martes, 6 de abril de 2010

Reflexiones II

La vida a veces es complicada.
Y cuando no lo es, parece que buscamos esa complicación que nos falta.
Como para darle vidilla, interés, intriga o yo que se qué.
Por amor al arte… por arte de magia o simplemente porque nos da la gana.
Y no es que me esté poniendo dramática, que a veces lo soy.
Lo reconozco.
Pero es que hay días en los que siento que el mundo se está volviendo loco.
Que la gente ha perdido sus principios, el respeto y en muchas ocasiones, también los nervios…
Hay un tema de debate entre mi gente.
Un tema al que le damos vueltas y más vueltas desde hace tiempo y que ya, sin más vueltas que darle, acaba en mareo.
Nos preguntamos si la rareza está en los demás o en nosotras mismas y no nos la vemos.
Barajamos las cartas, repartimos y como quién juega al “uno”, ponemos sobre la mesa los diferentes puntos, los fugaces momentos, las extrañas situaciones que nos llevan a pensar sobre lo que está bien o lo que está mal y acabamos por no entender nada, ni el comportamiento de la gente, ni su capacidad para afrontar, ni su actitud ante la vida, ni su aptitud resolutiva.
Estamos en una edad en la que sabemos lo que queremos.
Hasta el día de hoy… años atrás… nos podíamos excusar en la inexperiencia, en la adolescencia, en la ausencia de sensatez, en la locura, en la inmadurez… en tantas y tantas cosas que quizá antes si que nos servían de escudo para hacer las cosas mal y no sentirnos mal por eso…
Pero ahora no.
Ya no.
Tenemos de todo.
Hemos aprendido de todo.
Hemos disfrutado de casi todo.
De lo bueno, de lo malo, de lo ya olvidado.
Y sin darnos cuenta, sin quererlo, maduramos.
No queríamos crecer, pero crecimos.
Y a veces me gustaría retroceder en el tiempo y volver a ser la misma loca insensata de hace unos años.
Pero por mucho que lo pienso, por mucho que lo intento… no puedo.
Y me encuentro siendo niña, pero también mujer.
Niña, porque nunca me adapté a un mundo de adultos lleno de caras largas.
Nunca me adapté y nunca pienso hacerlo.
Y adulta, porque descubrí que la gente miente por costumbre, anda falta de tacto por defecto, por no nombrar la delicadeza, el miramiento o la ética… entre otras carencias.
Que muchas veces carecen también de sentimientos.
Y aún no teniéndolos, los dicen.
Los cuentan.
Como cuentos.
Cuentos que ya no duermen como cuando éramos críos.
Hablar por hablar.
Sentir por sentir.
Joder por joder.
Echo de menos aquella sensación que tenía con quince años.
Todo el mundo era bueno.
No existía la violencia como ahora.
Ni los antros, ni las drogas, ni la muerte, ni el dolor.
La única preocupación que tenía era la de intentar ser la mejor de mi equipo, cargármelas a la espalda y hacerles ganar el partido.
Otra cosa que me quitaba el sueño era la de poder administrarme la pequeña paga que me daban, decidir sobre si ir al cine o comer pipas en cualquier parque, o si fumarme mi primer cigarrillo o no.
Que tiempos…
Era una cría, si.
Sentía como que no encajaba donde estaba, pero era feliz.
Inocente.
Me sigo sintiendo igual.
Me sigo creyendo todo lo que me dicen, me sigo adaptando a las situaciones que me toca vivir, me sigo sintiendo capaz de lograr casi todo lo que me proponga y sigo pensando que me como el mundo el día que quiera.
Eso si no me come el antes a mi.
Pero es lo que hay, es lo que siento.
Un puzzle de infinitas piezas que acaban encajando unas con otras.
Hegemonía perfecta.
Aunque no quiera.
Aunque el puzzle se convierta en cruz, una vez colocadas las esquineras.
Da igual, todo acaba encajando un día u otro, con paciencia y más paciencia.
Y si mi sobrina es capaz de resolverlos aunque tengan 300 piezas, ¿porque no voy yo a ser capaz de completar mi puzzle interno? sabiendo de antemano que esta hecho de muchísimas menos piezas...
No quiero ponerle fin a nada, me gustaría que todo fuese cierto, me gustaría creer de nuevo en las personas, apostar por ellas con la tranquilidad de saber que no fallarán, esa tranquilidad que ahora me falta.
Que no se donde está y que no se si volverá.
Seguramente se fue tras los que alguna vez me fallaron y me hicieron descreer.
No lo sé.
Creo y descreo.
Creo y descreo.
Una y otra vez.
Y así me encuentro, escribiendo y escribiendo con un poco de desazón y un mucho de agotamiento venido a menos al ponerlo entre mis dedos.
Podría hablar horas y horas sobre la hipocresía, sobre la dejadez, sobre la mentira, sobre la indiferencia, sobre el olvido, sobre el tiempo, sobre los sueños, sobre promesas que no se cumplieron, sobre la injusticia, sobre la madurez, sobre la muerte, sobre la vida, sobre sentimientos que por suerte no me faltan y siento, ellos no se fueron… sobre ti, sobre mi, sobre ellos y ellas, sobre cualquier cosa, con o sin sentido…
Porque con cualquier cosa, soy y siento.
Y aunque a veces no encaje, aquí estoy.
Yo que no soy capaz de hablar lo que escribo.
Y que siempre escribo lo que no digo.

