viernes, 18 de octubre de 2019

Aires (Buenos) #3

Hace dos meses ya que volví de vacaciones y desde entonces, he tenido en mente esta entrada, la tercera y última de Buenos Aires.
Quizá a sido la vez que más me ha costado coger el ritmo de nuevo, quizá ha sido la vez que más tiempo he estado de vacaciones o quizá solo ha sido la vez, en que he dejado las cosas fluir por sí solas sin contar con nadie salvo conmigo.
Y he de decir que disfrute de mi compañía.
Viajar sola es algo que nunca había hecho.
Y menos, tan lejos.
Y allí encontré, además de amigos, la sensación de que lo más importante es estar bien con uno mismo… para que ni te sobre ni te falte cariño.
Y explicado todo esto, quiero dar paso a la entrada que realmente quiero hacer.
Allí conocí a alguien especial, a alguien que me he traído conmigo… y al que considero ya, un amigo.

Aprendí con él tantas y tantas cosas…
cosas que no están en los libros, ni en la distancia, ni en la edad, ni en el olvido.
Me di cuenta, que a veces, la confianza no hace falta ganársela.
Que viene así, como regalada… y se abre paso con descaro y se sienta en la misma mesa en la que estás.
¿mira quien viene a cenar esta noche? Éramos tres en aquella cena… y en aquel baile de tango que no bailamos pero que si disfrutamos.

Quise ir a la milonga, me llevo.
Quise ir a Caminito, me llevo.
Y ahora que lo pienso, tendría que haberle pedido la luna, me la hubiese traído sin dudarlo y puesto en mi plato, seguro.
A veces pienso las cosas demasiado tarde… y ese es un gran defecto que tengo. Tonta de mí.

A veces también, una da con personas fáciles a las que se llega fácil, con almas pensantes, con poetas sensibles, con corazones tiernos… lo único malo de todo esto, es que das con ellas en la otra punta del mundo y no puedes seguir disfrutándolas a diario…
Y a veces, la tecnología, las redes, la poesía… se queda corta con tanta lejanía.
Allí te deje mil sonrisas en formato bolsillo para que las sacaras siempre que las necesitaras, pero ves, esto también se me antoja frío ante tu calidez.

Y pienso en aquello de que hay personas que pasan por delante pero no por dentro.
Y lo cambio y digo, que hay personas que entran directamente al corazón y se instalan como si estuvieran en su casa. Eso es tremendamente bello.
Como esa pasión por el fútbol que no entiendo pero que respeto… y a la que yo le pongo los colores de Boca simplemente porque me gusta como combinan.
Me sentí protegida contigo. Mi guardaespaldas y guía porteño.
Mi amigo bloguero, tan tierno.
A tu lado, nada malo podía pasarme.
Y nada malo, nos pasó.
  
Hoy, desde mi casa y pensándolo tarde como de costumbre, respondo a una de tus preguntas.

Si, volvería a Buenos Aires.
Solo por vos.

Así salió, amigo.
Así de bonito.


La próxima no será la primera vez que te quiero…
Como tampoco será la última vez que muero.
Carlos Perrotti.

















jueves, 17 de octubre de 2019

Pecosa

¿Tanto se me nota?
¿El qué?
Que me gustas…
Hace rato ya.
¿Y que te parece?
Confieso que me pone tontita, ¿y a ti?.
A mí, se me revuelven las pecas.
¿con qué? ¿conmigo?
Si, contigo… 
¿Y solo conmigo?
Solo contigo. 
Tienes muchas pecas…
A ti te dejo jugar con ellas, puedes hacer lo que quieras…
¿Cómo qué?
Cuéntalas, desordénalas, remuévelas, revuélvelas, piérdelas…
Se me ocurre algo mejor que hacer…
¿si? ¿el qué?
Ahora solo quiero besarte.
Pues no lo pienses más, bésame.
Y que calles de una vez.
Pues bésame durante más tiempo.
Calla…pecosa.
Prometo no decir nada mientras nos estemos besando…

martes, 15 de octubre de 2019

Ya me está bien

No quiero conocer todos tus secretos.
Ya tengo los míos.
No necesito ni de más, ni de menos, ni de nuevos.
Todos me caben aquí, en el mismo sitio.
Están bien guardaditos.

sábado, 12 de octubre de 2019

Punto de partida

Tu boca,
el punto de partida,
desde el que viajar a infinitos sitios,
a tantos lugares perdidos...

