martes, 30 de marzo de 2010

Cenizas

El peso de la noticia aún cae sobre mi como una losa.
Losa pendiente de grabar.
Inscripción dolorosa que perdurará durante los años a restar.
Reduciendo el cuerpo con los recuerdos para enterrarlo bajo tierra como tesoro que no queremos que los demás vean.
Adornos florales que marchitarán… junto con la vida, que se encerró y ya no saldrá nunca más.
Mientras acompaña mi pena el recordatorio de lo bueno que eras.
Tristezas y añoranzas.
Cementerios vivientes en el día de todos los santos y en el santo día de todos.
Lugares aterradores.
Preferí no encerrarte en ningún lugar.
Como tu querías.
Como ahora, después del tiempo quiero yo.
Esparcí al viento lo que quedaba de ti, junto a un árbol, en una montaña.
Montaña a la que llaman sagrada.
A la que regreso de vez en cuando a hablarte… para que no estés solo.
Para que no te sientas solo.
Nunca solo.
Siempre contemplo aquel bonito paisaje contigo.
Sentada en aquella piedra, mientas fumo… y avivo tus cenizas.
Mientras me emociono sin querer.
Y te hablo como si me hubiese vuelto loca.
El viento me refresca.
Cala mis huesos.
Y entumecida me voy, sabiendo que me costará regresar a aquel lugar.
Siempre me cuesta.
Pero siempre vuelvo.
Creyendo inocente que me esperas…
Que me ves llegar…
Que te sientas a mi lado…
Y nos fumamos juntos en una tarde, la vida que ya no te queda.





                                                 
  Montaña de Montserrat/Cataluña

lunes, 29 de marzo de 2010

Pequeñas niñas grandes

Hay dos cosas en esta vida que tengo muy claras.

Una es mala... la otra, sois vosotras.

sábado, 27 de marzo de 2010

Una piedra

Me puedes contar lo que te pasa… vamos, bueno si quieres, si te apetece.
Lo se, pero es que no me apetece escucharme una vez más… me aburro a mi misma con la historia.
Entonces… ¿quieres estar en silencio?
Al menos por un rato…
Vale, no hablaremos… pero toma esta piedra.
¿Y que hago con ella?
Lo que quieras.
¿Puedo no hacer nada?
Te he dicho que puedes hacer lo que quieras…



Pues, sabes qué… que hasta la piedra me molesta, me pesa…
Tírala.
Tu primero.
(con un ademán amigable lanzó su piedra… unos metros más allá, la piedra aterrizó como encajando en algún lugar)
Te toca.
(con un ademán violento lanzó su piedra… pero la piedra no aterrizó en ningún lugar)
Le has dado alas a tu rabia… ¿te has dado cuenta?
Si…
Ahora ya no sabrás hasta donde llegará, ni a quién le dará.

jueves, 25 de marzo de 2010

Gitana (R)

En este mercadillo ambulante, del todo compro, todo vendo, del todo tengo, todo quiero.
En este día gitano festivo, en el que rompo mi camisa.
En que me caso conmigo misma.
En que puse por horca mi corbata y rasgué mi bellísimo vestido.
En el que llene de flores mi vida y olvide regarlas.
En este día, tan mágico.
El que es, el más feliz de mi vida…
Me pongo una única alianza, para recordarme que no es más rico el que más tiene, si no el que menos gasta.

                                                                                                  Escrito el 9 de Junio del 2009

martes, 23 de marzo de 2010

He dicho que no

No quiero llorar, no quiero llorar, no quiero llorar, no quiero llorar.
No quiero llorar, no quiero llorar, no quiero llorar, no quiero llorar.

No voy a llorar, no voy a llorar, no voy a llorar, no voy a llorar.
No voy a llorar, no voy a llorar, no voy a llorar, no voy a llorar.

                                    Y no he llorado.

                                                                                     Bueno…
                                                                              solo un poco.

