domingo, 31 de marzo de 2019

Un defecto

Dime una cosa que no te guste de mí.
Eso es difícil. 
Dime una, sola una.
No pienso jugar a eso.
Pero ¿Por qué no?
Pues porque no. 
Eres una aburrida.
Lo que tú digas.
Paso de ti.
Yo también, como ves.
Sabes qué, que creo que no me lo dices porque no tengo ninguno.
¿Ah sí? ¿Eso crees? 
Si.
Deberías dejar de sentirte el ombligo del mundo y volverte un poco más humilde.
¿Me estás llamando egoísta?.
De mi boca no ha salido…
Lo has insinuado.
Pues mira, no. 
El único motivo por el que no te digo un defecto es que entre tantos, no se cual  escoger .
Eres una estúpida.
Y tu una egocéntrica.
¿Egocéntrica yo?
Si, tu, tu, tu... Necesitas que te alegren los oídos constantemente.
Eso no es verdad. Te estoy pidiendo un defecto, no una virtud.
¿Tú sabes eso de que hay reproches que alaban y elogios que desprecian?
el que rechaza elogios muestra su deseo de ser elogiado dos veces… y el que
los pide a gritos manifiesta un alto desconocimiento de sí mismo.
¿Y qué me quieres decir con todo eso? Porque no estoy segura de haberlo entendido.
Lo sé, lo que quiero decir es que tu solo escuchas lo que te interesa y siempre acabas negando lo que se te afirma. 
Eso no es verdad.
¡Lo ves!.
¿Qué?.
Que ya lo estás haciendo otra vez.
Yo no estoy haciendo nada… ¿me vas a decir un defecto o no?
Eres una cría.
¡ja! Habló la madura.
Algo más que tú si que lo soy.
¿Ah sí? Demuéstramelo.
Ya te lo demostré. Me pedías un defecto y sin que te dieras cuenta, te dije tres. ¿Contenta?
No te soporto.
¿Sabes? a veces, yo tampoco…

jueves, 28 de marzo de 2019

Quitamiedos

Entre tu y yo,
existe algo que nos une y separa…
Se llama cama.
Rincón exquisito,
donde me pierdo y me encuentro,
al filo de un precipicio…
Un balcón a la galaxia,
a ras de cama.
No se si soy consciente,
al menos lo intento.
La consciencia está a un solo paso de la locura…
¿y dime, que significa la palabra cordura?
La cordura me queda grande,
cuando resbalas en mi epicentro.
Mientras yo me hago diminuta entre las sabanas
y grande entre tus piernas.
Acotando el espacio que te envuelve,
ese invisible que en tu nuca respira,
que rodea tu sien y te besa a escondidas…
Despierto torpe y tropiezo con tu risa.
La línea divisoria la pones tú con la curva de tu boca.
De ahí no paso.
Horizontes cercanos,
paralelas en forma…
cuerpos equidistantes.
Tumbadas no caemos de precipicios…
Aunque el grito final puede que sea mi gran y único abismo.
Olvidé que tiempo atrás sufrí de vértigo.
Pude curarme gracias a subir y bajar por tus pechos.
Pequeñas montañas quitamiedos…
que han puesto cura a mi enfermedad…
En la cima encontré unos pezones,
donde pude agarrarme y perder los miedos...
antes del salto al vacío sin paracaídas...
que estoy viviendo estos días.
Descubrí que de golpe…
se pilotar aviones…
y que puedo aterrizar sobre tu espalda…
No te duermas…
dame permiso...
te estoy pidiendo pista…

        

miércoles, 27 de marzo de 2019

Solo uno, va...

Va…
dame un beso,
anda…
solo uno.
Empezamos por eso
y si nos apetece,
terminamos comiéndonos.
Que el mundo descansa en tu boca
y yo,
yo…
solo quiero uno de tus besos…
Acércate,
que no te convenceré de nada que no quieras…
No muerdo, aunque (a veces) quisiera…
¿Qué dices?
¿Qué me vas a morder las ganas?
Vale…
yo voy a dejarte que lo hagas.
Venga.
Va…
dame un beso…
mujer desdichada,
que me dices que no y te pueden las ganas.

