viernes, 29 de enero de 2010

Quisiera sentir...



Quisiera sentir…

El roce de tus labios.
El sabor de tu gusto.
La humedad de tu lengua.
La intensidad de tu mirada.
Las cosquillas de tus caricias.
El aire y enredo de tus movimientos.
El infinito de tus besos.
El punto final de tus ingles.
El sonido de tus gemidos en mí oído.
Y el sudor resbalando por tu espalda.


Quisiera sentir…

La falta de espacio entre cuerpos.
La intromisión en nuestros sexos.
Inmiscuirme en tus substancias.
Mezclarme contigo.
Lamer lentamente todo aquello que derrames...
Ganarte en cada batalla.
Y volver a empezarla de nuevo.


Quisiera sentir…

La derrota de mi ego cuando me pidas que te lo haga de nuevo.
La vanidad de mis actos, si no acaban en tu cuerpo.
Y el mareo en las curvas, persiguiendo tu cintura.


Quisiera sentir…

Tu desnudez posada en mí.
De frente.
De espaldas.
Encima.
Debajo.
De lado.
De cara.


Quisiera sentir…

La fuerza.
La delicadeza.
La lujuria.
La pasión.
El deseo.
El abatimiento.
El esfuerzo.
El vigor.
El puro placer de tu cuerpo.


Quisiera sentir…

La sequedad en mi garganta.
La afonía de mis palabras.
La humedad en mis entrañas.
El descarte de mis flujos.
La ansiedad de tu desnudo.
La benevolencia en tu risa.
La decadencia en tu ira.


Quisiera sentir…

Tus dientes marcándome el cuerpo.
Que me sutures las heridas.
Tus uñas arañándome cada centímetro de estos dos metros de piel que me disfrazan.
Que me hilvanes los descosidos que existen en mi alma.
Que tu saliva ahogue mi sed…
Que me deshidrates las ganas…
Y que empieces otra vez.


Quisiera sentir…

La devastadora mirada de tus ojos clavada en mis celos.
La avaricia de mi ser al quererte solo mía.
La invasión de tu presencia entrando en mi casa, entrando en mi vida y entrando en mi cama.
La envidia de los demás cuando sepan que eres muy tuya, pero también muy mía.
La soberbia producida al andar contigo paso a paso…
Y que mientras andamos, me cojas de la mano…


Quisiera sentir…

Como nos miran.
Como nos envidian.
Como nos critican.


Quisiera sentir…

La crudeza de la duda.
El temor a equivocarme.
El terror a herirte.
El miedo a perderte.
Quisiera sentir hasta el sin sentido.
Porque eso me enseñaría a cuidarte más aún, cada día.


Quisiera sentir…

Tu cuerpo… y todo lo que tienes para mi.


Quisiera sentir…


Más.
Siempre más.
Hasta reventar.

martes, 26 de enero de 2010

Mis charlas con Dolores VI

Pico a la puerta. No abre.
Pico de nuevo. Nada.
Raro. La llamo al teléfono.

D- Quien eeeee?
L- Soy Laura, estoy abajo, ¿me abres?
D- Que estaba haciendo la cama…

Hoy me ha hablado de mil cosas a la vez.
D- Y a ti que ta pasao que no has venido el mes pasao.
L- Si que he venido, pero no estabas….que te gusta mucho la calle…
D- Siéntate que te busco el dinero….ay donde lo he puesto… (y veo que coge una silla y se “remanga la falda”….
L- ¿Dolores, que quieres coger? Ya te lo cojo yo!!!
D- Pues el dinero, que esta ahí encima.

Y coge un sobre y me lo da, donde pone piso 406 euros y muertos 96 euros.
Mira yo cobro la pensión y pongo el dinero pa mis cuentas y me quedan 150 euros para pasar el mes, mi hijo me paga la luz y el agua y cada día voy a comer a casa mi hija.
Y me da todo el dinero…. Oye mira, coge tu lo que sea lo tuyo…
Mira Dolores, cojo 100 y te sobra esto, te lo pongo aquí pero aun así faltan 6 euros para el piso… ah! Pues espera, y se va a otra habitación a por el monedero… (confía en mi) me da lo que falta y me dice, pónmelo donde estaba… anda que no me apetece escalar mas.

