domingo, 30 de junio de 2019

Post tonto

Cuando pienso en ti,
pienso en poesía.
Eres como un poema,
un poema largo.
Tan largo…
como un diccionario.

Páginas y páginas donde todas las palabras tienen sentido…
porque empiezan y acaban en ti y en todos mis versos.
Donde hay palabras feas pero que no te las digo.
Donde hay palabras imposibles pero que por ti, pronuncio.
Donde hay palabras que desconozco pero que estoy dispuesta a aprender si es contigo.

Lo mas curioso es…
mira por donde…
que en ese diccionario de bonitos palabros
casi todos riman con tus labios.

sábado, 29 de junio de 2019

Cuenta hasta diez

Te lo voy a intentar explicar…
¿Sabes de esos momentos en los que una tiene que frenar en seco y adaptar los pasos de grandes a pequeños sin poder hacer un quiebro y salir por la tangente?.

Si, los conozco.

Pues es en esos momentos… cuando sin razón alguna, echaría a correr y a saber hasta donde llegaría…
Y no es que me haya levantado con el pie izquierdo o que sea una cobarde…
Es que todo esto, a mi ,me pilla con el paso cambiado y los cordones (como siempre) mal abrochados.
Y tienes razón en una cosa, soy de movimiento rápido pero de ritmo lento…
Pero tanta lentitud, me da sueño…

¿Y te aburre?

Exacto y me aburre.

¿Y que piensas hacer?

Sentarme a esperar un rato… (pequeño).

jueves, 27 de junio de 2019

Pragmatismo #14

Sufro una extraña enfermedad.
Soy feliz "casi" todo el tiempo.
Y tiene cura...
pero no la quiero.

miércoles, 26 de junio de 2019

46

Te llevo dentro.
Perdona la oscuridad.
En cuanto lleguemos te abriré al cielo,
para que puedas al fin volar.
Mi amor por ti,
será inmortal...
mientras siga tan vivo tu recuerdo
aunque tu estés tan muerto,
en la puta realidad.

martes, 25 de junio de 2019

Cosas que pienso #4


¿Las demostraciones?
Son más importantes las que haces cuando no estoy contigo que las que haces cuando te tengo delante.
Por eso, elige bien las primeras porque acabo de decirte cuales son las que más me importan.

domingo, 23 de junio de 2019

Piel

Desnudas,
no existe ropa en el cuerpo,
ni en la mente,
no existe nada entre tu y yo,
que se interponga entre dientes.

Desnuda tu piel,
infinita piel que te viste,
cubriéndolo todo de forma cruel,
mientras yo te acaricio vilmente
y tú te dejas hacer.

Piel eterna,
piel con dueña,
piel que entregas,
mientras yo despojo también,
mis dos metros de tela.

Piel,
piel,
piel,
adorno excesivo,
complemento perfecto,
a las curvas que te rodean.

Muero de envidia.
Eres pura avaricia.

Constantes giros,
vueltas y más vueltas,
que te llaman al cielo,
sin moverte del suelo.

Con los roces que traes entre manos,
las constantes caricias,
los gemidos al dulce oído,
los besos jugosos
y la mirada perdida…

Dime que esperas de mi,
yo que ahora mismo nada poseo,
más que este orgasmo de infarto…
mientras pongo los ojos en blanco.

No mires, no me veas así…
sudada, desorientada,
con esta respiración extraña,
que no vuelve a su ritmo,
descontrolada.

Ven, bésame,
ahora,
dame un poco de ternura.
Si, un poco más
y volvamos a empezar.

¿Y no me preguntes por qué?
Ya sabes por qué.

Y aprovechemos esta noche,
noche en la que no existe tiempo.
Donde no vale decir…
te eché de menos
y ni siquiera un te quiero.

Mientras nos miramos,
perdonándonos la vida,
mirada que solo tú entiendes,
mirada que solo yo callo,
mientras te busco de nuevo
en el más absoluto silencio.

Piel,
piel,
piel,
aún después de tanto tiempo.
Contigo siempre piel.





viernes, 21 de junio de 2019

Fragmentos de mi vida #5

Entresuelo.
Primero.
Segundo.
Tercero.
Cuarto.
(Tengo que dejar de fumar).
Cuarto.
Tercero.
Segundo.
Primero.
Entresuelo.
Salgo a la calle.
(Me enciendo un "piti" y descanso).


