago con todo esto, mi niña…

 



viernes, 2 de julio de 2021

Aniversario hipotético

 

Puedes romper este silencio.

Puedes romper lo que quieras mientras te sigas quedando conmigo…

Porque en realidad yo ya estoy muy rota y aquí ya no hay nada tuyo,

pero todo sigue siendo una parte de ti.

Cuando no te queda nada y todo es una pequeñísima fracción de lo que fuiste…

No quiero estar, pero tampoco quiero irme. No del todo. No como tú.

Quizá fue posible que el tiempo nos olvidara, yo no fui capaz de hacerlo.

Pensaré en ti siempre que pueda hasta que no pueda más.

Y podría pensarte menos y olvidarte un poco más, pero no sé cómo hacerlo.

Quisiera olvidar que no olvido.

Mantengo vivo tu recuerdo porque contigo ya no puedo.

Mostrar la tristeza requiere de mucha valentía.

Y de cobardes está el mundo lleno.

Te quiero con todo lo que tengo (sea la cantidad que sea eso).

Si el tiempo sirve para medir algo, tú mides 48.

Los papás, 49.

Y yo, siempre seré la niña, aunque mida 42.

Hay cosas que no cambian, aunque ya nada es igual.

Desde que no estás, la vida es otra cosa.

Quizá nosotros también... 

Mientras vamos de un lado al otro.


De un lado                                                                                            al otro.


Y nunca nos encontramos.