D- No tengo dineros, pero tampoco tengo trampas. Las cuentas siempre claras.

D- ¿Te he enseñado la estufa que me da miedo?
L-Si.
D- Llama a mi hijo, que quiere hablar contigo.
L- Vale.
D- Oye… yo tengo miedo a la estufa y al agua de las tuberías, por si me quemo o me arrio, suerte que tengo el seguro contigo (digo yo que se refería al caudal de un río si le revienta una cañería)…
L- Pero Dolores, las tuberías quedan cubiertas en el seguro de la vivienda… no en el de defunción.
D- Ay! Madre! Y entonces si se abren ¿ Qué?
L- ¡¡¡Tendrás que salir corriendo!!!!
D- Oye, que no me acuerdo de tu nombre coñiiiiiio….
L- Laura
D- Ay si, como mi nieta, anda… que olvidarme…. Vieja!!!
L- No pasa nada…
D- ¿Cuantos días quedan para el día 11?
L- 16.
D- Pues mira, dentro de 16 días, cumpliré 89 años. Y con 89 años, yo me pongo el Teletaxi y me sube una cosa por aquí que me tengo que levantar y hasta bailo un poco….
L- jaja bien hecho! ( Siempre me decía que tenia 84, yo pensaba que tenia 87, pero no, son 89...que grande que es, siempre quitándose años)
Ah… si! Pues el día 11 me paso a felicitarte….
D- Aaaaaah!!! Se echa las manos a la cabeza….y dice vieja, vieja, vieja… Espera cariño…. Y se va a la habitación.

Vuelve con una bolsa del atalaya… y me dice, que se me habían olvidado tus reyes… ¡toma! Que eres una gran persona y yo te quiero mucho.
(No sabia que decir)
En la bolsa había una cajita y calderilla.
L- Toma Dolores… que aquí hay dinero….
D- Dame dame que eso es lo que sobro del regalo y es mío.
( Laura abre el regalo y es la colonia Rebel de la mango)
L- Muchísimas gracias bonita. (Seguía sin saber que decir)

( Por fin un regalo de un abuelo de los míos un poco coherente a mi edad y sexo, me han regalado desde colonias insufribles, butifarras, paraguas hasta masaje facial de hombre…. Jaja a lo que yo, claro, siempre doy las gracias porque el que hace lo que puede no está obligado a más).

L- ¿Me das un abrazo?
D- Claro hija.
L- (He seguido con la tónica de los besos de abuela, le he plantado unos cuantos… y he quedado con ella para merendar el día de su cumpleaños.

¿Qué le compro?
Un bastón sería de muy mal gusto, aunque empieza a necesitarlo.
Un conjunto de bragas del tamaño de mi mesita de noche sería interesante, así no tendría que coserlas… pero ¿que talla tiene esta mujer?
Una estufa de esas de aceite para que no le de miedo… podría estar bien.
Un ramo de rosas creo que le encantaría.
Sin olvidarme de los cruasanes de crema que le vuelven loca, eso seguro.

Debate abierto… ¿que le regalamos a nuestra Dolores?

lunes, 25 de enero de 2010

Midiendo el espacio-tiempo

Quisiera poder medir el tiempo, como medida de espacio.
Espacio en el que pienso en ti, en todo aquello que me estás dando, en todo lo que sé que me podrás dar.
En todo lo que sé que está por llegar, que es bueno, es real.
Sonrío.
Pienso.
Sonrío de nuevo.
Deseo ser lo que quiero, debo ser lo que siento.
Por fin me siento tranquila.
Y respiro.
Profundamente.
Me siento tan bien…
Tú me haces sentir tan bien…