domingo, 21 de marzo de 2010

Esta boca

Esta boca, que en silencio rota, se habla a si misma hasta entender las cosas.
Esta boca que a veces enmudece, se ensimisma y me hace compañía.
Esta boca que autista, me encierra callada en mi propio mundo y silencio.
Esta boca que … como la tuya, cerrada, ni dice ni habla nada.
Porque tu no querías y sigues no queriendo.
Y yo no quería pero me sigo mintiendo.
Esta boca que acompaña miradas, creyendo administrarlas.
Esta boca que a veces se muerde a si misma, por tener ya la lengua destrozada.
Esta boca que de vez en cuando duerme, sintiéndose relajada.
Esta boca que además de hablar, aprendió con el tiempo a escuchar.
Esta boca que a veces no habla pero que para ti, siempre está llena de buenas palabras.
Esta boca que necesita decirte lo que siente y que cobarde y muda, calla.
Esta boca que quiere, pero cree que no debe.
Esta boca que podría hablar más alto, pero nunca más claro.
Esta boca que siempre quiere besarte, pobre… sin tregua y terca, lo intenta.
Tu picotéame cuando, donde y cuanto quieras.
Que yo me dejaré en todas ellas.
Esta boca que hoy habla entre líneas y que espera que cuando las leas, no te dejes ninguna.
Esta boca que hoy sin ti se acuesta, sin respuestas.
Con la sensación de haber dicho mucho más de lo que los dedos han escrito.
El resto me lo reservo para decírtelo cuando despiertes conmigo y entre sueños, nos usemos las bocas y a besos, nos desayunemos.

martes, 16 de marzo de 2010

Un defecto

- Dime una cosa que no te guste de mi.
- Eso es difícil.
- Dime una, sola una.
- No pienso jugar a eso.
- Pero ¿Por qué no?
- Pues porque no.
- Eres una aburrida.
- Lo que tu digas.
- Paso de ti.
- Yo también, como ves.
- Sabes que, que creo que no me lo dices porque no tengo ninguno.
- ¿Ah si? ¿Eso crees?
- Si.
- Deberías dejar de sentirte el ombligo del mundo y volverte un poco mas humilde.
- ¿Me estás llamando egoísta?.
- De mi boca no ha salido…
- Lo has insinuado.
- Pues mira, no.
  El único motivo por el que no te digo un defecto es que entre tantos, no se cual  escoger.
- Eres una estúpida.
- Y tu una egocéntrica.
- ¿Egocéntrica yo?
- Si, tu, tu, tu... Necesitas que te alegren los oídos constantemente.
- Eso no es verdad. Te estoy pidiendo un defecto, no una virtud.
- ¿Tu sabes eso de que hay reproches que alaban y elogios que desprecian?…
   el que rechaza elogios muestra su deseo de ser elogiado dos veces… y el que
   los pide a gritos manifiesta un alto desconocimiento de si mismo.
- ¿Y que me quieres decir con todo eso? Porque no estoy segura de haberlo entendido.
- Lo sé, lo que quiero decir es que tu solo escuchas lo que te interesa y siempre acabas
  negando lo que se te afirma.
- Eso no es verdad.
- ¡Lo ves!.
- ¿Qué?.
- Que ya lo estas haciendo otra vez.
- Yo no estoy haciendo nada… ¿me vas a decir un defecto o no?.
- Eres una cría.
- ¡ja! Habló la madura.
- Algo más que tú si que lo soy.
- ¿Ah si? Demuéstramelo.
- Ya te lo demostré. Me pedías un defecto y sin que te dieras cuenta, te escupí tres.
  ¿Contenta?
- No te soporto.
- ¿Sabes? a veces, yo tampoco…

domingo, 14 de marzo de 2010

Te he echado de menos hoy

Abre tanto tu boca para besarme que acabes notando un ligero dolor en tu mandíbula.
Cierra tus ojos al hacerlo.
Acaricia mi cara mientras lo haces.
Apriétame el cuerpo.
Abrázame fuerte… como si creyeras que me fuese a ir, que yo no me iré a ningún sitio.
Mírame… y demuéstrame una mirada impotente aunque no pronuncies palabra.
No te vayas, quédate conmigo… no haremos nada.
Si quieres lo único que hacemos, es hacer como que no sentimos nada.
Y nos engañamos en silencio y nos creemos nuestros propios cuentos.
Invéntate lo que quieras, que yo ya me he inventado lo nuestro.