lunes, 25 de marzo de 2019

Retrato de M

Es importante.
Quiero escribirte, quiero hablarte, quiero recordarte…
Darle toda la importancia a todas esas cosas que importan… y que el desuso o la distancia puedan crear un vacío difícil de llenar por la falta de práctica.
Muchas palabras tuyas revolotean en mi interior y retumban en el espacio vacío de mi cabeza haciendo que te escuche aunque yo no quiera oírte.
Y si alguna vez existe un vacío real entre tu y yo, de esos que no puedan llenarse con nada (ni con aire) solo espero que recuerdes este vacío ficticio del que te estoy hablando y que no me lo tengas en cuenta porque eres de las pocas personas que me entienden con todo lo que eso conlleva.
En ese espacio vacío, donde nuestras palabras tenían eco, donde los silencios no molestaban, donde aguanté mi sueño hasta que no pude más y dormí tu siesta, donde la música ponía simpatía a una carretera muy seria, donde todo era una fiesta y esa fiesta nos encantaba (decibelios en la panza), donde venía la inspiración y yo escribía en un archivo de palabras tristes, en un cuaderno que llenaba de cuentos para que después los leyeras y me adornases los oídos.
Es en ese espacio vacío, de viejos escritos que recupero de nuestro baúl de recuerdos, donde cambio algunas de las palabras para intentar matizarlas… no porque sean diferentes si no porque la vida nos ha enseñado a verlas de otra manera…
En ese espacio vacío de un coche, de un blog, de un álbum de fotos, de una casa que ya habitaste y donde siempre puedes volver… unos espacios vacíos que solo tu sabes llenar y que yo siempre relleno contigo.
Porque hemos cambiado, esa es la verdad, primero cambié yo y ahora ya me has alcanzado… (cada vez te pareces más a mi… aunque no quieras aceptarlo) y si te da rabia te aguantas (como dirías tu).
No puedo enseñarte nada nuevo (porque ya no hay nada tan nuevo), has dado pasos de gigante con unos pies muy pequeños y aunque seamos casi de la misma edad, siempre he tenido un instinto de protección contigo que no he tenido con nadie más…
Te he dejado siempre hacer la tuya y mantenerme a la espera (con paciencia) a que vinieras a decirme "es que ya me lo habías dicho" "mira que me avisaste"… intentando siempre morderme la lengua (que no se si lo llegué a conseguir) para no decirte, "lo ves" "te lo dije"...
Tenemos de todo, hemos disfrutado de todo, hemos pasado por todo y podemos decir que hemos aprendido de "casi" todo.
Mi Mar, mi María del Mar, mi María recién adquirida, mi Mar de toda la vida, la de casa, la de siempre…la que no cambia, mi niña.
Retrocesos de una vida moderna que a veces se nos queda algo pequeña y muy vieja.
Hoy la ternura se sirve gratis…
Maldita dulzura la tuya, maldita dulzura la mía, maldita dulzura la nuestra… como dice esa otra canción que tanto nos gusta.
Porque tú vas y vienes y yo también voy y vengo, pero siempre volvemos.
Y la vida es muy puta pero a mi no me importa estar puteada si es contigo.
Yo me dejo llevar por ti, contigo.
Tu, déjate llevar por mi, conmigo.
Y esperemos las dos a ver que ocurre.
Ya sabes, si eso lo hacemos y ya vemos…
Porque es mas fácil pedir perdón que permiso y no hay nada tan malo, que no pueda decirse con una sonrisa… y en este caso tu risa, merece todos los perdones.
Te odio. (Y esto, solo tú, lo entiendes).

Un círculo mira un cuadrado y ve un círculo mal hecho.
Y si, yo soy el cuadrado aquí.


Dibujo de M.

sábado, 23 de marzo de 2019

Suave

Y en silencio,
tu cuerpo me habla,
del fino tacto que acaricias,
del calor endemoniado que consumes,
de la maldita dulzura que regalas,
de la niñez que te robaron,
de la madurez que por fin has encontrado.
Y te busco a tientas en la cama,
por no recordar si te quedaste a mi lado
y te busco desesperada,
bajo el nórdico, bajo las sábanas, bajo la cama.
Hasta que escucho tu respiración,
hasta que encuentro tu sonrisa,
hasta el buenos días, corazón...
no soy yo,
no sé quién soy.
E intento respirar tu intimidad,
una vez más,
ese olor tan tuyo,
que sabe tan bien,
ese olor que impregna la ropa,
el aire,
que empapa la piel,
que cala los huesos,
que me vuelve adicta,
a tu cuerpo...
queriendo y sin querer.