Tu llenas ese espacio,
ese espacio que no es de nadie,
con palabras y silencios,
desde la más absoluta calma,
al caos de tu mirada,
llenas contigo el eco en las montañas
y silencias la ciudad,
con vuelos a ras de suelo.

El punto de partida,
desde el que salir y al que regresar,
caminos de ida y vuelta,
a tu casa,
a tus ojos,
a tu vientre,
encuentro mi hogar entre tus piernas,
como encuentro calma en tus manos,
en tu abrazo,
en todas aquellas miradas que me vas dedicando,
que ya siento mías
y que ya, te he robado.

Eres el punto de partida,
del primer día del resto de mi vida.
Ese punto…
entre líneas oblicuas,
ese equilibrio…
cuando todo parece que se derrumba…
y una se queda estática,
sonriente,
sin miedo a la caída.

Eres el punto de partida,
de todo aquello que continúa.
Eres tiempo de suspiros,
de espacios,
de detalles,
de versos en los que,
tú le pones el punto y final,
a todo lo que yo tengo que decir.

Aunque a veces,
parezca,
que ya no tengo nada más que contar,
o sí,
y que yo misma me contradiga,
y me ponga en evidencia.

Y busque en tu abrazo,
dónde poder sosegarme,
dónde perder la importancia,
de todas aquellas cosas que si importan...
con total intimidad,
con total impunidad...
donde no me siento ignorante
donde no me siento cobarde.

Eres el punto de partida,
donde empezar con la vida...
y donde regresar,
cuando ésta decida que termina.

Eres de vida y vuelta.

jueves, 10 de octubre de 2019

De letras

Fui una pésima estudiante, esa es la verdad.
Siempre me gustaron más las letras…
Y, aún así, memoricé el número exacto de tus lunares,
de los besos que nos dimos,
de las horas y los días que pasamos juntas…
de los viajes que hicimos,
de los kilómetros que recorrimos…
de las llamadas que nos hicimos,
de las risas que nos dimos…

Y hasta de todas las veces que te quiero nos dijimos…

lunes, 7 de octubre de 2019

Vaciarse del vacío

Hubo un tiempo...
en que...
sentí frío,
mucho frío.

Como sí me convirtiera...
en un cubito de hielo
y
fuese
recorriendo
mi propio cuerpo.

Escalofríos,
temblores,
principio de congelación...
¿Qué hacer para no partirme en dos?.

Derretir con caricias la rudeza de la rutina,
esa que es tan difícil de soportar cuando se presenta sin avisar.

Ahora soy consciente de la cruda realidad del desgaste...
mientras desearía volver a la inocencia de mi niñez,
para no darme cuenta (otra vez) de todas estas cosas.

Vaciarnos del vacío,
cómo del estómago,
no introducir nada
que no pueda salir,
expulsar hasta las lágrimas,
que no quede ni una,
que nos deje en sequía
partes del alma.

Y que llueva,
no sólo sobre mí,
no sólo sobre ti,
y que lo inunde todo.

Que llueva cantidad de deseo
de ese que se siente por dentro
y que parece,
que el tiempo
obliga
y
pone a dormir.

Que llueva hacia arriba,
que llueva hacia afuera,
pero que nunca más,
lo haga hacia dentro.

Vaciarse del vacío,
de todo el sinsentido,
de todo aquello que quedó por decir
y que por la tanto
ni siquiera llegó a poder ser.

¿Qué más se puede decir cuando crees que ya está todo dicho?.

domingo, 6 de octubre de 2019

Tengo un amor inventado

Tengo un amor inventado
y unos labios que quiero besar…

Tengo la gracia
la carcajada
y una sonrisa dónde encajarla.

Tengo el más dulce de los sueños
de día
de noche
todo el tiempo.

Tengo las suficientes ganas 
como para empezar con algo nuevo
y volver a los plurales
con el cansancio justo
como para intentarlo
sin miedos.

