martes, 27 de diciembre de 2011

423

Es difícil empezar este escrito, porque ni yo misma sé lo que quiero decir.
Esa es la verdad, no sé muy bien que hago aquí, solo que un impulso me ha traído a este lugar, con gran fuerza, como un vendaval… no sé lo que voy a hacer mañana, ni tan siquiera sé lo que he hecho hoy… y por supuesto ya olvidé lo que hice ayer.
Me tomé una o dos cañas, o tres o cuatro, ya no recuerdo… pero no voy borracha, ni voy en el metro, ni he hablado con nadie de esto, quizá solo es falta de sueño. De un desgaste o de un cúmulo de sentimientos no exteriorizados que se convierten en un agotamiento incesante.
Voy teniendo recuerdos de cosas que no he vivido, imágenes en las que no sale nadie y soledades que se pueblan de repente en una bonita pero triste habitación.
Llevo todo el día paseando por la ciudad, ciudad melancólica pero familiar.
Los adoquines de las calles van tropezando con mis pasos torpes, inseguros.
La luz de las farolas, tenues, apenas alumbran más de lo que lo hace la lámpara que ilumina esta mesa en la que escribo.
Y ese lado de la cama que está vacío, no es más que una cueva, cerrada a cal y canto, donde retumba el eco de tu respiración en un intento de hacerme el boca a boca para que no me falte el aire.
Para que no me ahogue ese silencio sepulcral de tu boca al que me obligas.
Para no sufrir un paro cardíaco… voy respirando.
Sigo respirando.
He tenido tiempo de observar a un millar de gente, un sinfín de arrumacos, dedos entrelazados, besos varios y conversaciones interesantes… y no he podido hacer nada más que anhelar algo que ya no tengo con la única satisfacción de saber, que aunque me faltas, aún te guardo dentro.
Suena triste, pero es que lo es…
Vivir a base de recuerdos, que se van perdiendo por momentos, que pasan al olvido con la misma rapidez que fueron vividos.
Y en mi cabeza hay algo que golpea, que me quita el sueño, pero que no me deja quieta y que va versionando mi reflejo aunque no quiera.
Y me maldigo a mi misma por estar diciendo todo esto.
Por dejarme llevar así.
Por perder los papeles de esta forma, incongruente, pero es que si no lo digo, reviento.
Lo siento.
Pero no te puedes imaginar lo mucho que te echo de menos.
Yo y esta maldita manía de garabatear todo lo que voy sintiendo, aún sabiendo que prometí no hacerlo y aún sabiendo que las cartas al cielo no llevan matasellos.
Mírame y no sientas lástima, al igual que yo observo a esta gente totalmente desconocida mientras me hacen sentir familiar una ciudad que no es la mía.
Y cada vez es más grande la certeza, de que olvidar es toda una proeza.
Y no me gusta jurar, pero casi te prometo que lo intento…
Y que en eso se queda.
En algo banal y circunstancial mientras yo me aseguro.
Me convenzo.
Y juro que no existe el olvido, aunque ya no estés aquí conmigo.
Y pongo todo mi esfuerzo, para que esa pena me haga sonreír aún sin ganas.
Y escribo, escribo sin parar, en un intento de acercarte a mi mientras yo misma me alejo.
No quiero que te importe, no quiero que te duela, no es un siempre todavía que espera su hora.
Y aún sabiendo que jamás leerás estas líneas, te sigo escribiendo y recordándote en familia.
Mientras tengo dos opciones.
La primera no me interesa.
La segunda no me convence.
Así que sigo en cero, nada tengo.
Y también tengo una idea, que sumada a la falta de salida que encuentro, se diluye como si nada… nadando en un pequeño charco de agua.
Y ahí intento mantenerme a flote, ensuciando mis zapatos nuevos.
Y hoy me pareció verte entre la gente, aún sabiendo que un nunca más es lo mismo que un jamás.
Y quise ser nombre en tu boca, esperanza rota, un simple recuerdo que descoloca, una fugaz mirada hacia la nada, un paseo atropellado, una sonrisa malvada, un silencio por fin hablado, un quiero volver a verte aún sabiendo que eres un imposible…
He querido ser tantas cosas sin sentido…
Que me he perdido por el camino.
¿Sabes?
En la tele acaban de decir que no creen que la situación mejore en mucho tiempo.
Yo, tampoco.

11 comentarios:

  1. Què ha passat? :(

    Besazos reconstituyentes (en la medida de lo posible...)

    ResponderEliminar
  2. Nada, las navidades...que me ponen más tonta de lo NORMAL. ;)

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo primero que pensé: nostalgia que se hace sentir más en esta época.
    No te preocupes, termina en enero...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Laura, tu por lo menos has conseguido escribir, yo no me veo capaz de nada hoy, si, las Navidades, un desastre y además vienen tiempos más duros. Esto no para. Anímate, debemos salir a flote, te lo digo a ti, pero me lo estoy diciendo a mi también, hoy, sola, aunque solo por un día, voy a tomarme unas cuantas copas de cava y ponerme cualquier programa de la tele que nom me dé en qué pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Mi hermosa Laura. Paso a desearte un inicio de año 2012 maravilloso, me encanta saberte feliz y verte sonreir.

    Un beso
    E.

    ResponderEliminar
  6. Sabes, tus palabras ponen letra a muchas cosas que yo siento y que me rondan por la cabeza, tu eres mas valiente........ mucho animo!!!

    ResponderEliminar
  7. Aiiiiis Laurita, tu no te dejes vencer por estas fechas.
    Jo, si lo llego a leer antes de habria dado un super abrazo la otra noche.
    En fin, te dejo aqui el abrazo para que lo cojas cuando quieras.
    Mua

    ResponderEliminar
  8. Aysss Laura, mira que voy y te abrazo, eh!!! y tu me caes cerca :)))


    Feliz año, que falta nos hará.

    Besazos niña dulce.

    ResponderEliminar
  9. Estaré aquí tesoro....
    estaremos aquí....Siempre que nos necesites!!..Eres más que un amor!!

    ResponderEliminar
  10. Me ha emocionado, :), ánimo.

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...