       Los secretos - Te he echado de menos

sábado, 13 de marzo de 2010

Viernes

Descubrí que hoy es viernes.
Sin darme cuenta durante todo el día… anduve como si fuese un lunes cualquiera.
Me calcé esta mañana un par de botas y ese fue mi paso por el, andar pisándolo.
Y ahora que me descalcé y ando así por la casa, sin nada… elevo los pies como en un ejercicio más mental que físico, me medio tumbo en mi butaca y busco el equilibrio entre mis andares y mis palabras.
Es viernes y los viernes son cortos.
Reduzco mi jornada laboral, agrando mi cansancio, amplio mis planes y limito mis preocupaciones.
Cuelgo las botas, cuelgo la maleta, cuelgo la chaqueta y cuelgo mis palabras.
Como cordones anudados entre si, abrazados, emparejados.
Así siento mis sentidos, unidos.
Es viernes y los viernes casi siempre escribo.
No se porque.
Tampoco le busco una explicación.
De todas maneras, la respuesta creo que no hará cambiar nada, ni en mi mundo ni en el de los demás… así que seguiré sin intentarlo.
No todas las preguntas tienen respuestas.
De las respuestas a veces, nacen nuevas preguntas, de las que tampoco encontraremos respuestas… así que evitaré entrar en un bucle inútil que no me llevará a ninguna parte.
Escribo por placer, por puro y puto placer.
Las ideas a veces se me amontonan y me empujan por detrás, como cuando en fila india hacemos cola como indios y esperamos nuestro turno.
Otras veces esas ideas, pierden la verticalidad y actúan como lo hacemos todos en un plan de emergencia, van por donde quieren, no respetan las normas de seguridad y evacuan por la primera salida de emergencia que encuentran.
Salvada yo, salvado todo el mundo.
Que egoístas nos volvemos cuando estamos solos.
Pero es la triste verdad.
En este rincón de mi casa, en este rincón de absurdas palabras, en este rincón de sueños casi rotos donde no existen silencios, me transformo en nada y me dedico a hacer el canelo… mientras irremediablemente va pasando el tiempo.
Expectante ante las teclas me voy sucediendo en un mundo inventado por mis manos en el que a veces no me entiendo ni yo.
Pero que más da todo, lo importante al fin y al cabo es ser feliz.
Y en este momento, hace un momento y dentro de un momento, yo lo soy, lo he sido y lo voy a seguir siendo.
No voy a pedir otra cosa, más que seguir disfrutando de este viernes que felizmente llega a su fin.

jueves, 11 de marzo de 2010

Un día en el parque (R)

Una mujer corriendo, llegaba tarde, a no se sabe donde, corría fatigada, corría…
Niños que cruzaban en fila, seguían a un líder, gigante de gigantes, admiración constante…
Un dueño, de su perro… que hablaba al animal, como si este pudiera entenderlo… ¿Desquiciado?
Un perro adueñado, que saltaba sin parar, que hablaba ladrando.
¿Déspota?
Palomas picoteando manjares divinos, gratuitos.
Platos en el suelo. Sin vino.
Pájaros volando, con destinos migratorios.
Cielo abierto. Sin pagos.
Escuelas, parques, pisos, negocios.
Incesante goteo de gente olvidadiza que corre en busca de lo que anda falta.
Ancianos. Cansados.
Zapatos. Variedad infinita de estilos.
De colores y oscuros.
Laborables, deportivos, de estar por casa, de vestir, gastados, caros, de bazar barato.
Carritos de niños.
Carros de compra.
Llenos. Vacíos.
Que van o vienen, quien sabe.
Gente. Gente. Gente.
Relojes.
Unos obsesionados y otros inútiles.
Que ordenan y mandan.
Tiempo que pasa, que marca la pauta.
Autobuses llenos de gente.
Adolescentes modernos, que se creen que se comen el mundo y es el mundo, el que se los come a ellos.
También se comen, entre ellos.
Me quedo perpleja al ver esos besos.
Yo a esa edad no pensaba, en eso.
No quería. No podía. No sabía.
Sigo perpleja.
Desvío mi mirada sin saber donde plantarla.
Miro mis zapatos.
No pienso en nada.
Me enciendo un cigarro.
Humo para disipar más mis pensamientos.
Que ando en todo y no ando en nada.
Y así pasa mi mañana.
Sentada en un banco.
Sentada en un parque.
Jueves al sol.
Improvisado.