Tengo un deseo
y si tú y yo nos sumáramos
hasta podríamos llamarlo amor.

Tengo las ventanas y las puertas abiertas
de impar en impar
porque tengo que llevar la contraria
me gusta llevar la contraria.
Pero tú, puedes pasar y cerrarlas.
Para que no nos coja frío
y que si tiritamos
sea por otro motivo.

Tengo un poema
y una canción
sonoros
abstractos los dos.
Para que te los aprendas
Para que me los bailes.
¡siempre que tú quieras!

Tengo tantas ganas…
que hasta las ganas se me van…
míralas,
detrás de ti van
no les des la espalda
¡no seas tan mala!.

Tengo tiempo para no pensar en ti
y tiempo para gastarlo contigo.

Tengo miradas para hacerte
que no podrás rechazar.
Y besos para darte
que no me podrás negar.

Tengo vestida toda tu desnudez
¿siempre te vistes tan bien?

Tengo un amor inventado
y unos labios que quiero besar…

jueves, 3 de octubre de 2019

Todo esto tengo

Tengo un verso en la punta de la lengua.
Un verbo aún sin conjugar y varios deslices en la sonrisa.
Tengo algo de osadía, muecas de valentía e infinitas miradas que acaban perdidas.
La ilusión se balancea en mis pestañas pero no llega a tocar con los pies el suelo.
Mis caricias más capaces todavía están por darse.
La confianza intacta, a pesar de haber tenido amores breves que duraron demasiado.
Gasto bondad y contigo sería mala hasta donde me dejaras… no más.
No tengo medida(s).
No sé no darlo todo y eso implica que a veces doy demasiado.
Tengo un montón de besos que aún no he dado.
Soy experta en perder el tiempo, tengo en qué perderlo, solo me falta el con quién...

Y tengo un poema que aún no he escrito.

Tengo tantas cosas que no sé ni por donde empezar.
Creo que lo mejor es empezar contigo.
Con el poema, digo.


Tengo un amor inventado…
y unos labios que quiero besar…




 Barcelona '10
 

martes, 1 de octubre de 2019

Autosinceridad

A veces me doy rabia.
Otras me doy miedo.
Deseo tanto conocerme,
como no llegar a hacerlo.

lunes, 30 de septiembre de 2019

( Poe ) mas o menos

Hoy, todo lo demás es lo de menos.
Hoy, todo lo demás está más de más que nunca.

viernes, 27 de septiembre de 2019

Yo mi me contigo #1

No tengo miedo a sentir.
Lo que sí me da miedo es no llegar a sentir nada.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Ejemplo práctico


Me encanta encontrar "cosas" que no estoy buscando.
Como por ejemplo, tú.


miércoles, 25 de septiembre de 2019

5 minutos


Lástima que te duró el amor...


 el mismo tiempo que tarda un cigarrillo en consumirse.



lunes, 23 de septiembre de 2019

Amor

La palabra Amor.

Se encuentra en la página 80 de mi diccionario.

Lo curioso es que está entre las palabras amontonar y amordazar.

Por si te interesa esta información.


AMONTONAR

1.  Poner unas cosas sobre otras sin orden ni concierto.
2.  Apiñar personas, animales o cosas.
3.  Juntar, reunir, allegar cosas en abundancia.
4.  Juntar y mezclar de manera confusa y desordenada..
5.  Abrazar y besar amorosamente.
6.  Dicho de sucesos: Sobrevenir muchos en corto tiempo.
7.  Montar en cólera, enfadarse sin querer oír razón alguna.


AMOR

1.   Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el  encuentro y unión con otro ser.
2.   Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3.   Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
4.   Tendencia a la unión sexual.
5.   Blandura, suavidad.
6.   Persona amada.
7.   Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.
8.   Apetito sexual de los animales.
9.   Voluntad, consentimiento.
10. Convenio o ajuste.
11. Relaciones amorosas.
12. Objeto de cariño especial para alguien.
13. Expresiones de amor, caricias, requiebros.


AMORDAZAR

1.  Poner mordaza.
2.  Impedir hablar o expresarse libremente, mediante coacción.
3.  Ofender de palabra.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Buen entendimiento

- ¿Qué haces?

- Nada.

- ¿Nadamos?