No busques poesía tradicional en este blog. Esto es lo más parecido a un poema que soy capaz de escribir.

miércoles, 7 de febrero de 2024

Caer del pedestal

Los días han ido pasando lentamente, sin más preámbulos. El tiempo nos ha olvidado y se ha convertido en un montón de horas perdidas que no caben en ningún reloj. Demasiados cambios para una vida tan rutinaria como la mía. Tantos, que me ha costado un mundo volver a poner las cosas en su lugar; en el mismo que tenían antes o en el que yo creo que es el lugar correcto en el que deben estar. Todavía es pronto para afirmar que todo está en su sitio y la verdad es que, ahora ya no sé, quién es quién, qué pertenece a qué o dónde debo poner algunas de mis cosas para que no (me) molesten más de la cuenta. 

Se me ha ido de las manos tantas veces, tantas cosas… que prefiero no hacer inventario de tan magno desastre. Me ofrezco una tregua, merezco un descanso, creo que me lo he ganado y que es necesario. No sé qué parte de mí abandoné primero, pero me quedé rezagada en algún punto de mi existencia. Ojalá algún día asuma que no todo depende de mí y aprenda a cargar con la responsabilidad que solo a mí me toca. Supongo que mi error, uno de tantos, ha sido querer vivir este presente anclada en otro pasado, aferrarme a un recuerdo, estancarme en él y no cuidar del todo este ahora que ya nunca más va a volver.

Siempre me pasa lo mismo, confío y espero que no me vuelva a pasar, pero no despliego más defensa que esa. Doy oportunidades y espero, vuelvo a dar más oportunidades y no sé qué espero, esa es la verdad. Me paso la vida viéndolas venir y cuando por fin llegan (siempre) me pillan desprevenida. Es el cuento de nunca acabar…

Y era de esperar, lo que no esperaba es que pasara tan pronto. Se trata de avanzar, no de continuar con lo que no funciona. Y lo que teníamos no lo hacía, lo nuestro había dejado de funcionar. No sé cómo, ni cuándo, ni por qué dejó de hacerlo, pero pasamos de todo a nada con una asombrosa e indignante facilidad. Ya no jugábamos bonito, ya no jugábamos a nada. Y jugar por jugar, a esta edad, es una pérdida de tiempo que ya no me apetece perder. Cuando se llega a ese punto en el que ya no se siente amor (amor de verdad) o a ese otro en el que se pierde la ilusión y todo se vuelve compromiso u obligación; lo mejor es quedarse en el banquillo y dejar que otros jueguen. Porque intentar mantener el amor por lo que una vez hubo es un auténtico error. Soy consciente de que el sentimiento cambia, que el paso del tiempo lo transforma y que pierde gran parte de su intensidad, pero tampoco quiero estar por estar, o mirar y no reconocer a quien tengo al lado, ni anhelar todo el tiempo a la persona que fue y de la que ahora ya no queda ni rastro. Demasiados anhelos que echar de menos, todavía no estoy preparada para eso.

Mientras, pienso seguir con esta manera horrible de decir las cosas; que las entiende todo el mundo menos la persona que yo quiero que las entienda. Me ha pasado tantas veces que, sinceramente, me da igual una más. Parece ser que ya no son adecuadas ni una sola de mis palabras y que he perdido claridad en mi mensaje; seguramente también habré perdido la capacidad de decir con mis letras lo que otros sienten y piensan; o puede que, simplemente, perdiese ese superpoder, el mismo día en el que te conocí y que no me haya dado cuenta hasta ahora. 

Conocer (tanto) a alguien sin conocerla y desconocerla cuando la empiezas a conocer. Por eso es mejor no tener muchas expectativas antes de hora y dejar que todo fluya cuando le toca. Quizá así, de esta forma, no nos llevaríamos tantas desilusiones a la hora de la verdad. Si tuviéramos menos prisa por idealizar a quien todavía no ha hecho nada por merecerlo, creo que todo sería mucho más fácil. Me cuesta y me duele reconocerlo, pero me guste o no: es lo que hay. Debería aprender de una vez por todas y no dejarme engañar por las apariencias; lo que otros se imaginen de mí es algo que no puedo controlar así que, allá cada cual, con sus decepciones. Quizá la próxima vez sea la definitiva, quizá la próxima vez sea la mía, quizá, quizá, quizá…

Mi equilibrio no puede pender de un hilo mal tensado, ni yo quiero estar en la cuerda floja, día sí y día también, pisando el límite de esa línea que tanto cuesta trazar y que nunca se debería cruzar. Para alguien tan torpe como yo es realmente agotador intentar mantener la compostura durante tanto tiempo, todo el tiempo. 