Creo, que esto dice mucho de mí.

miércoles, 19 de junio de 2019

Hace rato que...

Despierto,
incontables veces…
durante la noche.
Me despierta el ruido…
de mis besos en tu nuca,
automáticos...
mi propio monólogo contra tu espalda.

Hace rato que no me besas,
hace rato que te despistas…
duermes como una niña,
y yo no entiendo...
porque decides dormir hoy,
cuando podrías dejarlo para mañana.

Anda,
va…
hazme un poquito de eso que tú sabes
y que a mi me gusta tanto...
¿voy a tener que suplicarte?
no te hagas (de) rogar tanto…
aunque si con lágrimas consigo lo que quiero…
te lo empiezo a pedir con grandes llantos.

Exhalo suspiros,
silenciosos,
mientras tu calmas mi infortuna.
Llegaste de la nada,
a ocupar un todo…
y también,
esta, mi cama.

Pero es que a veces se me olvida,
el ruido de tus besos
y voy buscando a tientas…
el rastro de su sonido.

Parece que empiezas a despertar
(mira que te cuesta)
te desperezas,
te das la vuelta,
(tienes los ojitos hinchados)
me miras,
sonríes,
me buscas…
no sé que esperas encontrar…
pero tú
busca(me)
que al final
(me) encontrarás.

Poco a poco,
despacio,
con mimo,
con cuidado…
de menos a más,
de más a menos,
no sé donde iremos a parar con todo esto…
ni tampoco lo pienso.

Lo único que quiero,
es acortar la distancia…
y atravesar todo ese espacio que hay,
entre tu boca y la mía,
y besarnos,
besarnos tanto...
que nada más nos importe.

Quiero morder(le) y robar(le) a la vida,
todo ese tiempo que no se utiliza.







lunes, 17 de junio de 2019

Negativas

Una quiere aunque (lo) niega.
La otra niega que también (lo) quiere.
Y las dos,
deberían dejar de querer...
(lo) que ya no pueden volver a tener.

viernes, 14 de junio de 2019

Sueños son...


Llevaba un rato observándote,
solo mirándote.
(tú, también)
Y con un impulso (casi) exagerado
y algo de mala educación,
fui hacia ti e interrumpí la conversación….

Me dio igual.
Extendí mi mano
y te pregunté:
¿te vendrías conmigo?
No respondiste…
pero agarraste con fuerza mi mano y empezaste a andar...
casi dejándome atrás…
haciendo que yo te siguiera,
mientras que tu no me soltabas…

Lo siguiente que recuerdo es que pensé,
en la soledad de un colchón cuando está vacío.
Y en que juntas
(tú y yo)
aniquilamos toda (esa) soledad con la presencia de nuestros cuerpos.
Lo llenamos de deseo, con tus maneras, con caricias, con esos besos…
y esas ganas de (des)importarnos (de) después.
Me llene la boca con tus pechos.
(dos grandes pechos)
mientras casi podía morder el corazón que había entre ellos…
latidos,
pequeños bocados de alivio…
y su ritmo,
ese bum bum bum…
que todos conocemos y que todos queremos sentir…

Recuerdo tu vientre,
recuerdo tus piernas,
recuerdo tus manos alrededor de mi cabeza,
como indicándome el camino a seguir…
(camino que yo (ya) tenía muy claro)
un camino que a medida que lo iba recorriendo lo iba llenando de lengüetazos…
y de una desfachatez que sólo tu podías entender…
y tu voz entrecortada,
con acento a no se qué…
pidiéndome que no parara…
y yo (por supuesto que) no paré.

Un (des)control imponderable y excesivo salvo para quien lo siente.
Influyeron mis ganas,
(y mis ganas de querer)
de querer follarte y de querer (de)gustarte.
Todavía creo sentir,
el temblor de tus piernas en mis orejas…
todavía recuerdo la ricura de aquellas succiones en mi ego.
Que no es que sea muy grande pero lo tengo.
(el ego me refiero)

No recuerdo mucho más,
solo que volvimos al lugar de donde nos habíamos ido.
Lugar del que creí rescatarte…
aunque quizá fuiste tu la que me salvaste…
y allí separarnos,
allí soltar tu mano,
y notarte ruborizada mientras te preguntaban ¿si estabas bien?
no alcancé a leerte los labios
(esta vez no)
pero no me importó,
no lo suficiente.
Yo no podía dejar de mirarte…
y lo cierto es…
que tu a mi tampoco…
de ahí toda mi (des)importancia…
por las cosas que si importan.