jueves, 21 de enero de 2010

Pecas

No me resulta extraño, desconocer y por lo tanto descubrir que tengo una mina de pecas en los hombros.
Me enseñaron que tengo que mirar siempre hacia delante y nunca me ha dado por coger un espejo y utilizarlo como retrovisor para mirar hacía atrás y observarme.
Así que no me sorprende, bueno quizá si… porque después del descubrimiento, reconozco que me puse de costado ante el espejo y que deje de contar mis pecas una vez alcanzada la treintena…
Si siempre han estado ahí y no me he dado cuenta hasta el día de hoy y porque me lo han dicho, pienso que hacer un inventario “pecal” a mi edad, además de sorprendente puede resultar también un poco estúpido por mi parte…. Por no hablar de la perdida de tiempo que todo ello supone y de que no voy a cambiar el mundo peca arriba peca abajo.
Después de esta filosofía barata auto-regalada, me he sentido mucho mejor al darme cuenta de que conozco a la perfección la situación, forma y dimensión de mi ombligo.
Quizá sea porque solo tengo uno… o quizá porque lo tengo situado en la parte frontal y al alcance de mi vista cansada.
Y si, hoy me siento feliz y por fin entiendo el dicho aquel de que nunca te acostarás sin saber algo más.
Hoy se que soy una pecosa al natural y que no necesito del sol para que mis pecas salgan de su oscuridad a pasear.
Después de 30 años, casi 31... Descubro que no me estudio al milímetro y que aún ahora, después de tanto tiempo, hay zonas de mi cuerpo que sigo desconociendo.
De todas maneras, a ti, que lo descubriste, te pido que sigas fijándote y regalándome tantos detalles desconocidos para mi… porque me encanta escribir sobre ellos… de esta forma tan sarcástica e irónica que tengo cuando hablo de mi misma y que sin duda, me hace reír muchísimo.


Damien Rice- Blowers daughter

Pd. Si no puedo quitar mis ojos de ti, ni puedo apartarte de mi mente... es normal que mis pecas se vayan de paseo y que yo, ni siquiera me de cuenta.

martes, 19 de enero de 2010

Princesa

Delirios insultantes.
Palabras excitadas salidas como a latigazos.
Amándote como a envestidas.
Golpeándote las entrañas con tanta fuerza que asoma una mueca de dolor a tu cara.
Dulce dolor porque no te quejas.
Eso pienso yo.
Que de alguna manera me siento un poco mal tratándote así.
Pero me encanta.
Me encanta llamarte guarra para después llamarte vida.
Puta sin prepago.
Puta de las que besan en la boca.
Puta de las que no se van después del polvo y se quedan a dormir.
Puta que se convierte en princesa.
Puta consentida, que me vuelve loca.
En como me miras desde arriba por no nombrarte como lo haces desde abajo.
Con cara de niña malvada.
Perversa.
De las que tienen agallas, de las que saben lo que quieren y no paran hasta conseguirlo.
De las que suspiran, de las que gimen, de las que gritan.
De las que se gastan la lengua de tanto lamer y lamen todo hasta gastarlo.
De las que con aire dulce y aniñado se chupan un dedo con total perversión.
Porque se que te sientes ama, dueña y señora de mi conciencia.
Yo como buena sumisa respondo a tus ruegos.
Te digo lo que me pides y a veces te sorprendo.
Quisiera follarte cada día.
Ser tu sumisa.
Ser tu esclava, en la vida y en la cama.
Que me azotes cuando sea mala.
Y cuando sea buena me destroces.
Que nunca pueda decirte que no.
Porque puedo con todo menos con la prohibición.
Atarme de pies y manos, no te pretejerá.
Porque esta perra en celo, te piensa amar como una animal.
Zorra que aúlla en la noche, fuerte, para que la oigas y puedas calmarla.
Que pierde flujo, que gotea para que puedas olfatearla.
Ven.
Ven aquí.
Aquí.
Quédate un rato.
No te muevas.
Hazme enloquecer sin marcharte.
Y en tu primer ademán… agarrarte con fuerza y mandarte callar.
Que no haya hueco virgen en el que amorrarte…
Ni agujero libre de dedos.
Si pudieras meterte tu en mis adentros.
Prolongarte en mi interior y quedarte allí en largas noches de pasión y sexo.
Pediría juegos, roneos, te diría alto y claro que me pones cachonda… por momentos.
Que me pierdo contigo y en tu cuerpo.
Que doy vueltas.
Que me pongo donde quieras.
Y como quieras.
Que me quiero aprender tu cama y como es contigo en ella.
Si no te importa…
Esta noche no te hago el amor.
Esta noche quiero follarte...
Maltratarte un poco al principio y durante…
Para terminar haciendo círculos en tu ombligo y decirte que te quiero.
Y que sin ti, casi muero.