jueves, 21 de marzo de 2019

Bum bum bum

Hay algo que viene y va,
que no se queda,
como tu vaivén…
y que vas por ahí,
como regalándolo…
a todo el que te quiera ver…
Es una danza que bailas suave,
delicada,
(mientras caminas)
y presumes porque puedes
y porque lo sabes.
Te gusta levantar pasiones,
eso lo se yo…
y a mi no me levantas nada,
pero me encantas.
Hay algo que viene y va,
como un latido
Bum bum bum
¡Debe ser mi corazón…!
Que se acelera cada vez que pasas…
nerviosismo congénito que no puedo controlar…
¡AY! amigo…
que loco andas tras la falda,
de esa muchacha que presumida enseña cacha,
mientras deja caer su mirada como si nada,
así en plan descarada,
mientras disimula sabiendo muy bien lo que se hace,
poderosa,
simpática,
morigerada y de buena raza.
Hay algo que viene y va,
Que late…
absurdo y extravagante,
mientras siente,
atontado y desafiante…
¡Late!,
Músico loco,
¡Late!
Y sobre todo,
no pares…
que puedas perseguir a esa mujer…
por donde quiera que vaya,
solo espera,
(espera)
a que se vuelva a girar,
a que te vuelva a mirar,
que te dedique otro pestañeo,
(uno más)
para salir corriendo tras ella…
a donde quiera que vaya…
con esos bailes…
con esa magia…
Bum bum bum



Ilustraciones: Sara Herranz

miércoles, 20 de marzo de 2019

Pragmatismo #13

Aparentar ser lista, que no serlo del todo.

martes, 19 de marzo de 2019

Atención al cliente

Hay una urgencia en tu escote,
todas las miradas apuntan a el,
me tiraría de cabeza sin importarme el vértigo que produce…
y apuntalaría mi arnés para no caerme por el.
Hay una urgencia en tu escote,
y yo me dedico a las emergencias…
te voy a dejar mi tarjeta de visita,
por si necesitas algo…
que puedas llamarme,
las 24 horas del día.
los 365 días del año.

lunes, 18 de marzo de 2019

Estúpida e intermitente

Adrenalina estúpida e intermitente.
Ya no siento ese vaivén incesante,
ahora estoy quieta,
nada me mueve.
Al menos no lo suficiente,
como para ponerme a buscar mentiras.
Los IPod no mienten, las bocas si.
Mientras que subo el volumen para no escuchar nada más…
Disentimientos.
Concentración dispar,
yo y mi ignorancia de inmersión continuada.
Debajo del agua (me) es imposible oír.
Sé perfectamente cuáles son mis defectos,
como también sé cuáles son mis virtudes
y la balanza…
pesa más de un lado que del otro.
Recordar no siempre es bueno.
A veces tampoco es malo.
A veces no es nada.
A veces lo es todo.
Gente saliendo de bares.
Gente entrando en soledades.
Que lindo perderse.
Y encontrarse.
Y volver a perderse.
Y volver a encontrarse.
Viajar fuera para volver dentro.
El día se puso amable.
Yo también.
Hoy todo lo demás es lo de menos.
A veces se me olvida,
de que está hecho el tiempo y voy perdiéndolo.
Insensata,
cuando me crezco y me lo creo.
(que de vez en cuando no está nada mal)
Hay días que tengo laberintos de razones
y acabo encontrando la puta salida.
Y por esa puerta me voy...

Me he desviado tanto del tema que ahora ya no sé por dónde cogerlo.

domingo, 17 de marzo de 2019

Interesante

Interesante es…
que te des cuenta de que intento interesarte…
y que intentando interesarnos…
no perdamos el interés…
y sigamos intentándolo…

jueves, 14 de marzo de 2019

Vestida de domingo


Quizá la mente,
quizá
el sistema,
que esta vez sin computar,
suma y sigue sin recordar, 
cuantas fueron 
ni cuantas serán…
las veces que llegue a alcanzar,
eso que llaman 
felicidad.
Decidí sobre la marcha, 
en el preciso y justo momento, 
guiada por la apetencia 
de la simpleza de mi cuerpo.
Ese cuerpo que reumático
a temprana edad, 
se oxidaba aún medicándose
contra su voluntad… 
mientras el dolor era latente
a la vez 
que visible,
en esa extraña enfermedad,
aún sin catalogar…
llamada…
mal de amar.
Menuda extraña sensación esta…
que se ha acomodado en mi casa…
que como vestida de domingo, 
en zapatillas y pijama
me habla entre susurros
me da los buenos días
casi 
cada 
mañana.
Podría decir mucho más
como también podría…
sentir mucho menos. 
Pero de podrías,
he vaciado mi vida… 
con intentos de avaricia
y con mucho de empeño.
Y de esa negativa,
que a veces me ofrezco
negándome a mi misma
lo bueno,
por creer simplemente,
que no lo merezco.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Derroche #2