Deberíamos sentir más en vez de intentar entender que es lo que sentimos.
No vamos a buscar más explicaciones que quizá las haya…
y ya sabes lo que se dice por ahí…
que los sueños, sueños son…
y te doy permiso para colarte en ellos,
siempre que quieras y te apetezca.





lunes, 10 de junio de 2019

Puta magia

Qué pena
que nos gusten
las mismas canciones.
Porque a veces se me olvida
y solo sueño
con hacerte a lengua
notas musicales
eres mi
Do
mi Re
mi Fa
y mi Sol...
Sobre todo eso último
mi amanecer y mis ganas
mi línea y mi nena
que te me hagas
el lugar por el que me amanece la luz.
Qué pena
que no pueda hacerme de día
debajo de tu ombligo.
Y se me convierta la puta magia
de que el mar
me parezca
que solo podía ser eso
tú.


Delgaducho.

(Antonio García)





domingo, 9 de junio de 2019

La chica de ayer

¿Que hace una chica como tú en un sitio como este?

Esperarte.

jueves, 6 de junio de 2019

Cosas que (me) pasan en el trabajo #6

En la extraña relación amor-odio-incomprensión que sufren las personas mayores con los aparatos electrónicos.

Una clienta me dice:
Pasa un momento que llamo a mi hijo que te quiere preguntar una cosa.
Coge el mando de la tele, marca el número y se pone el mando (de la tele) en la oreja...
¡¡¡Otra vez no da señal este cacharro!!!

Tranquila, vamos a probar con el mio que (si) suele funcionar.

Nota mental: Me he partido en dos trozos de la risa (por guardármela dentro)

--------------------------------------------------------


¡Hola María!
¿ya estas aquí otra vez?
Si, ¿no te alegras?
¡Me tienes harta!
!anda, saca la pasta! 
porque me caes bien que si no...te daba una patada en el culo.
(risas) saca lo suelto....
¡¡¡encima!!! ¿Cuanto?
1,34 euros.
¿te saco 3 coños también?
Si tienes 3 coños sueltos, pues sácalos que algo haremos con ellos, tu no te preocupes....
No te soporto, Laura.

Nota mental: conversaciones que se tienen y que no se deberían tener pero es que hay clientas y CLIENTAS.

-------------------------------------------------------

Toco el timbre y por el interfono me contesta el niño de la casa:
¿quieeeeeen esssss?
(digo el nombre de mi empresa)
¿¿¿quieeeeeen????
(Vuelvo a decir el nombre de mi empresa)
Ah un momento (sin colgar) !!!!!MAAAAAAMAAAAA!!!! La chica de... (nombre de mi empresa)
La madre: Ssssshhhhhh dile que no estoy....
¡Oye! Que dice que no está.

Me encantan los niños.


Nota mental:  de algunas madres mejor no opino.

--------------------------------------------------------

Toco el timbre.
¿quien?
Hola, soy Laura (nombre de mi empresa).
No estoy.
Si que estas.
Bueno, si que estoy pero no estoy.
Ah, vale....
Ven cuando esté mi mujer, que ella cuando está.... ¡Si Está!
¡vale! Entonces ¿te digo adiós? Porque como no estás.... 
Shsssiiii adiós adiós.


Nota mental: Soy muy fan de estas conversaciones absurdas.

---------------------------------------------------------


Visitar a un cliente, viudo, sentarme a charlar con él, que me diga que a su mujer la "cenicidaron" y que al rato aparezca la querida, dominicana, que se siente frente a mi y que haga una lectura en alto de la revista Desperatares mientras me mira por encima de las gafas como queriéndome meter en vereda...

A mi...
¡De verdad, que gente mas rara!
¡Ah! Y...señor, se dice incinerar... 


