lunes, 15 de noviembre de 2010

El fin de la resistencia

Me has enseñado tanto, que mis gracias son infinitas y en bucle vuelven a mi boca una y otra vez para ser habladas en voz baja.

Me has enseñado, una vez terminado, que debo aprender a racionalizar mi entrega, porque a fuerza de costumbres pierden su valor e incluso pueden llegar a ni ser vistas.

Me has enseñado que las palabras que no son dichas, se pudren.
Y las dichas sin sentirlas, no se olvidan... al menos por quien las escucha.

Me enseñaste también, a que no debo justificar las carencias, por triste que parezca, quien las tiene las posee y quien las recibe se las adueña.

Que las dudas las siembran quienes no las recogen.

Que la pasión y el romanticismo son la base y cuando no la hay, todo se vuelve superficial.

Que un beso ardiente puede ser mejor que un polvo frío.

Que la distancia en kilómetros es más corta que la longitud de un suspiro.

Que la falta de decisión y la cobardía a la hora de hablar, hunde a quien lucha por la palabra...

Que una señal de alerta, no necesariamente tiene por qué hacer ruido.

Que no se puede pasar página cuando no existe libro entre las manos.

Que saber querer es todo un lujo para quien puede hacerlo... y un espectáculo para quien lo recibe.

Que no sé qué es más triste si no saber demostrar cariño o no saber recibirlo.

Que no ama más aquel que se deja querer, si no el que sabe devolver.

Que el empeño y las ganas hacen al más torpe, un poco más gracioso a la vez que menos vago.

Que cuando se quiere aprender algo, se puede encontrar a la persona que te lo pueda enseñar.

Que algunas miradas no hablan y que algunas bocas estarían mejor calladas.

Que tenemos que tener ojo y saber de quien nos rodeamos porque por desgracia, nos podemos acabar pareciendo a ellos.

Que la vida puede ser muy divertida, pero habrá temporadas que podrán ser aburridas.

Que cada uno mira para si y a la hora de la verdad, muchos dan la espalda.

Que el estado de ánimo es más importante que en qué estás pensando.


Soy consciente que hoy mis palabras pueden hacer mucho daño, que toda esta verborrea escupida por mi boca es el resultado de toda mi impotencia.

Pero es que hoy, si en un descuido me muerdo… me enveneno y muero.

Mi excusa es que estoy cansada de este tipo de historias sin sentido, del hoy te quiero mucho y mañana ya te olvido.

De fingidos y falsas promesas.

Si, estoy cansada, agotada.

Los sentimientos nunca deben oler a mierda.

Pero también soy consciente de que siempre necesito hablar, tarde o temprano la puta escritora tiene que reventar.

Quizá lo estoy pagando con el más débil.
Quizá.

Pero todo aquello que no dije, conmigo no morirá.
Lo digo esta vez y ya.

Me irrita y no sabes cuanto, el seguir queriéndote tanto.
Que te quise y que lo seguiré haciendo.
Aunque suene triste.

“Quizá te estoy mintiendo,
resulta que no puedo aceptar,
que aún te eche de menos y que este menos vaya aún a más.”

Pero es así, te echo en falta.
Y no te lo repetiré jamás.

Tenía mucho por decirte, mucho más por darte.
Pero todo quedará en silencio.
Guardado.
También sé, que recibí de tu parte, todo lo mejor que supiste darme.

Que nadie me diga lo gilipollas que soy, ya me lo digo yo.
GILIPOLLAS con mayúsculas.
Si señor.

Un paso por delante voy de todo lo que me puedan decir.
Pero presto atención.
Y agacho la mirada al darme cuenta, de que lo que piensa el mundo y lo que pienso yo, va en la misma dirección.

Quisiera poder dormir, quisiera poder olvidarme.
Necesito sacarte de esta cabeza, de este corazón.
Necesito dejar de mentirme a mi misma y aceptar mi derrota.
Y despojarme de la vergüenza que en el baremo de mi estupidez, se ha situado en la cota más alta.

Ridícula calamidad que me ahoga.
Mientras intento mantenerme a flote, cueste lo que cueste.

Empezar a hacer un recuento de todo aquello que me llevo, mientras suma y sigue la vida.
Que la única resta que exista, sea la de la importancia ante las cosas que no importan.
Y que las dudas sean para quienes soporten su asfixia.

Tengo que sacarte.
Tengo que olvidarte.
Dejar de pensarte.
De amarte.
Tengo que dejar de sufrirme y dar un paso adelante.
Tengo que hacer tantas cosas que no hago…
Que no se por donde empezar ni por donde acabar.