En tu cuarto nos desvestimos rápido.
La ropa es torpe,
las manos hábiles,
las ganas volátiles...

martes, 12 de marzo de 2019

Cosas que pienso #2

- Lo que daría por meterme ahora mismo dentro de tu cabeza y saber que estas pensando…
- Uy! Mama! Será mejor que no. Si quieres te explico en que NO estaba pensando.

lunes, 11 de marzo de 2019

Pragmatismo #12

El colmo de la estupidez es aprender algo que después hay que olvidar.

Erasmo de Rotterdam y yo.

domingo, 10 de marzo de 2019

Derroche

Si supieras cuanto tiempo (mal)gasto al día para no pensar en ti...

sábado, 9 de marzo de 2019

Indigentes

Banal esfuerzo, obsoleto.
Grandes historias que en limosna se quedan.
Miserias de amor (hoy)…
hambruna soledad (mañana)…
si es que llega…
y no morimos todos…
con el estómago vacío.

viernes, 8 de marzo de 2019

Lo tengo claro

Las chicas buenas van al cielo.
Las malas, a todas partes.

jueves, 7 de marzo de 2019

No es por mi (es por ti)

No te enamores de mi,
porque soy capaz de hacerte feliz y puede que no estés preparada.

miércoles, 6 de marzo de 2019

Cosas que pienso

Una de las normas del gimnasio debería ser la OBLIGATORIEDAD del uso de calzoncillos.

Por varios motivos:

1. Por más que lo intentes, ese músculo no levantará peso.
2. Daña la vista.
3. Te agradecería que no me miraras más.

Porque ya me he dado cuenta de que no llevas, de que "eso" apunta a todas partes (sin control alguno) y porque (créeme) no estoy coqueteando contigo.

Gracias.

lunes, 4 de marzo de 2019

Tú ven

Tú ven a hacerme feliz.
Que yo me iré contigo.
( I n c o n s c i e n t e )

domingo, 3 de marzo de 2019

Te miro y me insisto

Quiero seguir preguntándome el ¿porqué te quiero tanto?
para seguir llenándome de miles de respuestas.
Quiero que pienses que sin mi ya nada vale la pena,
para poder convencerte de todo lo contrario.
Quiero seguir echándote de menos,
esperando que algún día sea capaz de echarte de más.
Quiero que sigas adueñándote de mi rincón en el sofá,
si a mi me sigues dejando el mío en tu cama.
Quiero que me sigas dando un beso cuando te vas y no me entero,
porque se que me lo das aunque no me entere.
Quiero que el silencio siga marcando según qué momentos,
porque encuentro en tu sonrisa silenciosa la mejor de mis desgracias.
Quiero que no te rompas, si eso, desmontemo(no)s juntas las piezas y ya las recompondremos si alguna vez no encajan.
Quiero que ni nos falten ni nos sobren los te quiero ni los yo tampoco.
Quiero que sigan cayéndose(me) las palabras al teclado y que me siga costando la vida decirlas en voz alta.
Porque no quiero cambiar ni te quiero cambiar.
Te miro y me insisto.

viernes, 1 de marzo de 2019

Pragmatismo #11

Hay un mundo y después estás tu.
O sea, hay dos mundos ahí fuera.

Precintos

Me gustaría romper el precinto que parece que me envuelve.
Desenroscar la tapa que me encierra al vacío y ser capaz de abrirme al exterior y esnifar un poco de aire limpio.
Dar aliento a unas fosas nasales taponadas y ansiosas de algo parecido a la libertad.
Desprenderme de ese sufrimiento hermético, añejo y desabrido que se a instalado por defecto y que ha hecho perpetuo un sabor agrio en mi boca con el que ahora me resulta difícil degustar cualquier otra cosa.
Tengo un pequeño rincón lúgubre en el corazón, donde he ido almacenando y apilando todas las dudas.
Hoy toca inventario, la noche será larga y pienso contar una a una todas esas dudas, que nadie me ha robado y pienso ponerlas en el mercado por si a alguien le interesan. Que no debería, pero una nunca  sabe.
Ya no puedo más con esa carga ni con el mal sabor de boca que me dejan.
Necesito respirar.
Necesito probar.