jueves, 28 de octubre de 2010

Como decirte...

Perdón por querer siempre un beso más.
Una caricia más.
Una sonrisa más.
Una gracia más.
Un suspiro más.
Uno más de todo, de lo que tú me quieras dar.

Perdón por querer decirte siempre algo más.
Quedarme a veces sin palabras ya…
¿Como podría decirte y que resultara original…
lo mucho que te quiero…
lo mucho que te amo…
y que el futuro lo veo tan sólo a tu lado…?

¿Cómo?

.

domingo, 24 de octubre de 2010

Tic, tac, tic, tac...

Tic, tac, tic, tac…

Reloj incesante, incansable… que arrastra los segundos, los minutos, las horas… hasta cada nuevo amanecer…
Y yo, hoy, amanezco sin ti…
Sin tu cuerpo en mi cama, sin tu pelo en mi cara, sin tus piernas entrelazadas, sin tu espalda en mi aliento que te busca para darte un beso…

Estoy al frente y de frente, sin trinchera donde esconderme … blanco de diana que al pecho me disparas… yo herida me levanto de nuevo, para ponerme una y otra vez en tu punto de mira… caeré y me levantaré aunque me dispares mil veces… quiero ser la presa que alces como trofeo, cuando acabe esta guerra y claves en mi tu bandera.

Tic, Tac, tic, tac…

Guerra de palabras, guerra de sueños, guerra de sentimientos que me deshidratan ante la falta de un oasis donde beber… quiero beberme la sed que me das en cada despertar… desayunos faltos de besos y llenos de sueño…también de sueños que se van paseando ante mis ojos hinchados y que voy adivinando poco a poco… mientras voy matando mi sed con un simple café…

¿Como puede ser que te eche de menos cuando aún no te has ido?.
¿cuando aún no has venido…?.
¿como puedo echar de menos lo que aún no he tenido?.

Tic, tac, tic, tac…

Escucha el sonido de las gotas… plic, plac, plic, plac…
Las gotas de dentro, del sudor que me provocas… insonoras resbalan sobre tu cuerpo, sobre una cama que acaba empapada… como si trasladada a la intemperie… absorbiera toda el agua…

Tic, tac, tic, tac….
Tiempo que me da vida y que también me la quita…

El tiempo se convierte en aliado o en mi ladrón más odiado…todo depende…
Porque me quita y me resta las horas del día, hasta que de nuevo entras en mi vida…

Entra… quiero cerrar la puerta… quiero encerrarme contigo infinitas horas… acorralarnos en un metro y medio de espacio… y arañarnos la existencia con telas de seda…

Creo que nunca sentí tanta pasión, tanto deseo, tantas ganas de hacerlo…

¿Como puedes hacerme sentir así…?

Tic, Tac, tic, Tac…

viernes, 15 de octubre de 2010

Ayer, hoy, siempre

Escribo, vuelven las letras.
Que mudas silenciosas siguen siendo pensadas, pero no habladas.
Por esta mente que a veces me traiciona… por esta parte racional que a veces me agobia…
Entender que esta pasando algo, vidas paralelas que por fin se juntan…
Saber que después de la tormenta siempre viene la calma.

Tus ojos.
Tu boca.
Mi triángulo de las Bermudas.

Mi círculo cerrado….
El pez que se muerde la cola….

Tu boca.
Tus besos…
Bucle infinito.

Me siento indefensa, porque simplemente, me dejas sin defensas… hasta el muro más alto puede caer cuando te acercas.

Ideas, letras, palabras… que me traen hasta donde estoy, ante este espejo en el que reflejo lo que siento.
Tiembla mi barbilla, brillan mis ojos, no quiero llorar pero lloro.

Es duro darse cuenta de esas pequeñas cosas, de creerte algo y al momento nada, de transformar una vida en otra, de no perderse por el camino, de sentirse siempre motivada, de querer ser siempre niña y de golpe tener que ser gran mujer…
De tener la cabeza llena de dudas, de miedos, de fantasmas, que me hablan susurrando durante esas horas que parecen eternas, que no acaban… que no cesan.
Quizá debería hipnotizarme para olvidar, para no seguir igual… poder cambiar.
Pero entonces mi vida, dejaría de ser mi vida…
He aprendido a vivirla…
Así tal cual vino, la vivo.

A veces oigo mi voz interna con voz desagradable, con tono sarcástico, irónica ante palabras, gestos, promesas que no se si podrán cumplirse…

¿Hay alguien que me pueda decir que hacer?
¿Alguien que me pueda hacer sentir en calma?
¿Alguien que me abrace y me diga que todo va a salir bien?

Si, lo hay.
Existe ese alguien y ese alguien eres tú.
Sólo tú.

Haces fácil mi dificultad.
Fácil.
Difícil.
Que ambigüedad.

Difícil por el momento, este momento que estoy viviendo en esta que es mi vida y que a veces me parece injusta.
Fácil porque tu alisas mi camino lleno de baches y grandes montañas.
Ambiguo porque parezco no tener claro un punto fijo.
Y lo tengo.
Un punto fijo, un punto de partida.
Sé de dónde salgo y sé a dónde vuelvo.
Y siempre vuelvo.
A TI.
Adoro como eres y estás y como me dejas ser y estar a mi.
Como me desnudas de cuerpo y alma.

Dicen que la distancia es el olvido y van pasando las horas, los días… quizás se va haciendo más grande el recuerdo pero más lejano el deseo…
Puede ser que me obligue a mi misma a hacer cosas que quizás no me apetecen, pero creo que esta es la única manera en la que a fuerza de costumbres romperé con unos lazos que hace tiempo se enredaron y cuyo nudo es imposible soltar.

Sé que ayer pude extrañarte, pero sé que ayer entendiste muchas cosas.
Y sé, desde ayer, lo mucho que me quieres.
Llorar sienta tan bien… aunque rasgue por dentro…

Me hiciste sentirme única…
Y única me sigo sintiendo.
Y me siguen temblando las piernas, cada vez que te veo.
Me haces tanto bien…

Gracias por cuidarme, por escucharme, por besarme, por darme ese abrazo cuando más lo necesitaba, gracias por llorarme y por reírme en cuestión de tan solo unos segundos.
Gracias por estar, por ser, por querer…
Gracias por estos seis meses.
Gracias por tanto amor.

lunes, 11 de octubre de 2010

A veces se me olvida...

A veces se me olvida…
Que somos dos y te convierto en una.
A veces se me olvida…
Que debemos irnos juntas y no te espero por impaciente.
A veces se me olvida…
Como te pensé en el pasado y como te pienso en mi presente.
A veces se me olvida…
Decirte lo que siento y los piropos se me empiezan a quedar cortos.
A veces se me olvida…
El sonido de tus besos y voy cazando el ruido de su rastro.
A veces se me olvida…
Que eres toda una mujer y te hablo como a una niña.
A veces se me olvida…
De que esta hecho el tiempo y voy perdiéndolo.
A veces se me olvida…
Preguntarte si te gusta tu vida.
A veces se me olvida…
Que la vida contigo es mucho más vida.
A veces se me olvida…
Que soy un autentico desastre y me creo única.
A veces se me olvida…
Decirte lo feliz que me haces y tan solo puedo dedicarte sonrisas.
A veces se me olvida…
El dolor, porque tu lo transformas en amor.
A veces se me olvida…
El propio olvido.


Pero nunca olvido…
Que eres un regalo.
Eso no, eso nunca lo olvido.