Han pasado 12 años desde que cree este blog…

Muchas aventuras y desventuras, alegrías y tristezas, sonrisas y lagrimas…

Nunca pensé que la mejor terapia seria esta pero así ha sido y solo puedo estar agradecida.

Mi pasacalles continúa pero con la cara renovada y sus calles asfaltadas.

A todos/as, gracias.

martes, 11 de diciembre de 2018

Invencion(es)

Si quieres lo único que hacemos es hacer como que no sentimos nada.
Y nos engañamos en silencio y nos creemos nuestros propios cuentos.
Invéntate lo que quieras que yo ya me he inventado lo nuestro.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Pragmatismo #2

Siento vértigo cuando me elevan alto porque tengo miedo a caer bajo.

domingo, 9 de diciembre de 2018

No intentes

No intentes hacerme creer que si yo hubiese tenido mas carácter para saber decirte que no alguna vez, nuestra historia habría sido distinta.
Nunca fui egoísta y siempre te dejé hacer todo lo que te apetecía.
Aunque eso significara no pensar en lo que yo también quería.
No me hagas creer que si te hubiese dicho que no,
o alguna vez te hubiese prohibido algo,
nuestra historia habría seria otra…
Porque…la historia habría sido la misma, pero mucho más corta.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Equilibrios

Tengo que encontrar el equilibrio entre todo es perfecto y todo tiene que serlo.
Porque no todo puede salir como yo quiero, pero si no es así, debería aprender a aceptar las cosas (aunque incompletas) y contentarme con ellas.
Tengo que  encontrar el equilibrio entre mis expectativas y mis posibilidades para no tener mas decepciones por no conseguir el absoluto en todo.
 A veces tengo la sensación de andar de aquí para allá sobre una cuerda mal tensada, sin un rumbo fijo y el vértigo estático que me inclina hacia el vacío pero que no me hace caer.
De impulsos hacia atrás he llenado el aire y no me ha servido ni para impulsarme ni para rebotar…así que mucho menos para conseguir avanzar…
Tengo que encontrar el equilibrio entre lo que fui y lo que podría haber sido.
Y aprender a disfrutar… con lo que soy.

martes, 4 de diciembre de 2018

Justo ahí

Un buen lugar en el que ahogar las penas, no es un vaso, son tus piernas.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Usted está aquí

Infinita mi paciencia.
Hasta AQUí.
·
(Sitúa el punto en cualquier mapa)



domingo, 2 de diciembre de 2018

Pretérito Imperfecto

Cuando eras pretérito imperfecto,
no pensaba en conjugar,
eras pasado
presente
y futuro de todos mis tiempos.
tu eras,
yo era,
nosotras éramos,
todos los adjetivos
y todos
los participios.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Sin querer olvidarte pero olvidándote sin querer

La memoria pierde fuerza, pierde brillo, pierde sentido…
Y el tiempo pasa y marca la pauta…
Mientras yo ando en todo y no anda en nada.
Y olvido cosas importantes, imágenes, sonidos…
Y recuerdo lugares en los que nunca he estado, salvo en mi imaginación… y eso es bien extraño.
Mientras voy sacando mi desazón en puñados pequeños y voy amontonándolos en el teclado como si fuese un ejercicio de memorización…que no logro resolver sin mirar a escondidas el resultado.
Y reconozco que estos lapsus, en según que momentos… me hacen mas bien que mal, porque no almaceno el rencor y me cuesta horrores mantener un enfado cuando he olvidado el motivo del mismo…
Pero en tu honor, en tu memoria y en la mía, siento pena y siento olvido, porque con el paso de los años, sin quererlo es como que te voy olvidando…
Ya apenas recuerdo tu voz, tu risa, tu fanfarronería, tus chistes, esa dulzura que siempre intentabas esconder pero que yo te sacaba aunque te daba rabia…
Cada día que pasa estas un poquito más lejos…
Cada día que pasa yo estoy un poquito más cerca…
Mientras este tira y afloja nos hace mantenernos en el mismo punto sin avanzar pero retrocediendo sin que nos demos cuenta.
Y a tu favor, tengo que decir, que hay una cosa que no ha cambiado muy a mi pesar.
Es tu cara.
Te mantienes joven siempre. No has envejecido. Como plantándole cara al mundo para tu regocijo pero con la faz seria y los ojos cerrados, aquellos ojos tan verdes y tan lindos que ya nunca más he podido contemplar.
Y digo muy a mi pesar, porque esa estampa si que me resulta imposible olvidar.
Siempre te recuerdo en una caja de madera a través de un cristal y rodeado de flores y demasiado inmóvil…
No debería haberte visto así por mi propio bien… porque ese es el ultimo recuerdo que tengo de ti… y me entristece cada día de mi vida.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Pragmatismo #1

Mejor vacía de todo que llena de nada.