Olvidamos la forma de querernos, olvidamos cómo era quererse de verdad. Dándole prioridad cada una a lo suyo en vez de a lo nuestro y dejamos de jugar a lo mismo, dejamos de hacerlo bonito, dejamos de ser un equipo. Primero lo mío, después también lo mío, y ya si eso… si nos sobra algo de tiempo, quizá nos pongamos con lo tuyo. Así, no se llega a ningún sitio. Si perdonas; perdona, si olvidas; olvida… pero no se puede estar reprochando siempre lo mismo. 

Me he dado cuenta de que lo que no me gustaba de ti era yo a tu lado. Y ante semejante bofetada de realidad, lo único que he hecho ha sido proteger mi otra mejilla, por si acaso. Llámalo instinto, llámalo supervivencia: da igual cómo se llame, da igual qué nombre tenga. El día que descubrí esto fue uno de los más tristes que recuerdo. Y ese fue el día que me caí del pedestal, pedestal al que yo no me quería subir, pero al que tú me lanzaste antes de tiempo.

67 comentarios:

  1. Al final parece un círculo vicioso y al final volvemos a las andadas más veces.
    Borremos o reseteemos a ser posible.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik, supongo que cuesta decir adiós cuando aún sigues queriendo.
      Besos.

      Eliminar
    2. Erik, creo que nunca voy a saber cómo hacerlo… ni aprender a hacerlo de una forma mejor.

      Eliminar
  2. Todo lo que no te dije
    no lo sabrás jamás,
    podrás intuirlo
    leyendo estos poemas
    o por pequeños detalles
    que no haya controlado.
    Todo lo que no te dije
    es la distancia que nos separa
    o el silencio que nos acerca
    parte de este juego absurdo
    de nuestra incomunicación.
    Todo lo que no te dije
    me lo aplico a mí y a ti
    recordando tus silencios
    junto con los míos y, sabes
    ante esta situación,
    pienso en Marlon Brando,
    en el último tango en París
    delante del cuerpo inerte
    de su esposa, preguntándole
    - inútilmente
    ¿Quién eres?
    ¿Quién coño eres?

    Me cuadraba el poema con el título del blog, también el estado de ánimo bastante alicaído.
    Saludos.
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francesc Puigcarbó, lo primero que quiero hacer es darte la bienvenida, he visitado tu perfil y tienes muchos blogs activos. ¿Cuál es el principal?
      Y leyendo tu poema he de decirte que me encanta, cuando me regaláis vuestras letras me tocáis el corazón.
      Así que nos vamos leyendo y muchas gracias por llegar hasta aquí y comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. el de poesia: http://www.anoarra.blogspot.com
      el personal.http://www.blocfpr.blogspot.com

      Saludos.

      Eliminar
    3. Francesc Puigcarbó, enlazados. 😊 Saludos.

      Eliminar
  3. Los sentimientos pueden ser simples muchas veces, solo que los complicamos en ese afán de negarnos a aceptarlos. Hay una palabra clave que has mencionado, ilusión, cuando la ilusión deja de estar en una relación, poco hay por hacer, más bien solo terminarla de la mejor manera y esa manera es no cuestionarse tanto cuando has dado lo mejor de ti porque algo funcione. Tampoco hay que olvidar que las relaciones de pareja son de a dos y uno no puede hacer la parte del otro. Dejar ir también es sabio.

    Besitos dulces Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce, sabias palabras. Notar esa ilusión es lo más importante para mí, saber que la otra persona se siente a gusto y que tiene ganas de estar conmigo, aunque sea haciendo «nada». Cuando noto lo contrario (me protejo), supongo que es uno de mis defectos o de mis miedos, y que las viejas experiencias pasan factura. Con las dos últimas frases estoy muy de acuerdo contigo (tengo un escrito a medias con “casi” las mismas palabras...) le daré unas vueltas más y lo publicaré.
      Besitos dulces.

