jueves, 21 de enero de 2010

Pecas

No me resulta extraño, desconocer y por lo tanto descubrir que tengo una mina de pecas en los hombros.
Me enseñaron que tengo que mirar siempre hacia delante y nunca me ha dado por coger un espejo y utilizarlo como retrovisor para mirar hacía atrás y observarme.
Así que no me sorprende, bueno quizá si… porque después del descubrimiento, reconozco que me puse de costado ante el espejo y que deje de contar mis pecas una vez alcanzada la treintena…
Si siempre han estado ahí y no me he dado cuenta hasta el día de hoy y porque me lo han dicho, pienso que hacer un inventario “pecal” a mi edad, además de sorprendente puede resultar también un poco estúpido por mi parte…. Por no hablar de la perdida de tiempo que todo ello supone y de que no voy a cambiar el mundo peca arriba peca abajo.
Después de esta filosofía barata auto-regalada, me he sentido mucho mejor al darme cuenta de que conozco a la perfección la situación, forma y dimensión de mi ombligo.
Quizá sea porque solo tengo uno… o quizá porque lo tengo situado en la parte frontal y al alcance de mi vista cansada.
Y si, hoy me siento feliz y por fin entiendo el dicho aquel de que nunca te acostarás sin saber algo más.
Hoy se que soy una pecosa al natural y que no necesito del sol para que mis pecas salgan de su oscuridad a pasear.
Después de 30 años, casi 31... Descubro que no me estudio al milímetro y que aún ahora, después de tanto tiempo, hay zonas de mi cuerpo que sigo desconociendo.
De todas maneras, a ti, que lo descubriste, te pido que sigas fijándote y regalándome tantos detalles desconocidos para mi… porque me encanta escribir sobre ellos… de esta forma tan sarcástica e irónica que tengo cuando hablo de mi misma y que sin duda, me hace reír muchísimo.


Damien Rice- Blowers daughter

Pd. Si no puedo quitar mis ojos de ti, ni puedo apartarte de mi mente... es normal que mis pecas se vayan de paseo y que yo, ni siquiera me de cuenta.

13 comentarios:

  1. Parece que nos conocemos mucho y siempre acabamos sorprendiéndonos de nosotros mismos.
    Si hay que "pecar" se "peca"..que para eso está el verbo jeje.
    muaks

    ResponderEliminar
  2. Siempre podemos encontrar rinconcitos nuevos, incluso en nosotros mismos...
    La canción me encanta!
    Un besoooo!

    ResponderEliminar
  3. Ains 30 casi 31, yo también estoy ahí...pero a mi en vez de pecas me encuentran canas XD no es lo mismo eh...

    ResponderEliminar
  4. Nos damos cuenta de que no nos conocemos del todo cuando de pronto llega alguien y nos hace ver la cantidad de cosas que poseemos y que nos habian pasado desapercibidas...

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las pecas :)
    Siempre es genial cuando te descubren algo de ti mismo que no conoces, y cuando descubres algo de la otra persona que ignoraba...

    un millón de besos de cereza ácida :)

    y genial cancion... conoces Delicate?
    si no, buscala, es de D.R. tambien

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja!!! No te das una idea la gracia que me ha causado este escrito! Si y intentara hacer un inventario de mis pecas... uhhh necesitaria todos los dias hábiles del año para lograrlo!
    No te preocupes, las pecas son hermosas, por lo menos yo, las quiero!

    Un besoton con gotitas de agua!

    ResponderEliminar
  7. Yo no tengo pecas :( y con lo mucho que me gusta como se ven! jeje

    Bueno, a hacer ese recuento y suerte.

    Un beso hermosa

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno que te gustara ese fragmento. Lo conocí en "El lado oscuro del corazón", y desde entonces lo llevo bien pegadito al corazón.

    Qué hermoso lo de tus pecas, a mí me parecen muy tiernas.

    Te dejo un abrazo inmenso, ¡guapa!

    ResponderEliminar
  9. Qué cambio, tan blanco todo! nuevos aires?

    ResponderEliminar
  10. jajajaja que fino, jajaja Muaaak :D

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito redescubrise cada cierto tiempo, y qué envidia, yo estoy harta de remirarme buscando mis imperfecciones. ;)

    Por cierto, me encantan las pecas.

    Veo mucho más luminoso tu blog, ¿ y ese cambio?

    Un besote, pecosa.

    ResponderEliminar
  12. Se hace extraño q alguien observe esos detalles a los q no se les presta atención, e incluso se pasan por algo. A partir de ese momento, seguro q cada vez q veas las pequitas te acuerdas de esa persona, de ese momento, y te sale una enorme sonrisa!
    De vuelta por aki... os echaba de menos!
    jijiji

    ResponderEliminar
  13. Jejejejejeeje, qué curioso lo de tus pecas, jejejejeje, pero resulta algo bastante lógico, nuestro careto lo tenemos más que visto, es lo que nos encontramos cada día frente al espejo, pero lo que tenemos en la espalda.... eso es harina de otro costal.

    Un besito

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...