Hiervo

Hoy estoy así...
como hirviendo por dentro.

martes, 27 de noviembre de 2018

No humilles (no hace falta)

Pasar revista a cualquiera lo hacemos todos.
Hacerlo con tan poco tacto solo lo haces tú.
...
el día que te paguen con la misma moneda...
sabrás de que demonios te estoy hablando.
Hasta entonces, disfruta de las vistas...
y ten cuidado no te hagas daño.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Fuera

De reproches, envidias y egoísmos no guardo…
Perdones, no tengo...
porque los he pedido cuando me he equivocado y los he dado cuando lo han necesitado.
No almaceno rencores ni hago inventario de desilusiones.
Y así me va.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Carta 30

Encapuchada a causa del frío,
escondo la cara, me sumerjo,
la nariz fría, los labios cortados,
tirito.
Con prisas voy,
con prisas vuelvo.
Bajo el edredón,
la cabaña de la que no quiero salir.
Allí tu piel es cálida,
siempre caliente.
Las bolas de nieve se están formando
y nosotras no llevamos guantes.
Pero tu enciendes mi calor,
conviertes mi aire en gas natural.
Quiero encenderme para dejar de tiritar.
Eres calor,
calmas mi carrera,
aunque contigo siempre lucho contra mis prisas.
Prisas por tenerte,
por sentirte,
por conocerte
y prisas siempre por conseguirte.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Existes

¿Existe la magia?
La magia la creas tu cada mañana.
¿Existen los sueños?
Los sueños los alcanzas tu cada noche.
¿Existe la perfección?
NO. (Pero tú te pareces bastante).

viernes, 23 de noviembre de 2018

Decisiones

Me desenamoré a golpes con tu ausencia.
En un mano a mano que perdí mucho antes de empezarlo.
Tanto me querías, tanto me alejaste.
Y en aquella soledad que tanto me pesó,
solo encontré la solución,
en estar sola por propia decisión
y no por tu imposición.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Evolución

Los años pasan, pasan rápido, más rápido de lo que a veces soy capaz de asimilar.
Recordar.
Afrontar.
Acción, reacción, repercusión.
Fugaces, vividos e inhibidos a la vez, es muy extraño.
Nunca el tiempo, se me había escapado así entre las manos.
Esa falta de motivación aposentada en un culo que se me ha puesto grande, muy grande... no es más que haberme acomodado a la ley del mínimo esfuerzo y aún así sentirme cansada, porque cuanto menos haces menos consigues y cuanto menos deseas menos te esfuerzas.
Cuando existe interés por algo, por pequeño que sea, existe también una preocupación.
Y esa preocupación nos hace recordar constantemente, nos aleja del olvido, nos crea preguntas y respuestas y nos tiene en vilo porque vive en nuestra cabeza y nos alerta.
Querer es algo, aunque cada uno necesite una motivación diferente con la que aplicarlo.
No querer no es nada.
Mostrarte pasiva ante la vida, porque te has convencido que nada nuevo puede llegar a sorprenderte o emocionarte, es como el que se automedica antidepresivos para un simple dolor de cabeza y eso si que es de lo mas deprimente.
Y soy consciente que intentar mitigar el dolor que se aposenta en mi mientras hace metástasis alrededor de aquello a lo que llaman corazón es como enfermar y no ir al médico por miedo a que te diga que te estás muriendo.
A veces necesitas un aliciente, algo que te abra los ojos, alguien que te suelte dos bofetadas de esas que no hacen daño, porque a veces no basta la autocrítica perversa que te puedes hacer a ti misma sin darte cuenta y es necesario un pequeño empujón hacia lo desconocido de alguien que nos empuje pero que no se mueva de nuestro lado.
Porque por costumbre, a fuerza de hacer, de caer y volver a levantarse, es como al final se consiguen las cosas.
En el cambio está la evolución.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Mucho y poco

