viernes, 5 de noviembre de 2010

Buenas noches...

Despierto cada día, con la sensación de que hoy será el día…
Duermo cada noche, con la sensación de una derrota, de una batalla perdida…

En la cama, lugar que siempre me recuerda a ti, busco la postura cómoda que me haga dormir.

Palabras y más palabras que me acercan cada día más a ti.

En mi cabeza no existe otra cosa, eres primer y último pensamiento.

Tapando y destapando mis neuronas, protegiendo mis sentidos cuando pasan del calor al frío.

Me pasé toda la noche hablándote en voz alta, para ver si me escuchabas.
Deduzco que en la distancia, no escuchaste mis huecas palabras.

Y en este insomnio repentino, que me hace balancearme sobre la cama, no hago mas que imaginarte en ese lado que ya te adueñaste y que anda frío buscándote.

Imagino tus formas convertidas en palabras.
Imagino tus palabras dándonos forma.
Imagino ese próximo encuentro.
Esa posible mirada.
Ese dulce beso.

Imaginando paso la noche, sueños dentro de sueños que me hacen soñar despierta, mientras desperezo lo que queda de mi pereza y saco a flote la poco energía que queda.

El café en una gran taza, pequeños sorbos, legañas…
No he dejado de pensar en ti desde esta madrugada...
no quiero dejar de pensar en ti durante lo que me quede de día...

Clara, directa, sencilla.
Buenos días.

9 comentarios:

  1. ni dejar de hacerlo la vida entera!! hermoso como siempre :) (L)

    ResponderEliminar
  2. No hay duda: a ti lo que te pasa es que sufres la más agridulce de las enfermedades: estás enferma de amor!

    ResponderEliminar
  3. Lau...

    ¿Será que estamos viviendo vidas paralelas?

    Algo así como que lo que vos vivís yo igual. O es que estamos de remate locas y ese es el común que parece ser pero no es.

    Tus últimos post me han dado de hacerles copy paste y enviárselos a ella.

    Es como si yo pudiera escribirlos casi que igual.

    No lo hago porque creo que aún y parecidas las situaciones son muuuuuy diferentes.

    :( Y eso le mete nostalgia, dolor y tristeza a mi historia.

    Cuidate.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. AAAAAyyyyyy!!!!!
    Esa enfermedad que nos hace sentirlo todo exponencialmente, nos sublima de felicidad o nos hunde en la más triste de las miserias.
    Es como montarse en la montaña rusa, hay que vivirlo.
    Es bonito sentirlo incluso cuando no es correspondido, pero hay que tener cuidado, puede resultar peligroso.
    Embelésate, recréate y disfrútalo, porque, querida amiga, es pasajero.
    Un beso, me encató tu entrada.

    ResponderEliminar
  5. La noche, ese tiempo q nos lleva a la introversión más profunda... a descubrir lo más puro q llevamos dentro...
    a despertarnos cada mañana como dices, con una ilusión a lo q nos pueda deparar la luz del día.
    Me encanta, alguna vez he estado reflejada en lo q cuentas ;)
    Besazos

    ResponderEliminar
  6. La nostalgia nos hace débiles y valientes, nos hace buscar lo que fue y es importante.

    Saludos!

    P.D: hoy suena especialmente musical

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras nunca son huecas, querida Laura. No dejes de pensar, ni de soñar, ni de escribir...

    Un beso

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...