      Eliminar
  4. Ains, las grandes expectativas que no se nos cumplen,que se nos quiebran clavándose cada trocito en cada una de las ilusiones por las que apostamos con la confianza ciega de que esta vez , sí. .
    Aún nos tiene que llegar , Laura. La vida nos lo debe.Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alasdemariposa, aunque puede que no lo parezca, este texto iba más encaminado a reconocer mis propios fallos, a no haber sabido estar a la altura y haber decepcionado a una persona muy importante para mí. Siendo consciente de mis errores y enfadada conmigo misma por no hacerlo mucho mejor.
      Pero como decía Dulce, esto es cosa de dos... y cada uno reaccionamos de manera diferente a un mismo problema. No llevo bien adaptarme a un amor cambiante, cuando noto ese descenso en la ilusión me vuelvo una cobarde.
      No sé si llegará alguna vez, sinceramente... ya no confío mucho en eso. Pensaba que esta vez era la definitiva y me he dado de bruces contra el suelo. Y ¿sabes qué?: duele.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Vives lo que venga hoy, el mañana siempre fue incierto, así no te impactará tanto si no se cumplen tus espectativas, pero en cualquier asunto, ya te digo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, es fácil decirlo, otra cosa es hacerlo. 😉 Pero me pongo a ello. Besos.

      Eliminar
  6. Suele suceder... lo que nos gusta del otro muchas veces es ver reflejada nuestra propia luz.
    Precioso.
    Beso enorme bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lunaroja, y recordarte a ti misma ilusionada y pensando que podías con todo...
      Esa luz es la que más he echado en falta, y sin darme cuenta dejé de brillar.
      Besitos, Ale.

      Eliminar
  7. Conoces de verdad a la pareja, cuando deja de serlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, ¡Ostras! menuda sentencia. Al final, nuestros actos nos definen y demuestran de qué estamos hechos y de qué estamos carentes. Cuando ya no disimulas, cuando ya no muestras tu mejor cara, cuando empiezas a pensar en si vale la pena intentarlo una vez más... es entonces cuando sale el verdadero yo de cada uno y ya nada es lo que parece (es incluso peor).
      En fin, lo que al principio te enamora, después no lo soportas... y con esta sentencia voy a irme a ahogar mis penas.
      Besos.

      Eliminar
  8. Poner a alguien mas alto que nosotros tiene el peligro de la decepción. Un abrazo o dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, me siento tonta, muy tonta... y yo que creía que estábamos a la par. Me parece que ya no sé calcular bien las medidas...
      Besos.

      Eliminar
  9. Hay que quitar el pedestal, para que l caída no sea tan grande.

    ResponderEliminar
  10. Un maravillosos ejercicio de introspección, valiente, muy valeinte, por doloroso que sea, mejor averiguar lo que sentimos, lo que hubo, hay y ya no hay actuando en consecuencia, que meter la cabeza en la tierra como un avestruz y continuar una agonía interminable y... si de verdad no entiende esta palabras claras y meridianas tuyas, no lo dudes.. no te merece, tú eres demasiado demasiado para alguien que no ve lo que hay ante sus narices : )

    Un beso LAURA.. mi aplauso más sincero!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, he tenido mucho tiempo para pensar. Lo malo de esto es que cuando le das muchas vueltas a todo y no obtienes respuestas, inconscientemente, tú misma te las creas... Y puede que no sean ciertas, pero las encuentras. Y lo intento, de verdad que lo intento... ser consecuente con lo que siento, tener la paciencia suficiente para entenderme (porque a día de hoy todavía no lo hago), y comprender (aunque me cueste) a los demás... Ir de cara, siempre. Aunque hacerlo no me dé el resultado que espero; la gran mayoría de las veces. Me gustaría que mis palabras no fuesen hirientes, que sonaran mejor de lo que suenan, pero cuando escribo desde el dolor o la tristeza no soy capaz de expresarme de otra manera y reconozco que pueden serlo, y mucho.
      En fin, aquí puedo desahogarme, a pesar de mí... de todos mis pesares.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  11. Lamentablemente ese curso, que suspendes, de amor... sucede demasiadas veces. Las expectativas que ponemos en quien aún no conocemos casi, son excesivas.

    Creo que Alfred lo define muy bien, no conoces a tu pareja hasta que dejas de serlo. Un texto sincero y muy bueno para reflexionar sobre uno mismo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albada Dos, creo que reflexionar es de vital importancia, y que haciéndolo es de la única manera que conseguiremos ser mejores. Juzgarse, ser crítico con uno mismo (pero sin pasarse) y profundizar en los propios errores para no volver a cometerlos. A veces, no es sencillo encontrar el equilibrio en este ejercicio y suspendemos con creces.
      Besos.

      Eliminar
  12. Tocaste varias fibras, vibraron, me gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santiago, espero que no duelan tanto como las mías. Besos.