Nota mental: ¿O a su mujer la lapidaron con ceniceros?

martes, 4 de junio de 2019

Caída libre

Cuanto más me sujetan más miedo tengo de caer.
Ante mi…
el abismo que provoca la ausencia.
Mientras calzo una altura igual al vértigo que siento en este preciso momento...
caigo,
estoy cayendo,
sigo cayendo…
mientras…
(tonta de mi)
creo que vuelo…
solo espero,
(que cuando me estampe)
que cuando llegue el golpe…
el gran golpe…
(al menos)
mis alas,
ni se rompan,
ni se destrocen…

esperando cualquier reacción todo es aceptable.

domingo, 2 de junio de 2019

Hable con ella #1


¿Y quién escucha?
Creemos que comunicarnos consiste en hablar y lo más importante es escuchar.

Si, te estoy escuchando. A ti, siempre te escucho.

A veces, buscando respuestas nos olvidamos de sentir, de vivir.
Y tal vez, se trate de vivir esas emociones...
Vivirlas y escucharlas, porque tienen más información sobre nosotros mismos que la razón.
Se trata de encontrarle un sentido a vivir, lo que cada vez cuesta más porque se empeñan en decirnos por qué y para qué estamos viviendo y a menudo, no tiene nada que ver con lo que realmente queremos o necesitamos.
¿No dices nada?

Sigo escuchándote. Además, ya sabes que yo soy más de frases cortas.
Estoy pensando en una y ya está a puntito de venirme...
Es que siento vértigo cuando me elevan alto porque tengo miedo a caer bajo.

El vértigo nace de dentro, de bien adentro, de donde los sentimientos anegan la razón y el control.

Sigo creyendo que mejor vacía de todo que llena de nada.
Y porque creo que no puedo vaciarme hasta del vacío... que si no también lo haría. Créeme.

¿Cómo con tan pocas palabras puedes hacerme pensar tanto? Eso es un don.

Te voy a contar un secreto, acércate...
Confieso que me gusta hacerte pensar... y que también me gustaría saber explicarme tan bien como tu.
Lo que más valoro de una amistad es precisamente eso, que me hagan pensar durante pero sobre todo, después de la conversación. Y tu lo haces.
Adoro esos momentos de después.

Creo que la vida también se construye con esos momentos vividos fuera de su momento.

¡Exacto! y a mi me gustaría que no fuera el momento toda la vida.
Para darle mas "vidilla" a la vida, mientras tanto.
Que después ya hay suficiente silencio cuando estamos solos.

Los silencios hablan mucho, muchísimo...
A veces las palabras sólo aparecen para rellenar la incomodidad de un silencio, sin más contenido. 
Sé que quiero mucho a alguien cuando puedo estar bien a su lado en silencio.
Otra cosa son los silencios que esconden lo que de ser hablado duele.
O los que se instalan eternamente sin dar espacio a nada más.
Y callo, que estoy tirando abajo mi defensa del silencio...

Pues yo quiero que el silencio siga marcando según que momentos....
Pero me da pena ese silencio que no soy capaz de gritar.
Hay cosas que es mejor decir cuando hay una mirada que observa más que unos oídos que escuchan...
Y a veces, me cuesta mucho decir en alto lo que me pasa, como si con una mirada pudiera explicarme y pudieran entenderme...
Tengo un problema. Mi problema soy yo. Y no sé cómo remediar(lo)me.

Si eres tu único problema, te felicito. La buena noticia es qué también eres la solución...

Lo ves, lo has vuelto a hacer...

¿El qué?

Hacerme pensar...

sábado, 1 de junio de 2019

DEmente

Tic tac
Tic tac
Incesante…
pienso en la precisión de un reloj…
(y en una metáfora sobre el tiempo).
Y me gustaría saber el motivo por el que pienso a veces en cosas sin (aparente) sentido.
Tic tac
Tic tac
combustión…
y ¡BOOM!
explosión.
Pienso en la tabla periódica de los elementos…
(y en una metáfora sobre la química).
Y,
metafóricamente hablando…
(claro está)
cuando todo es o parece una locura…
es quizá…
cuando yo más cuerda me siento,
¿y si estoy loca y no me doy cuenta?
(diría que no)...
Y con esta cordura…
y si mi locura me deja…
(y me deja)
alcanzo a decir,
que en este manicomio de realidades…
que hay en el mundo exterior…
yo ingreso voluntaria en la paz de mi (casa) interior.
Deseando quitarme la camisa de fuerza,
esa camisa de once varas…
de la que soy consciente…
(que)
me sobran muchas mangas.