jueves, 14 de enero de 2010

En el parque

Entre gritos, golpes, lloros, juegos, y porqué esto y porqué aquello…. mi madre me ha dedicado una mirada de esas de socorrooooooo….
A lo que yo en seguida, he solucionado con un: ¡¡¡¡nos vamos al parque!!!!.
(No todo lo soluciono igual, eh)

Bien, hasta aquí bien.
Corriendo camino del parque, que parecía que a las 20h de la tarde lo fuesen a quitar de su sitio (ya se que no es una hora decente para ir al parque…pero oye, soy una tía gay, digo guay).

A: Vamos a jugar a los castillos, tu eres un príncipe y tienes una espada, tienes que protegerme del dragón que echa fuego por la boca, esta puerta… (Y ahí no había ninguna puerta) tiene que estar cerrada, porque si no el fuego sube por las escaleras y llega hasta donde estoy yo….vale?

G: ¡Vale!

A: y tu….eres…. (A mi déjame en paz)(Me va a tocar ser el dragón, lo sé) tita…tu eres el dragón. (¡Lo ves! siempre me toca a mi tener que ir detrás de ellos)…. ¿Vale?

L: ¡vale!

(Se nota quien manda, ¿no?)

Movimiento….a sus puestos… La niña se pone a correr, sube una rampita (supongo que era la del castillo) se resbala cayendo hacia delante y frena con la FRENTE.

A: Buuuuuuua……. Titaaaaaaaaaaaaa…. (Lloros) y eco, cuando llego a la niña y al castillo, chichón)

(A mi se me escapaba la risa)

Seguimos….GRRRRR (como hace el dragón), y yo corriendo como una idiota por el parque, sacando fuego por la boca, moviendo la colita y esas cosas…

A: Aaaah que nos quema…correeee… da dos pasos y booooom de morros al suelo…. (Yo riéndome)

L: Niña, ten cuidado….que estás un poco torpe, ¿no?....

A: Vale, vamos a cambiar de juego, ¿me dejas tu bufanda tita? Vamos a jugar a la gallinita ciega.

L: Y claro, yo soy la gallinita ciega, ¿verdad?

A: ¡Si!

L: Pues no juego. Siempre me toca a mí hacer de animal….

A: Bueno, vale…ya lo soy yo….joooo….

L: Le pongo la bufanda en los ojos (con doble giro porque es una tramposa y siempre dice que no ve, pero ve…que lo sé yo) y me empieza a perseguir por todo el parque… que quiero creer que la niña tiene buen oído y se dejaba llevar por el ruido de mis pies….porque vamos no me perdía el rastro (lo que digo yo, tramposa)… la consigo despistar un segundo, el niño que me llama, la que se despista soy yo….y cuando me giro, veo como la niña va directa con los brazos estirados y abiertos, hacia el palo de madera de los columpios….Boooooom!!!!
Directa al suelo.

A: Titaaaaaa…. Llorando, me echo daño…. (Se ha metido una santa ostia, que lo he visto)…. La niña que me abraza, que se me sube encima….a lagrima suelta…y lo sé, soy mala persona, pero a mi me ha entrado la risa y no podía parar de reír… y entonces le ha dado rabia y me pegaba….le he puesto un poco de agua de la fuente (como agua santa)…. Y le he dicho, anda, vamos para casa…que has estado 20 días con los abuelos y no tienes ni un rasguño, estas conmigo 10 minutos y te subo sin dientes.

G: ¿Y donde vamos aluego?

L: ¿Aluego?... ¿aluego donde es? ¿Esta cerca de aquí? Se dice y luego….

G: ¿Y luego donde vamos?