      Eliminar
  13. Potser, senzillament, no era "la persona" que tenia de ser ..... i potser que un dia, si que la trobis !.
    Una abraçada !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Artur, I jo que pensava que sí, que per fi havia tingut sort i que ja no l'hauria de buscar més...
      Petons.

      Eliminar
  14. La expectativa es lanque nosnpone la trampa. Serenate, valora ybpon en balanza medita y decide no te apresures
    decidir con cabeza fria ayuda y tanta emoción. A Veces nos nibla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, suelo meditar mucho las cosas antes de hacerlas. No me dan prontos ni tengo carácter para tenerlos. Quizá, sea ese el verdadero problema... que parezca que no me importe o que no me afecte lo suficiente. Pero, créeme... no es así. Yo, en caliente, no soy capaz de decir lo que siento, me bloqueo y enmudezco. Necesito mi tiempo para procesar y recolocar mis sentimientos y una vez lo hago, ya podemos hablar de ello sin necesidad de enfadarnos. Los enfados a mí, en vez de encenderme, lo que hacen es apagarme por completo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Cuando se pone grandes expectativas en la persona amada no siempre dan el resultado que esperamos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi, estoy cansada de decirle a mi corazón lo que no tiene que hacer y que no me haga caso. 😉 Besos.

      Eliminar
  16. Todo caduca con urgencia. Solo duran las relaciones que ya tenían mucho camino recorrido antes de que todo caducara con urgencia. Todo : las relaciones, las modas, las noticias, incluso los yogures.
    como los yogures las relaciones se pueden prolongar después de caducar, pero poco. hasta que las cosas son muy evidentes y a los yogures les salen puntitos verdes.
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabiliante, jajaja ¡qué bien explicado...! Pienso que, cuando una relación ya está asentada y se lleva mucho tiempo juntos es muy diferente, supongo que se valora más otro tipo de cosas... (digo esto sin conocimiento de causa, no logro pasar de los tres años en mis relaciones). Pero si ya desde tan pronto, empiezas a ver la fecha de caducidad y te asusta a la velocidad que se acerca... es necesario tomar una decisión en plan urgente... para no perder el tiempo, ninguno de los dos.
      Besos.

      Eliminar
  17. así es, con el tiempo y la experiencia puedes aprender a no poner a nadie en el pedestal antes de tiempo. pero cuando alguien te pone a ti en un pedestal en en que nunca pretendiste estar y luego te baja, te quedas muy desconcertado/a.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refería Chema, a ser yo la que se cae del pedestal en el que me pusieron, sin pedirlo. Este escrito es una autocrítica, pero puede que no se entienda como yo quiero, quizá debería aprender a decir las cosas de otra manera, pero no sé si puedo, tampoco sé si quiero... la verdad.
      Besos.

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Rajani Rehana. ¡Es un TIMO!
      Ni lee nada de los blogs ni le importa que les leas a ellos. Solo buscan que les cuente tu comentario en el suyo por algún motivo.

      Eliminar
    2. Ernesto, hasta 11 comentarios (el mismo todas las veces) he recibido de él en esta entrada. No voy a seguir publicándolos , no entiendo a la gente que se dedica a hacer esto.¿qué consiguen?
      Besos.

      Eliminar
  19. Leído el texto, y ojeado los comentarios y tus respuestas, creo que no queda mucho más espacio para decir algo...
    Así pués, guardo silencio.
    Y si bien tus expresiones son profundas, te encuentro más que equilibrada para encontrarte con Laura.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, esta Laura... ¿dónde se habrá metido?... voy todo el día detrás de ella... 😂 Con silencios, también se dicen muchas cosas... ¿lo sabías? Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  20. Los pedestales, propios o ajenos, los carga el diablo.
    Las expectativas, defraudan. Anteponer a los demás trae consecuencias. Qué fácil decir todo, verdad, Laura??? Sonrío.
    Podemos aplicar y seguro que volveremos a caer, aunque sea de manera consciente. Laura, no te culpes. Estas situaciones son de dos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica Calvo, es muy fácil decirlo, otra cosa es hacerlo... ya sabes.
      Sonrío contigo.
      Consciente o no, voy a evitar las alturas durante un tiempo.... jajaja
      Se está muy bien con los pies en el suelo.
      Besos.

