miércoles, 31 de agosto de 2011

Quiero que te quiero...

Estas vacaciones han dado mucho de sí, infinitas ideas devastando mi cabeza, así… una detrás de otra, tal cual han pasado por ella… dispongo:

Quiero que mi sobrino siga diciéndome por mucho tiempo, así como de carrerilla “tequieroadiósbuenasnochesunbesotepasoalayaya” cada vez que lo llamo.
Como también quiero que mi sobrina no pueda guardar y se le escapen todos los secretos.
Eso me facilita el camino…
También quiero que los dos se sigan creyendo mis historias por mucho tiempo, para así poder tomarles el pelo, su cara cuando se dan cuenta es tan divertida, mientras fruncen el ceño y se les escapan las sonrisas.
También quiero no perder nunca la imaginación, darles juego, contarles cuentos.
Dos cajitas, una de clips y la otra llena de besos.

Quiero que las siete de la tarde sea la hora en la que mi cuerpo se despierta y que las once de la mañana siga siendo la hora en la que mi cuerpo se levanta.
Quiero seguir teniendo un centímetro más largos los dedos de las manos.
Y un poquito más pequeños los dedos de los pies, para seguir andando despacio.
Quiero tener un poco más de pelo, que se me ha caído de tanto tomármelo.
Quiero ser un poco menos cabezona y un tanto menos orgullosa.
Quiero que mis amigas sigan siendo perfectas aún con todos sus defectos.
Y que su Laurita nunca les falle.
Quiero querer queriendo y que me sigan queriendo querer.

Quiero tu nombre y el mío en el buzón.
Quiero que quieras que nos casemos algún día.
Quiero que me sigas dando un beso cuando te vas y no me entero, porque se que me lo das aunque no me entere.
Y que me sigas escribiendo el buenos días… aunque tarde tres horas en contestarte, sabes que es lo primero que hago.
El “toma ya” me hace reír y a ti te hace especial.
Nadie me comprende cómo tú, nadie te quiere como yo.
Quiero que ni me falten ni me sobren los te quiero, ni los yo tampoco.
Quiero que suspires con las croquetas de mi madre porque están hechas con mucho cariño…
Quiero que sigas teniendo tu rincón en mi sofá, si a mi me sigues dejando el mío en tu cama.
Quiero que tus pies sigan buscando los míos aún dormidos.
Quiero un hola, a todas horas.
Quiero volver a fijarme en ti cuando cualquier noche estemos por ahí.
Y entre toda la gente, mirarte y pensar que daría lo que fuese por conocerte… otra vez.
Y buscar tu mirada entre la gente y ponerme nerviosa si me la devuelves.
Y un poco interesante, que ya sabes que me sale…
Y todo esto, que pase, mientras me siguen temblando las piernas….aún sabiendo que
nos iremos juntas a casa.
Como aquel primer día.
Quiero que no sea el momento toda la vida.
Quiero seguir admirándote allá arriba a la derecha tanto como aquí abajo y donde sea.
Quiero que me quieras, como yo quiero que me quieras.
Quiero quererte como tu quieres que te quiera.
Quiero despertarme cada mañana con la fuerza que me contagias.
Quiero que sigas siendo grande, cada vez que te haces pequeña.
Quiero que me mires y que con la mirada me lo digas todo sin decirme nada.
Quiero seguirte sin llegar a ser tu sombra.
Quiero que te quiero… y vuelvo a quererte.
Quiero quererte tanto que necesites gritar en algún momento ¡basta! Sin ser bruta el significado de la palabra.
Quiero seguir preguntándome ¿Por qué te quiero tanto?
Para seguir llenándome de miles de respuestas.
Quiero que pienses que sin mi ya nada vale la pena, que yo te convenceré de lo contrario.
Y que sea 15 de abril por segunda vez…
Y que no haya más 7 de Noviembres…

Y borrar del calendario el 25 de agosto.
Quiero que aquél al que le dije “que estés donde estés que estés bien” siga aquí aunque no esté.
Quiero seguir echándole de menos esperando a que algún día sea capaz de echarle de más.

Y quiero que papá y mamá, sigan siendo como son, aunque me gustaría que supieran demostrarlo mejor.
Ciertos días, ciertas cosas.


Por querer, quiero..
Que mis latidos latan y se pierdan en la abundancia.
Quiero la tolerancia a mis ideas aunque sean intolerables.
Quiero el respeto de lo irrespetable.
Quiero seguir escuchando que me quieren, hasta que dejen de hacerlo.
Quiero que el silencio aún marque según que momentos.
Quiero sentirme importante, aunque eso no signifique nada.
Quiero seguir queriéndome mucho, pero sin pasarme.
Quiero que el libro de mi vida, de mi presente, de mi hoy, de mi ahora, siga abierto de par en par, escrito en ambas páginas y acabando en un punto y final.
Quiero seguir teniendo ideas de vez en cuando y que de vez en cuando no valgan la pena.
Quiero que los planes que aún están por hacer, salgan bien.
Y que los que no tienen que salir bien, pues que no salgan bien…
Que le vamos a hacer…
Quiero que todo esto que pienso, siga pasando.
A su debido tiempo, a su debida forma.
Y quiero dejar de pedir, porque veo que hoy no tengo fin…


lunes, 1 de agosto de 2011

Tancat

Todo empieza así sin más…

Te pasas todo un año esperando que llegue este mes y de golpe, aquí se planta y empieza la cuenta atrás, contrarreloj día si día también… pero el estrés que produce para nada molesta, es algo así como saber que acaban de empezar y que ya casi se te acaban… para qué enfadarse… la triste vida del trabajador, si quieres lo aceptas y si no te das contra la pared… y los pocos días que tienes los pasas en el hospital.

Y ahora que empieza lo bueno, estoy nerviosa.
No es de extrañar, una amiga mía me dice: tu te pones nerviosa hasta para ir al cine.
Así que entenderme, el tener las entradas de ese festival de verano desde hace más de seis meses, me hace sentir MUY tranquila…
Duermo estupendamente….

El que me tenga que morder la lengua con  Edreams… tampoco ayuda mucho, de momento solo os digo, que mejor no compréis nada a esta compañía… su servicio post venta es de lo más abrumador.

Eso sí, lo primero disfrutar de ese magnifico viaje (si nos dejan, claro), lo segundo que nos devuelvan el dinero de lo que nos han cobrado por error (suyo) y que hace dos meses que va volando de aquí para allá y que no acaba de aterrizar nunca en nuestra cuenta y lo tercero cuando todo esto haya pasado, mi carta de agradecimiento con mis más sinceras palabras….

1,2,3... Yo me calmaré….

Y esta Laura de quita y pon, de callejera viajera, que muere de ganas de volar y aterrizar, se despide de vosotr@s  por lo que queda de mes…

La vuelta será de lo más intensa, con nuevas fotos y aventuras que contar, con un copia y pega de mi carta para que sepáis lo que es una carta amistosa sin necesidad de plantilla… con un moreno de lo estupendo y sobre todo con muchísimas ganas de volver a pasear por mis calles.

See you soon.