Mucho te quería yo, 
poco me querías tu.
Y cuando me di cuenta de eso,
y pasó la tristeza por reconocerlo,
empecé a quererme mucho más
y empecé a quererte un poco menos…
Y así,
darme a mi misma…
lo que tu ya no sabias…
lo que tu,
parecía…
que ya no podías.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Egoísmos

La duda existencial se pronuncia interiormente.
Y golpea fuerte, muy fuerte.
Tanto que a veces duele.
Pero es así, el saber, si ocupa lugar.
Y son miles las preguntas que quiero hacerme siendo miles las respuestas que no quiero escuchar.
Gozo de una impunidad que no merece reproches ni castigos y que me otorga una indulgencia exenta de perdones.
Pero también me invade un egoísmo impropio que me adueña de todo y que me cree dueña de todos.
No quiero compartirte con nadie ni compartirme yo con alguien.
No quiero saber. No quiero.
Solo quiero restarle a ese conocimiento, la importancia que merece tener.
Haz lo que quieras, pero te pido, que no me lo cuentes.
El  amor es un equilibrio de egoísmos…
Y yo he dejado aquí muy evidente, cual es el mío.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Ser

La luz previa a la oscuridad, sale y se esconde por ambos lados.
En tus manos retuvo unos instantes, la magia que después te quedaste.
Me encanta ser la gota que colme tu vaso.

viernes, 16 de noviembre de 2018

¿Recuerdas?

Recuerdas cuando me decías… "ni un pero" y acto seguido guiñabas un ojo y me sonreías…
Cuando todo parecía perfecto y además lo era también… y nos extrañaba, si, pero nos hacia pensar en la suerte que habíamos tenido al encontrarnos…
Y recuerdas cuando pasamos del pero te quiero al te quiero pero…
¿Lo recuerdas?

jueves, 15 de noviembre de 2018

Elixir

No quiero ser feliz todo el tiempo.
Quiero ratitos de felicidad (a todas horas).

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Cierras

Echas la llave,
dos vueltas,
como si fuese a huir…
mientras duermo.
Echas la llave,
pierdes la cuenta,
mientras me encierras…
y provocas en mí,
más de tres risas,
dos llamadas,
una lectura…
al sol que tanto brillaba.
Echas la llave,
y pienso…
que es la excusa perfecta para esperarte,
y así,
echar también la tarde, con llave.

martes, 13 de noviembre de 2018

Cambios

Creo que nunca se me pasó por la cabeza que pudiésemos sufrir algún cambio.
Y es evidente que todos, y digo todos…lo sufrimos alguna vez en la vida, a medida que pasa el tiempo.
Pero tu y yo no, pensaba que no estábamos hechas de esa pasta.
Y resultó que sí.
Que cambiamos y no fuimos ni siquiera capaces de hablarlo.
Tu te convertiste en todo aquello que a mi tanta rabia me daba.
Te convertiste en todo lo que yo más odiaba.
Y aguanté porque te quería, de verdad que lo hacía.
Y en el fondo, no te culpo, porque en aquel tiempo, yo también cambié.
Cuando tu alrededor se transforma, involuntariamente, todo se transforma también.
Yo me convertí en todo aquello que tanta rabia me daba.
Me convertí en todo aquello que tanto odiaba.
Y no pronuncie palabra, hasta que fue demasiado tarde y ya no quedaba nada por decir.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Blanco y en botella

Lo peor de todo, es cuando ves las cosas venir y aún así, tu sigues estática, inmóvil... esperando a que vengan.
Ese es el mayor error, porque la experiencia no se equivoca... y cuando saltan las alarmas, es casi imposible silenciarlas.
Hay años que hacen preguntas y años que dan las respuestas.
Porque cuando resulta difícil excusar lo que parece ser más que una excusa, ya no hay vuelta atrás... y solo es cuestión de tiempo (del tiempo que tu necesites), para que creas de nuevo en ti misma y decidas actuar.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Mudanza

