miércoles, 6 de mayo de 2009

Miradas

Mirada infantil.
Candente.
Cándida.
Plácida.
Cálida.

Mirada delicada.
Sencilla.
Benigna.
Sana.

Mirada fugaz.
Furtiva.
Escondida.
Simpática.

Mirada inconsciente.
Crédula.
Compleja.
Picara.

Mirada suave.
Humilde.
Dulce.
Inocente.

Mirada robada.
Regalada.
Generosa.
Altruista.
Dádiva.
Sencilla.

Mirada incansable.
Expectante.
Absorbente.
Asombrante.

Mirada transparente.
Influyente.
Alarmante.
Inexorable.

Miradas que absorben toda la información necesaria, para paliar sus ansias de crecer.
De saber, de comprender, de entender, de avanzar, de poner en práctica, de dar un paso más. Siempre un paso más.

Ser niño no está tan mal, al final.
Te dedicas a jugar.
A preguntar.
A aprender y no olvidar.

Cabeza diminuta donde almacenan con una asombrosa facilidad, millones de datos, que luego recuerdan sin más.

Cabeza diminuta donde no tienen cabida ni la crueldad, ni la ira, ni el rencor, ni la maldad, ni los reproches, ni las tristezas…que no son más que pasajeras, porque en breves instantes asimilan y prefieren olvidar.

Aunque mas que olvidar parece que están exentos de bloqueos que impiden estancarse en un pasado que para ellos pasó demasiado rápido.

Como rápidos pasan los segundos, los minutos y las horas.
Como rápidos pasan los días, las semanas, los meses y los años.
Cuando esperas sentado.
Cuando esperas, esperando.

Crecen a una velocidad de vértigo, grandes y estrepitosas zancadas hacia su mañana.

Mañana que ya es hoy, porque ya se fueron a dormir.
Y duermen como ángeles.
Ángeles derrotados y cansados tras su duro día de trabajo.
Ángeles que repliegan sus alas cada noche en su pequeña cama.
Ángeles que al cerrar los ojos, piensan en ti.
En su papa.
En lo mucho que te necesitan y en la falta que les haces.

Ángeles que te siguen queriendo.
Añorando.
Pensando.
Ángeles que aun a día de hoy, siguen preguntando.
¿Por qué?
¿Para que?
¿Hasta cuando?

Preguntas para las que yo, no tengo respuesta, no tengo solución.
Preguntas que me desarman, me desalman y me parten el corazón.
Preguntas para las que mi defensa no es mi mejor ataque.
Preguntas, preguntas…
¿Quién sabe las respuestas?
¿Quién?

Ojos perfectos, ojos bellos, ojos congénitos, heredados gratuitamente para poder disfrutar la vida, para poder ver las maravillas del día a día.

Miradas que guardaré, cuidaré, protegeré y acunaré mientras viva.

Miradas que hoy van dirigidas hacia arriba, que te buscan y te encuentran en un cielo que hoy se me antoja estrellado, porque brillas con más fuerza y parpadeas todo el rato.

Intermitente.
Incesante.
Incontrolable.
Intocable.
Inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...