      Love of lesbian - Un día en el parque


Escrito el 23 de Mayo del 2009


martes, 9 de marzo de 2010

Un día cualquiera

Hay días raros… días extrañamente raros… en los que mi sentido del humor se agudiza y me acabo creyendo todo aquello que veo, escucho o me invento.
Hoy me siento bien.
Hoy me siento Flex.
Digamos que he tenido un buen día..
Y ayer también.
Un día perfecto.
Mejor dicho, dos días perfectos.
Ayer nevó, si si habéis leído bien, un 8 de Marzo cualquiera… se puso a nevar en Barcelona… fue mágico, ideal para no salir a trabajar, encerrarme en casa y ver películas en el sofá… y hoy todo el día con ganas de gritar “ Feliz Navidad“…la verdad es que es curioso, yo que odio la Navidad…. hoy sentía el espíritu navideño como nunca…
Y hoy luz, sol… el mundo se esta volviendo loco… últimamente tiene unos cambios de humor… que no hay quien lo entienda.
De golpe se abre, tiembla, ruge, llora, se cabrea, ¿algo le pasa a la tierra?
Y yo no se que es…
Y de la helada al calor.
El día se puso amable.
Y fue corto.
Inexplicablemente corto.
Inspirador.
Cómodo.
Solitario.
Y gracioso…
Abro mi correo, spam…
Decía: Laura, eres consciente de que tu sonrisa vale mas que mil palabras….
Si si lo se…. (supongo que era de alguna clínica dental… no se… enviado a papelera….Mi sonrisa a la basura….que desfachatez.
Pongo gasolina:
Hola dice la maquina, hola digo yo….
a elegido gasolina sin plomo 95...lo se lo se, he pagado por anticipado….
adios….gracias y buen viaje….
Yo no se si es que no he prestado atención hasta hoy o siempre habla tanto pero tengo miedo de volver y que me pregunte si lo quiero solo o con leche….
Vengo a casa, me conecto, abro el correo, abro el Facebook y concurso de entradas para un concierto este viernes… bien, hacían una pregunta y tenias que enviar la respuesta por un privado, yo ni idea… (pero ni idea eh) y un iluminado que contesta en el muro, la Laura que a los dos segundos copia y pega la respuesta y la envía por un privado….
Felicidades Laura, has sido la ganadora de una entrada doble para el concierto de este viernes….
Al iluminado que le contestan en el muro, diciendole...lo sentimos Laura G ha sido la ganadora del concurso...pero gracias por participar.
Y yo… que contesto, por privado, gracias gracias, es que la respuesta era muy fácil….
En fin, días simpáticos… días de aquí al viernes en que me pondré a escuchar a este buen hombre para conocerme alguna de sus canciones… y tararear algo…. Eso si soy capaz de olvidar al surtidor parlante de aquí a entonces….
Lo dicho, un día tranquilo.
Otro día cualquiera de mi vida.

viernes, 5 de marzo de 2010

Reflexiones

Sobre el amor, las parejas y los que SOLO son amantes...


Para mi opinión, lo que pronto se promete, pronto se olvida.
Hay cosas que es mejor decir, cuando hay una mirada que observa mas que unos oídos que escuchan.
Me he dado cuenta que todo lo nuevo sorprende pero que todo lo abundante, cansa.
He aprendido que las cosas cocinadas a fuego lento saben mejor.
Que soy puro nervio, pero de ritmo lento.
Que he recelado mis celos durante largo tiempo y casi he llegado a creerme que los mismos, son propios miedos y digo casi, porque no todos llegan a aprender en esta vida la difícil tarea de ser fiel.
Que los infieles se dedican a dejar un montón de frentes abiertos en pie de guerra, mientras los demás cavan trincheras.
Que el que no me quieran como yo quiero que me quieran, tan solo me inculpa a mi por seguir esperando o creyendo que si habrá alguien que me quiera como yo quiero que me quiera.
Una luz divina me enseñó, que quién no sufre, no aprende, no supera y no arregla.
Y digo sufrir así, SUFRIR.
Cuando se sufre de verdad, en otros aspectos de la vida, una se da cuenta que el sufrimiento del amor a veces resulta un tanto banal.
En definitiva que los celos lo único que aportan son dudas sobre la sinceridad, dudas sobre los sentimientos y sobretodo dudas al ego, al orgullo y a la caída de cabello.
Que cuando una se enamora inexplicablemente sus ojos dejan de ver.
Dejan de ver, dejan de buscar y dejan de responder.
Que uno mas uno, siempre suman dos.
Que en una pareja, dos hacen un centro.
Un centro con dos sombras que no deben convertirse nunca en una.
Que cada una tiene que tener autonomía y decisión, para seguir con su propia vida sin anular la de los demás.
Cuando anulas o te anulan, es como intentar convencer a alguien del mucho amor que hay dentro, mientras dentro parece no haber nadie.
Que intentar olvidar a alguien, a veces es no dejar de pensarle.
Que resulta mas fácil que el otro decida marcharse cuando una ni quiere ni puede echarle.
Y que por desgracia, nada dura eternamente.
Aprendí que las pequeñas cosas, los pequeños detalles son los que mas echamos de menos cuando alguien decide marcharse.
Los más tontos, los mas insignificantes, son los que mas duelen.
Que la rutina dura el tiempo que cada uno le asigna.
Que quien quiere, puede.
Pero que a veces no pueden todos los que quieren.
O no saben aun queriendo saber.
He comprendido que mis andares despreocupados son el resultado de unas espaldas fuertes pero un tanto cargadas.
Que andar contra-corriente es intentar andar el mismo camino haciéndolo complicado… que es mejor no ir en contra-dirección para con la gente y que siempre hay que respetar los prohibidos y los ceda el paso.
Y que en los callejones sin salida es mejor no meterse porque nunca se sabe si seremos capaces de salir.
Porque una cosa he aprendido con mayor hincapié sobre las demás.
Y no es otra que afirmar que somos animales de costumbres, que quien se hace a uno mismo de una manera concreta es casi imposible que cambie.
Que se puede cambiar, pero que es una decisión que uno mismo se debe imponer.
Cuando el cambio te lo imponen los demás, parece que de golpe llegan los carnavales y hay que disfrazarse.
Lo dicho, quien debe, si quiere, puede.
Pero siempre hablándose uno consigo mismo.
No escuchando a los demás.
Solo así, los cambios son posibles.
Yo cambie un buen día hace ya muchos años en que me di mucha pena a mi misma.
Por desgracia. Pero lo hice…
Que es bueno llorar, pero es mucho mejor reír.
Y que a mis 31 años, aunque la neurona que me queda a veces se me despiste… goza de una sensatez y lealtad difíciles de explicar… a quienes ni saben ni quieren escuchar.