Es la fuga, tu única salida.
La única que encuentras, para tu boca que siempre está cerrada, que no sabe decir nada.
Mientras las lágrimas van cayendo por tu cara y ahogan tu hipo, ese que siempre te viene y que solo yo te quito.
Qué pena da ese silencio que no eres capaz de gritar.
Qué pena doy, queriendo siempre hacerte olvidar lo que te estancó, lo que no pudo cambiar frío por calor.
Como el frío que hoy se instala en mi piso, vacío, con cajas de cartón que se hacen añicos.
La mudanza de lo que no se puede mudar, de lo que no se puede cambiar.
Materiales que llevamos de un sitio a otro para decorar espacios vacíos.
Vacío es lo que hoy estoy sintiendo contigo.
Un jarrón que alberga flores secas, que nunca crecen, que nunca huelen.
Sueño que no se duerme, que en pesadilla convierte todo el miedo que se siente.
Miedo al abismo que dejas al cerrar por última vez la puerta.
Mi corazón está de mudanza y el tuyo quizá está de suicidio.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Algo más simple

Si…
tú y yo podríamos tener sexo…
y seguramente, sería bueno…
pero,
hay una cosa que no logro entender y que además, me da una enorme pereza…
y es el porqué las mujeres,
aun no habiendo terminado la primera cita…
ya están haciendo planes para la segunda.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Más es menos

Quizá no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Oda a mi misma

Tengo que saber,  necesito saber y tengo que entender que mi vida sin mí no vale nada.
Que el tiempo pasa demasiado rápido y que se multiplica por dos en los ojos de los demás.
Cuando la oscuridad te envuelve es como si tú misma detuvieras el cronometro y lo pusieras en “standby” mientras el resto del mundo sigue  con su ritmo frenético.
Me divierte el despiste pero me entristece el olvido al que me somete.
Ya lo haré mañana digo hoy  y mañana diré que parece que fue ayer cuando lo postergué.
Me resulta imposible entender con palabras  lo que soy incapaz de entender  sin hechos.
Y en esta distancia interpuesta e impuesta que tengo conmigo misma, noto como me voy alejando cada vez más de mi propia realidad.
Y en vez de acercarme me estoy alejando de toda verdad.
Porque la auto-critica es necesaria para mantener el equilibrio, pero en demasía es una losa demasiado pesada  que impide por todos los medios que te mantengas en pie y acaba por hacerte caer.
Y me doy cuenta, de que todo ese dolor es sabedor, pero no canjeable.
Pasa  la vida, pasan las pasiones, quien dice que el duelo no pueda pasar también.
Aunque sea con demora, con muchísima demora… ¿Por qué no?

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Por(venir)

Confía en mí, me dijiste.
No quiero saber de tu pasado, de todas las historias que no resultaron…
Porque yo no soy igual al resto y es ahora cuando empezamos y somos nosotras las únicas que contamos.

Yo confié.
Tampoco quise saber.
Porque la confianza no es saberlo todo del otro, es no necesitar saberlo.

Y hoy puedo decir,
que el no saber no ocupa lugar…
pero ayuda a prevenir,
lo que puede estar por venir.

martes, 6 de noviembre de 2018

Amor propio

Tuve que equivocarme una sola vez para darme cuenta de lo que nunca volvería a hacer.
Vergüenza propia, a veces.
Vergüenza ajena, siempre.
Porque no me gusta hacer daño gratuitamente…
e ilusa de mí, tampoco me gusta que me lo hagan.
Hay muchas formas de amor…
y yo, del que estoy hablando,
es del “amor propio”.

jueves, 1 de noviembre de 2018

El vacío

Y yo, no necesito llenar tu vacío con nadie.
No quiero sustituir lo insustituible…
Porque llenabas mi vida y ahora, ya no eres nada.
No, no necesito llenar el espacio que has dejado,
porque ya no eres hogar, no eres paz, ya no eres ni espacio, ni espacial, ni aire en el que orbitar….pero sigues siendo tan jodidamente especial...
Y en todo ese vacío que no se ve y que tampoco se puede tocar, sigue habiendo sueños, ilusiones, un hogar, una rutina a veces odiada y otras querida y algo semejante al aire…que respiro a diario pero que no toco con mis manos…

miércoles, 31 de octubre de 2018

Justa osadía

No diría que eres una cobarde,
solo  que deberías intentar ser más valiente.
Tampoco digo que yo lo sea,
aunque a veces no soy capaz de demostrarlo…
Debimos ser valientes y solo hicimos que escondernos.
Yo en mi mundo, tú en el tuyo.
En paralelo los dos.
Y la verdad es que…
yo estaba preparada para todo menos para terminar…
Mientras que…
tú estabas preparada para todo menos para empezar…
Y esa poca osadía,
que tuvimos las dos…
nos preparó para todo menos para querer volverlo a intentar.