“Que empiece el viaje ya…
infinita ingenuidad,
ilusión centesimal,
me creía tan capaz,
con mi cápsula de albal,
mi torpeza fue total,
de tan grande es demencial,
no detecto una señal,
nunca encontraré el lugar…
donde al fin me entienda.“





The New Raemon / El fin de la resistencia







16 comentarios:

  1. es muy sincero, muy nítido, precioso, más por oso que por precio, mejor palabra: valioso :) sí se ciñe más a lo que quiero decir: es valioso (lo eres)
    que tu semana también lo sea :)) un gran abrazoooo, de los tipo oso :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias hermosa. Barcelona me faltó en mi visita a España, será el año que viene.
    Te recuerdo que está a la venta mi novela, Detrás de las sonrisas, en España.

    http://www.mentiraysonrisas.blogspot.com/

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Coincidencia de canciones...
    Besazos guapa

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué puedo decirte?

    Que si existiera un bulevar de los sueños rotos quizá ahí nos toparíamos las dos, contándonos entre lágrimas y gritos lo que nos duele, lo que pasó, lo que no fue con esa otra persona que amamos-queremos.

    Que todo, todo, entiéndeme bien - TODO - lo que has dicho lo entiendo per-fec-ta-men-te.

    Que leerte me ha dolido, me ha hecho sentir lo mismo que yo siento, que leerte fue como aprietar esa herida que ya por días llevo y no aguanto.

    Que decir las cosas ESTÁ MUY BIEN, aunque haya gente que no lo acepte o no esté de acuerdo.
    Querida amiga hablar ESTÁ MUY BIEN, MUY BIEN.

    No callés nunca.
    Si ya oyeron que cuando les queríamos, que también oigan cuanto sufrimiento dejaron.

    Y síiiiii, el dolor que sintamos es responsabilidad de cada quien, sí, sí, lo sé.

    Me gustó mucho lo que ecsribiste.
    no hay mejor catarcis que sacar pá`fuera lo que sentimos.

    Yo no he querido volver a escribir, todo se ha quedado en silencio, no tengo fuerza ni palabra alguna que salga de mí.

    Hoy sigo llorando, a pesar que el tiempo pasa y que la gente lo más que dice es: el tiempon todo lo cura.

    Sigo esperando al tiempo sanador, sigo esperando mientras voy caminando. No queda más. Seguir.

    No sabés lo que entiendo tu escrito, cada palabra, cada letra.

    Hace algún tiempo leyendo lo que escribías enamorada, yo te decía que era muy parecido, incluso te dije que quizá eran historias paralelas, pero a vos te iba bien y a mi no tan bien.

    Pues hemos llegado al mismo punto.

    Un abrazo Lau, espero estés y sigás muy bien.
    Cuidate mucho.

    Escucha: llora, patalea, grita, berrea, has todo lo que desees hacer en este momento, tenés todo el derecho, es nuestro derecho, de haber amado con tanta fuerza y luego quedarnos sin saber qué hacer con todo eso, más que callarlo.

    Beso, luz y un saco grande de magia.

    ResponderEliminar
  5. Cuantas son las cosas que alguién puede llegar a mostrarte. Un besote grande grande!

    ResponderEliminar
  6. Un beso guapa..ánimo..poc a poco

    ResponderEliminar
  7. Y cuando estás metida hasta el cuello en esas historias,suele ser mejor salir corriendo, cerrar los ojos, fuerte, muy fuerte e intentar no volver nunca la vista atrás.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. ME EN CAN TO!
    simplemente eso.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Mi bella, mi hermosa Laura. Ya sabes que te apoyo en todo lo que necesites y en lo que pueda hacer por ti a pesar de la distancia que nos separa.
    Ere sun ser HERMOSO, siempre ten eso bien presente.

    Siente un gran abrazo, lleno de amor y mucha luz para tu corazón.

    Mariana.

    ResponderEliminar
  10. hay no, hay no!! no sé cuando de real ni cuanto de ficticio tenga... pero duele y hay que hacer por eso y que todo se sienta un poco menos
    y es que te entiendo, me identifica y no pudieron ser palabras mas certeras!
    animo preciosa que eres un sol!

    ResponderEliminar
  11. Ufff, menudo "sincericidio"... Me dejas sin palabras, en serio, pero con las manos abiertas , como tu corazón.

    Siempre, un beso.

    ResponderEliminar
  12. el rencor y la rabia no llevan a ningún sitio, no ayudan a estar mejor... pero están bien para desfogarse, así que no lo juzgo. quedarse con los buenos momentos, ese es el camino ;)

    un beso.

    ResponderEliminar
  13. Ole, ole y ole tu!! muchos besitoos de animo ;)

    ResponderEliminar
  14. Duro texto donde los haya, pero se nota q es de los q salen de dentro, de los q se sienten en cada poro de la piel...
    Duelen todas esas cosas q te han enseñado... duele tener q aprenderlas...
    Laura, solo decirte q mucho ánimo,q la clave ya la tienes, solo tienes q aprender de todo y q sirva para el maravilloso futuro q seguro te espera cuando menos lo imagines.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Anónimo7/4/13 7:24

    "El amor así como hoz corona hoz crucifica"

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...