Lo dicho, será que soy yo la rara…
Y no quiero admitirlo.

17 comentarios:

  1. Genial!!!….que buen texto… yo también podría pasar horas, días recordando con nostalgias esos agraciados y desastrosos soplos de mi adolescencia. Diste en el clavo camarada me encanto!!!.

    ResponderEliminar
  2. Si eres la rara y bueno, a mi eso me encantá de ti, siempre he creído que la rareza no es un defecto sino una virtud.

    Yo hoy pensaba en que ya estoy grande, en que aunque me gusta mi vida no he hecho mucho de TODOOOO lo que me gustaría, espero mejorar eso pronto porque me niego a quedarme toda una vida así.

    Cómo andas? Un beso hermosa

    E.

    ResponderEliminar
  3. Cuentas con tu experiencia para encajar piezas, es bonito avanzar y aprender para que el dolor no te pille por sorpresa y te desarme. Aquí no existe lo normal y lo anormal, pero si lo diferente la variedad y el cambio. Cada uno va hacia un destino. No te comas tanto la cabeza por cosas que solo te harán perder el tiempo. Disfruta de lo tuyo y que los demás hagan lo que quieran. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Raros somos todos, afortunadamente, porque eso nos hace diferentes de los demás. La putada es que somos bastante intolerantes e incapaces de entender las rarezas de los demás. Y eso nos provoca frustraciones y resentimientos, y nos saca cosas malas, y los unos por los otros, y la casa sin barrer. Y al final éste acaba siendo un mundo de Peter Panes que no asumimos la mezquindad general porqué eso sería admitir la nuestra...

    (y que tengamos edad de saber lo que queremos tiene por qué implicar necesariamente que en realidad sepamos lo que queremos, no?)

    ptns

    ResponderEliminar
  5. laura..muy buena reflexion..aveces me sucede lo mismo siento, tengo ganas de confiar de volver a creer y la ves me asusta el mundo q veo a mi alrededor y trato de q cada pieza de mi interior vaya encajando en su propio lugar..
    Kariños David.V.

    ResponderEliminar
  6. he hablado de ese tema tantas veces con mis amigas... llegamos a la conclusión de que nosotras eramos las raras... xD

    me alegro de que te haya gustado tanto :) es genial entrar al blog y ver comentarios como el tuyo.

    Las vacaciones en Madrid, este año no había dinero para irme fuera xD
    qué tal las tuyas?

    Muaaa!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que aún tenemos muchas cosas por las que pasar y que con 30 años..somos unas crías aún. Para madurar hay que tener un mínimo de inteligencia emocional y ésta, no te la dan los años. No todo el mundo puede ni sabe aprender de los errores, asimilar las malas experiencias, tener la fortaleza de seguir adelante etc.
    Lo mejor..que podemos elegir con quién compartir nuestras "rarezas"..y personas similares a nosotras habernas hainas..sólo hay que ver (que no buscar) para encontrar.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Podríamos estar todos horas escribiendo sobre lo que no nos atrevemos a decir y escribimos por desahogarnos, por dejarlo puesto en algun sitio, y el unico que tenemos es este. No eres rara, el mundo es raro...Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. me he dejado caer.. y como siempre me han arrastrado tus palabras..

    un besoo

    ResponderEliminar
  10. Entonces somos dos raras...

    ResponderEliminar
  11. Yo sólo sé que no sé nada, y que para mí soy de lo más normal, para mí...para el resto puedo ser rara, rara, rara. Y para ser el post de la vuelta de vacaciones, vaya tela eh!! ;)

    ResponderEliminar
  12. Yo no sé diferenciar a la persona rara de la que no lo es, quizá porque todos lo somos un poco. Lo único que ahora sé decir, es que tus palabras me suelen dejar enormemente tranquila.

    besos

    ResponderEliminar
  13. Pero mujer de Dios, si ser raro es lo mejor que hay ja ja ja.

    En fin, no te creas todo eso que has escrito. Yo antes era un canalla y mira ahora, soy un cielo ja ja ja.

    Nada mujer, que son ciclos. Un día releeras esto y te descojonarás.

    Besos enormes

    ResponderEliminar
  14. ¿Tú la rara? ¿No será que el mundo no se para a ver lo que tú ves? Me inclino más por la segunda opción y porque, cada vez más, me acerco y me determino en ser uno de los que piensan como tú...

    ResponderEliminar
  15. Hola Laura, te quiero decir que aunque el mundo esté loco, loco, loco y aun así trates de entenderlo y no puedas, no importa, pero por favor no dejes de escribir!!!
    Ahhhh, y si la va al revés sos vos, entonces somos dos.
    Besos
    Ana Laura

    ResponderEliminar
  16. La gente "rara" es a la que más se le quiere, guapa :D


    Miles de besos.

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que es algo genial reflexionar sobre uno mismo. Siempre digo que la gente se empeña en buscar respuestas en los demás, cuando la mayoría están en uno mismo.
    En cuanto a las rarezas... pues yo creo que el raro soy yo, jejejejeje, sinceramente veo a los demás mucho más "normales" que yo mismo, aunque a la hora de la verdad, tal vez no sea tan raro.
    Y sí, está bien madurar y todas esas cosas, pero también hay que seguir conservando una parte del niño que fuimos, si la perdemos nos volvemos unos amargados, te lo digo yo, jejejeje.

    Un besote

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...