lunes, 29 de octubre de 2018

Las cosas del corazón

Si hay cosas del corazón que la cabeza no entiende y el corazón tiene razones que la razón desconoce, sin olvidar que lo malo del tiempo es que no tiene tiempo… ¿qué se debe hacer con todo esto? ¿Dónde ponerlo?...

Porque esta cabeza mía, unas veces abstrusa, otras obtusa y casi siempre absurda…
tan llena de idealismos, de dobles morales, de respetos, de agasajos y de un sinfín de abstractos…. a veces no sabe ni puede, entender las cosas mucho mejor de lo que lo hace.

Porque quizá busca respuestas a todas sus preguntas donde ni siquiera las hay.
Y me traiciona la mente, esa parte racional que a veces me atora…
con sus tímidas maneras de decirme que pienso demasiado las cosas…

Cuando lo único que quiero es entenderme mejor a mi misma y un poquito a los demás… y esa maldita negación a hacerlo por falta de entendimiento… con la que me encuentro cuando lo intento.

Quiero desprenderme de ese vaivén déspota de emociones, del rencor que se ha ido acumulando poco a poco pero sobretodo de esa idiota sensación de culpabilidad que a veces me inunda por completo.

Por esos días en los que enmudezco y por esos otros en los que me cuento cuentos.

jueves, 25 de octubre de 2018

Y sin embargo, sigo estando

Y sin embargo, sigo estando.
Sigo estando en el mismo lugar, como esperando.
Pero no espero nada.
Créeme.
Ya no.
Y tampoco entiendo nada,
pero sigo intentándolo.
Deberías creerlo.

Y sin embargo, sigo estando.
No digo nada, no hago nada.
Porque yo amaba tus alas,
pero nunca supe hasta que altura deseaban volar.
Mientras te animaba a saltar.
Porque me llenaba tu sonrisa,
me llenaba tu ansiedad,
me llenaba tu inconsciencia y esas ganas de volar.

Y sin embargo, sigo estando.
En otro sitio, en otro lugar.
No me fui porque dejara de quererte,
me fui porque cuanto más tiempo me quedaba…
menos me quería a mí misma.
Esa era la auténtica verdad.
Ya no hacíamos nada juntas,
tú volabas sin paracaídas y a mí eso ya no me gustaba.
Y mucho menos, ver tu sonrisa mientras lo hacías.
Sin miedo.
Sin miramiento.

Y sin embargo, sigo estando.
Ya no hay miedo.
Ya no hay enfado.
Ya no hay nada.
Solo me queda el reproche, el arrepentimiento por  no haber sido capaz de saltar antes…
para igualmente estrellarme, quizás, pero con valentía y no sintiéndome una cobarde.

Y sin embargo, sigo estando.
Aquí.
Y sigo sin atreverme a dar el salto.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Niña grande

Me hice grande sin dejar de ser niña.
Me haré mayor sin dejar de ser pequeña.
Y enmascararé puerilmente,
todo comportamiento que no logre entender.
¿Madurar?
maduraré…
pero eso es otra historia…
que ahora mismo…
no me preocupa ni lo más mínimo.

lunes, 22 de octubre de 2018

Retrato de M

M, me hace llorar.

Me dice las cosas tal y como son aunque duelan,
mientras me pide perdón por su franqueza,
mientras se emociona a la par que yo y me dice lo mucho que se preocupa y lo mucho que me quiere.
Veinte años de amistad dan para eso,
dan para eso y para mucho más.
Porque no hay que vivir del recuerdo,
pero si debemos recordar…
todo lo que fuimos una vez, todo lo que somos esta vez y todo lo que podemos llegar a ser alguna vez.

M, me hace pensar.