Yo se como quiero que me quieran….¿sabéis vosotros, como queréis que os quieran?

miércoles, 3 de marzo de 2010

Pecado (R)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco dedos.
Una mano.
Uno, dos, tres, cuatro, cinco dedos.
Dos manos.
Diez dedos.
Dos timones con rumbo tu cuerpo.

Inquieta tu pasión.
Inquieto mi ego.
Naufrago en deseo.
Me pierdo.
Ansío lo que no tengo.
Lo busco.
Lo encuentro.
Me adueño.
Rozo tu pecho.
Te observo.
Acaricio tu espalda, tu cuello, tu muslo, tu sexo.
Paro.
Retrocedo.
Empiezo de nuevo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco los besos.
Uno, dos, tres, cuatro, cinco los mordiscos.
Bocados de carne, que al punto, sirvo en mi plato.
A la mesa me siento, a la mesa me acerco.
Mesa transformada en cama.
Bebo, como, saboreo.

Rodeos.
Infinitos rodeos.
Volteos.
Vueltas y vueltas doy, para encontrar lo que tienes para mí, dentro de tu cuerpo.
Bendito tu cuerpo.
Tesoro encontrado.
Tesoro admirado.
Sonidos, suspiros, susurros al oído.
Me estremezco.

Una, dos, tres, cuatro, cinco las caricias.
Una, dos, tres, cuatro, cinco las miradas.
Dos ojos que me miran.
Par de dos.
Par perfecto.
Alientos cálidos que se abrazan, que se hablan, que se dicen mucho, sin decirse nada.

No hay palabras.
Solo miradas.
Solo deseo.
Solo dos cuerpos, que desnudos se enlazan.
Se aman.
Que se lían entre las sábanas.

Nudos que se deshacen.
Fácilmente.
Como nudos corredizos que uno tras otro se desatan.
Desechos de piel, desechos de hilo.

Hilo rasgado por dedos y uñas que arañan, aprietan y rompen las sábanas.

Escalofríos. Espasmos. Temblores.
Por fin, orgasmos.

Llego.
Llegas.
Llegamos.

Empezamos la partida y la acabamos.

Silencio.
Abrazos.
Besos.
Sentimientos volcados.
Pasión desenfrenada y deseo entregado.
Sin baremo, sin límite, sin retroceso, sin medida.
Trueque perfecto.

Ansias calmadas.
Aromas y sabores distinguidos.
Reconocidos.
Degustados.
Saboreados.
Catados con gula, pereza, soberbia, avaricia, envidia, lujuria e ira.
Siete son los pecados capitales.
Infinitas las veces que deseo pecar y ser perdonada.
Pecados por los que pido perdón, a ese ojo que todo lo ve, por ser débil y caer en la tentación.
Por morder la manzana, dejarme llevar y no aprender del ayer.

¿Pero qué puedo hacer yo?
¿Qué culpa tengo?
Si al ver tu cuerpo desnudo, pierdo el sentido.
Sentido que encuentro al hacerlo contigo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco los sentidos.
Vista para verte. Aprenderte.
Oído para escucharte. Entenderte.
Olfato para olerte. Respirarte.
Tacto para tocarte. Rozarte.
Y gusto para saborearte. Y sin más, besarte.

Cinco sentidos, al que hoy, esta noche, añado uno.
Corazón para cuidarte, corazón para quererte.
Simple latido, para gozar amándote.


Escrito el 15 de Mayo del 2009