      Eliminar
  21. Me va haciendo sentido (o me lo reconfirma) eso de "Todo lo que no te dije". Si por medio de este blog cuentas lo que te callas o parte de lo que te callaste, nosotros como tus confidentes y yo especialmente, deseo que, por último, sirva para sacarte del pecho como sea y como venga el enredo que te ahoga. Porque escribir es, también, desenredar. Mucha fuerza.
    Va un abrazo, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me llamo Julio David, me sirve de desahogo, sí. Espero estar mejor y que, aunque sea poco a poco, consiga desenredar(me) los nudos que, ahora mismo, tengo en el estómago.
      Venga, un abrazo.

      Eliminar
  22. A veces las expectativas muy exigentes son motivo de una gran decepción!
    La vida siempre nos sorprende y nos deja tristes y heridos.
    Pero tenemos que renacer! Siempre! Siempre!
    Besos para ti...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A.S, triste y herida es como me siento. Me apena muchísimo no lograr lo que me propongo. Quedarme a las puertas, estar a punto de llegar a tener suerte, y no tenerla. Y me decepciono a mí misma, odio no estar a la altura…
      Besos.

      Eliminar
  23. Ay, mi niña... cómo duele leerte y cómo se clavan tus palabras ante el final inminente de un sueño. Precioso lo expresas pese a su doliente mensaje.

    Mil besitos con todo mi cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auroratris, gracias a ti… por tus siempre acertadas lecturas, por la empatía que sientes y demuestras, y por ser ese hombro en el que poder apoyarme y desahogarme. Gracias por tu voz.
      ❤️

      Eliminar
  24. Desgarradoramente poética... Me ha sacudido tu prosa, valiente-honesta Laurita amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Perrotti, qué decirte, amigo?
      Vos, «exhalás» ternura, siempre me la «hacés» llegar. ❤️

      Eliminar
  25. Sí Laura, los pies en el suelo que la caída será menos dolorosa. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, al menos así, no sufriré de vértigo. Besos.

      Eliminar
  26. Hola! Te he descubierto por otro blog y me quedo por aquí porque tu prosa y tu texto me han cautivado. No sé que hay de personal en tu relato (supongo que habrá porque un escrito así no sale de la nada). En todo caso, ya sabes aquello de el hombre es el animal.. Por eso los que somos así, por mucho que intentemos cambiar, "reeducarnos" en ese sentido, vamos a volver a caer porque está en nuestra naturaleza. Me quedo por aquí como nueva seguidora, si te apetece pasarte por mi blog estaré encantada, y si te gusta lo que ves y quieres suscribirte, genial! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel González, me alegra recibirte, así que bienvenida. Hay mucho de personal (por no decir todo), escribo sobre mi vida, sobre cómo me siento. No tengo imaginación para escribir historias o relatos inventados por mucho que lo intente, desistí hace mucho tiempo...
      Siempre digo que la gente no cambia, hiberna por un tiempo. Y que el único cambio que sí podemos hacer es el que nos imponemos a nosotros mismos porque así lo necesitamos y no porque nos lo pidan o nos obliguen a hacerlo. Al final, acaba saliendo nuestro yo... y la verdadera personalidad de cada uno. Visitaré tu blog y te seguiré, así no nos perderemos la pista. Saludos y hasta pronto.

      Eliminar
  27. Mi niña, eres muy grande y valiosa, espero que te recuperes muy pronto de esta tristeza.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara O Durán, gracias por tus buenos deseos, bonica. Poco a poco todo se irá poniendo en su sitio. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  28. Se como te sientes. Conozco esa tristeza de los sabores fríos, de los largos silencios donde las palabras duermen en febril apatía. Los deseos insaciados se esconden en una noche sombría!
    No puedes resignarte! Necesitas alimentar la vida y vivir tú mismo!
    Amanece en cada día... en cada día se renace!
    Tú también renacerás, porque cuando te miramos a los ojos se abre un mundo de estrellas brillantes que anuncian la más bella de las noches!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A.S, un comentario lleno de optimismo, muy lindo el mensaje que me haces llegar. Sé que me va a costar un poquito de tiempo volver a estar bien, han sido unos años difíciles y eso me ha afectado mucho más de lo que quisiera. Pero con paciencia y esfuerzo todo volverá a estar como antes. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  29. Los pedestales son inestables más si en ellos han decidido quienes aman parcialmente o suben quien dicen amar, por interés amatorias. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Augusto, no quiero más pedestales, desde abajo se ve todo mucho más claro. 😉 Un abrazo.

      Eliminar
  30. Gosto muito quando venho aqui namorar suas paisagens. Adoro.
    Bju.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ro - Meu Diário, Paisagens e passagens da minha vida. Fico feliz que você goste dos meus blogs. Beijos.

      Eliminar

Deja tu opinión, para mí es importante...