Me dice sin tapujos lo que a veces no quiero escuchar.
Mientras me dice: Al menos, piénsalo.
Mientras yo le contesto: Lo haré, lo prometo. En eso estoy.
Y consigue que le dé vueltas a todas sus palabras aunque ya no esté con ella en el mismo lugar.
Porque no importa el sitio, no importa el lugar…
Porque ella siempre anda conmigo.
Revolotea a mí alrededor y me acompaña, callada.

M, me sigue sonriendo.

Como aquella primera vez,
con aquel esplendor y con tanta luz como para iluminar por completo,
aquella pista de baile en la que tantas noches nos deslizamos y en la que hacíamos practicas de vuelo con constantes despegos y algún que otro atierro.
Mucho nos ha cambiado la vida,
a M y a mí,
pero nosotras seguimos siendo las mismas,
cambiamos, si…y mucho…
pero seguimos teniendo toda aquella verdad.
Más confianza, más cariño y más amistad.
A pesar de los errores, a pesar de las penas, a pesar de los años, a pesar de la vida.

M, es mi familia.

Como dice ella…
de esa que es elegida…
pero es más,
al menos yo así lo siento.
Tengo la férrea idea,
de que por nuestras venas…
la sangre que circula,
es casi la misma.
Y que ella es,
como aquella hermana que nunca tuve pero que siempre quise tener.

M, me hace sentir.

Me hace llorar y casi siempre, es de felicidad.
Porque me hace feliz cuando me hace sentir tan querida y con ganas de volver a despegar.

M, está ahí…
En la pista de baile y bailando para mí.

domingo, 21 de octubre de 2018

Así, atropellado

Y ahora, alguien debería decirme que hago yo con todos aquellos escritos, poemas, recetas de amor, con todo aquel montón de letras que nunca llegue a entregarle porque no acababa de darles forma, porque tenía un bloqueo y en aquel entonces no sabía porque lo tenía, pero ahora ya sí que lo sé y también sé, que no se los voy a enviar y que ella no debería leerlos….
Pero la curiosidad, mato al gato… y lo que antes no le importaba seguramente ahora si que lo haga…
Pero quiero dejar bien claro, que no es a ella a quien escribo, en realidad… no es a nadie, es más, si me dieran a elegir,preferiría que respetara mi espacio, porque aquí tengo mi sitio, este es mi lugar, aquí puedo ser y estar… (sin importarme lo que piense nadie).
Aquí estoy en compañía, (la mía), hablando conmigo misma, sintiéndome, pensándome, deleitándome con esta petulancia recién adquirida (otra vez).
¿Dónde estaba yo, cuando tanto me necesitaba? ¿Dónde?
No era aquí.
En este rincón de mi casa, en este rincón de absurdas palabras, en este rincón donde los sueños están casi a punto de romperse, pero no se rompen, en este rincón donde necesito del silencio para poder hablar, donde a veces me transformo en nadie, en nada, donde me dedico a hacer el canelo mientras va pasando el tiempo….
Porque hoy me doy cuenta, de que yo no la perdí….
Se pierden las llaves, se pierde el móvil, se pierde el miedo…
La que perdió fue ella.
Dejó que por una vez, fuese yo la que me quedara atrás, cayéndome más que perdiéndome….
Me solté de su brazo, me caí de su mano….
Y entonces, me encontré.
Y no pienso volver a perderme.
Porque me he dado cuenta, de que, en esta vida, no se encuentra a la misma persona dos veces y de que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión.
Todo eso me ha enseñado.
Todo eso he aprendido.

jueves, 18 de octubre de 2018

Fiera

La música amansa mi fiera.
Me calma.
Me apacigua.
Me sosiega.
Me muestra con mucha cautela,
a esconder la afilada garra...
que a veces me enseña.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Tiempos

Necesito tiempo.
El tuyo y el mío.
El tuyo para cambiar la imagen que ahora tengo de ti.
El mío para aceptar el reflejo que el espejo me muestra de mí.
Y mientras tanto,
durante ese tiempo,
entretiempo…
aprender a convivir con tales sendos golpes de efecto.

lunes, 15 de octubre de 2018

La guerra

Me sentí débil…
frágil…
inerme…
me dejaste sin defensa,
sin arma,
sin grito,
sin bandera…
cruzaste la línea,
traspasaste mi barrera,
me quedé sin trinchera,
malherida…
por aquel amor en pie de guerra.

