martes, 26 de febrero de 2013

Momento.

Dulce momento era,
ese que contigo estaba viviendo,
ese nuestro momento,
irrepetible en el tiempo,
ahora o nunca,
ahora y siempre.

Ese momento que nos hablaba,
que nos decía…
que quizá era el ultimo día que estábamos juntas,
que quizá era el primero para estar separadas.

Vive el minuto,
como si no hubiese un siguiente,
vive el día,
como si no hubiese un mañana,
porque quizá caeremos dormidas,
y dejaremos de enterarnos,
de que la noche acaba y empieza el día,
mientras todo gira,
y tu y yo,
parece que nos paramos.

Buenos días.

7 comentarios:

  1. Laura, cuanto tiempo!!!!
    Me alegra ver que sigues escribiendo cosas tan bonitas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas pueden parar, la vida no, asi que hay que seguir,
    ;)

    ResponderEliminar
  3. la intensidad es el mejor antídoto contra la peligrosa y rutinaria clonación de momentos perdidos...

    ptns!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo27/2/13 8:56

    El tiempo
    Ese que marca mi reloj , un reloj que coloque en mi pecho.Aún recuerdo los puntos que me dieron para cicatrizar la herida, no funcionaba bien , muy rápido, muy lento.. Tenía que solucionarlo ... pero si tenía todas las Garantias... , Fue el más bonito que vi ,jamás creía que sería para toda la vida... Pero
    Cada día notaba las pocas pilas que le quedaban , en mi pecho estaba la máquina acelerada provocada por la ansiedad de pensar que se apagaba .
    Que podía hacer?como podia repararlo ,ya que aun estaba en garantía , otra incisión?
    Pasaban los días...quizá el miedo a la anestesia.. quizá la falta de credibilidad en el reparador ...y si no era capaz de arreglarlo?.
    Finalmente decidí intervenir, empece a meditar las mil maneras de repararlo , pero antes tenía que pasar por el quirófano , conseguí una cita si!!! Aquello me quito el miedo, el reparador fue muy amable y me devolvió la seguridad y me aconsejo a mi buen cirujano.
    Todo estaba en marcha , sabía que era lento, pero mi ansiedad se calmaba y parecía incluso que empezaba a funcionar mejor,durante la incierta espera , una enfermera me llamo del hospital y me dijo que el cirujano tenía de repente otras inquietudes su carrera había cambiado y quiza no podría atenderme , y ahora que ?empezar de nuevo, la ansiedad me asfixiaba otra vez . Deje pasar unos días y llame al cirujano el me confirmo que no y en ese instante mi reloj se paró ..
    Y junto a el empecé a correr , por un lado pensaba que ya no tendría que pasar por el quirófano ya estaba todo perdido quizá tampoco me molestaría tanto ..
    Pasaron unos días, pocos.. Mire a mi pecho y de repente vi que la cicatriz estaba abierta no se cerró del todo, así que tuvieron que atenderme de urgencias y lo he logrado sacar por fin!!
    No se el tiempo que estará reparando ya que de tanta espera lo dejo tocado , pero quedara precioso, indescriptible , como el primer día que pude tenerlo en mis manos y meterlo en mi pecho.

    Quizá y siempre .. El tiempo; dulce momento es.
    Al final todo saldrá bien y si no salió es porque no es el final .

    Tu gran admiradora

    ResponderEliminar
  5. Laura, me he levantado de mi silla y te hago una reverencia... Tus rimas son tan naturales que rayan en lo complejo, haces que me guste la poesía que no me haga pensar solo sentir. Es una emoción cuando actualizas. Mi humilde admiración. Amo tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Si llevase sombrero, te aseguro que ahora mismo me lo estaría quitando! Es increíble la fuerza que les das a tus palabras para evocarlos en un poema intenso. Me encanta.

    Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Hola, ¿Qué tal? Sólo quería hacerte saber
    que algunas de las fotos no se cargan adecuadamente.
    He probado en tres navegadores diferentes y todos
    dan los mismos resultados .

    My site: Consejos acné

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...