sábado, 13 de octubre de 2018

Distantes

Yo todo lo hablo.
Tu todo lo callas.
Y entre tú y yo,
esa es la gran diferencia,
la única diferencia.
Y no nos hace ni mejor ni peor,
nos hace estar distantes…
aunque estemos…
en la misma habitación.

viernes, 12 de octubre de 2018

Cauta

A veces, me niego a mi misma…
cosas que en el fondo deseo,
me privo de hacer o decir lo que siento…
porque tengo la paciencia suficiente,
como para no actuar impulsivamente.
Y durante ese tiempo,
durante esa espera…
encuentro casi todas las respuestas…
La gran mayoría de las veces…
ese intervalo de instantes que no ocurrieron,
me hace evitar el sufrimiento…
de todos aquellos que sí que lo hicieron…

miércoles, 10 de octubre de 2018

Pasar página

Si, pasé página…
Pero ella sigue siendo mi punto de libro. (*)

(*)Puto libro, que nunca termino.

martes, 9 de octubre de 2018

Embarazo

Hallé en el regazo,
de tu hipocresía,
la calma,
la ignorancia,
la mentira.
La nana perfecta,
cantada al ombligo,
con la que arrullar el llanto,
de mi yo desvalido.
Y ahora…
que el desgarro daña tu cuerpo,
que mis lágrimas desvelan tu sueño,
que te exprimo sin aliento,
que veto tu sexo
y robo tus pensamientos…
Dime…
¿qué será de nosotros?
¿qué será de mi…?
tonto,
que soy capaz…
de creérmelo todo…

Sin culpa

No te culpé del comienzo pero si del final.
No te culpé del fondo pero si de la forma.
No te culpé de la lejanía pero si de la ausencia.
Dos fuimos las culpables de aquel enredo.
Mientras que una sola, acabo siendo, la victima del duelo.

lunes, 8 de octubre de 2018

Sin aviso

Me dijeron  que para enamorarla tenía que hacerle reír…
y lo conseguí…
de lo que no me di cuenta…
es que con cada sonrisa,
ante tal espectáculo….
era yo,
la única,
que poco a poco,
se estaba enamorando.

domingo, 7 de octubre de 2018

Quiero, puedo, debo...

Quiero quererte pero no sé si puedo.
Quiero tenerte aunque sé que no debo.
Quiero, puedo y debo…
¿Con cual me quedo?
Una vez más, vuelvo.
Y con todas estas contradicciones,
lo único que hago es darle vueltas y más vueltas…
a algo que ya no quise una vez,
que no debería volver a tener
y que nunca más, debería ser.

sábado, 6 de octubre de 2018

Gigantismo

Te quiero por lo que eres, no por lo que pareces.
Ser pequeña, te hace grande…
Ser grande, te hace gigante.

viernes, 5 de octubre de 2018

Bollo drama

¿Si tuviese que reconocer que me gusta el drama…?
Diría:
Que me gusta exagerar, llevarlo todo al extremo, poner el grito en el cielo, soltar frases tipo: ¿A dónde vamos a llegar? ¿habrase visto? ¿Y qué más?, montar en cólera en un segundo y mandarlo todo a tomar por culo…
¿Si tuviese que reconocerlo? 
Pues, lo reconocería…
¡Ya ves, sin problema!
Pero como no es el caso, pues no pienso hacerlo.

(Y lo digo así, erguida y orgullosa…como la que más más).

jueves, 4 de octubre de 2018

El hambre invisible

Y desnudé la cabeza de velos,
desvestí también el cuerpo…
y desnuda por completo,
lubriqué con aceite las esquinas…
todos mis recovecos…
hasta conseguir de nuevo,
el funcionamiento perfecto,
de aquello que aprendí una vez y que no olvidé con el tiempo.

Ladeé mis costados,
hasta que encontré donde amoldarlos.
Puzle,
enredo,
rompecabezas…
en el que al final encajé tus piezas.

Eres ese círculo vicioso del que no se puede salir y en el que es mejor no entrar.
Te pienso, te pienso, te pienso…
No puedo dejar de hacerlo.
Alientos, suspiros, bocanadas de aire con las que lleno mi cupo de ego.
Y esa vanidad que siento cuando te encuentro…mientras el deseo, unilateral, permanece quieto.