L: Tu a dormir, yo a escribir.

martes, 12 de enero de 2010

Quiero

No quiero que lo que me pareció único, increíble e irrepetible, acabe convirtiéndose en un recuerdo o en el único al que aferrarme.
Quiero más, siempre quiero más.
Quiero vivirlo en mi piel, sentirlo, erizarme contigo… como cuando lo hice por primera vez.
Quiero rozarte sabiendo que eres real, así dispuesta ante mis ojos.
Quiero dejar de imaginarte siendo marioneta de mi fantasía en la que te pongo donde y como yo quiero, siempre y cuando yo lo deseo.
Quiero ver tu movimiento, quiero respirar tu aliento y robártelo en el espacio vacío de mi silencio.
Quiero sentir el tacto rugoso de mis dedos por pasarme largos ratos dentro de ti.
Quiero dejar de utilizar mis propios dedos como sustitutos a tu cuerpo.
Quiero probar tu sabor y saber realmente a qué sabe.
Quiero follarte y que me folles, en arrebatos de pasión incontrolada, donde te pueda lamer la barbilla, besar la boca y sin control, casi, desgarrarte la vagina.
Quiero tenerte en y entre mis manos, en y entre mis piernas, en y entre mi cama, en y entre mi vida… quiero tenerte vulnerable y delicada, algún día.

lunes, 11 de enero de 2010

Lunes

Madrugada que acaba en alba, mientras la luz entra por la ventana.
Es lunes.
Desperezo mi alma.
Una ducha, una taza… y la galaxia.

viernes, 8 de enero de 2010

Satisfecha

Me dijiste, ven… que te voy a abrazar.
Aún espero algo más que sentir el tacto de mis propios brazos.
Me diste besos húmedos que se quedaron secos de tanto usarlos.
Sentí solo la hipocresía de unas palabras que tonta de mí, creí.
Pude sentir y perdí.
Ahora que no tengo nada, me siento mejor.
Mejor vacía de todo, que llena de nada.

Mucho mejor, si.

martes, 5 de enero de 2010

De ida y vuelta

Ayer tuve un día de perros.
La verdad que fue digno de pasar a la historia como el día mas tonto de los días tontos.
Ya en casa, por fin, se arregló de la mejor de las maneras.
Unas risas con mis princesas son la mejor de las curas.
Ideando planes rocambolescos, recordando el fin de semana pasado, entendiéndonos a nuestra manera y riéndonos de nosotras mismas me dí cuenta, que no hay mejor manera de alegrarse a una misma la vida que silbando a tus amigas.
Una de ellas, (María… en Agosto y en cada viaje… luego pasa a ser Mar) me dijo a las 00h:
bueno Laura, ahora empieza tu día. Yo me voy a dormir.
Me eché a reír y recordé otra gran frase que me dijo hace tiempo:
Laura tu haces vida de escritora. Te inspiras cuando cae la noche. (Creo que fueron tus palabras, corrígeme si me equivoco)… y a partir de ese momento, me vino la idea de este escrito.
Llevaba casi un mes, con ese libro dejado a la vista para incitarme a leerlo.
Lo compré sin pensarlo, lo vi y dije, me lo llevo.
La verdad es que cada vez que cruzaba la vista con el, me decía a mi misma… tienes que empezarlo… y después me decía… seguro que una vez lo empieces, no podrás parar… quizá estaba esperando con ansias mundanas que llegara el momento y anoche llegó.
Tres capítulos enteros, anotando mis cosas entre líneas me hicieron plantarme en las 2 de la mañana… como siempre, tarde.
Pero con una sensación diferente, llena de una esencia y una imaginación extraídas del libro y de sus protagonistas.
Creo que me dormí sonriendo. No recuerdo.
Hoy el día fue gris, no por mi estado de animo, si no por la lluvia.
Ni siquiera nos dará descanso hoy, en el que se considera el día mas emocionante para los que todavía somos niños.
Había pensado en ir a la cabalgata, pero visto que no tengo a mis niños este año, que llueve y que aún me quedan caramelos (revenidos) de los dos últimos años, he decidido quedarme en casa hasta la hora de la cena, que me iré a cenar con una de mis reinas, porque la otra hoy esta malísima en casa… (Olga, cuídate mucho)… (¿te pido algo?).
Siempre me decís que tome notas para después escribirlo, la verdad es que no le he dado uso a la libretita dichosa estos días… he utilizado por fin ese poquito de memoria que me queda y almacenando en un rinconcito de mi cabeza las pocas ideas que me quedan.
Y me da dado resultado, chicas!!!… será que he hecho un barrido y he dejado espacio.
No sé.
Lo único que se, es que los ratitos con vosotras son mágicos. Y que aunque duerma en el coche (María ahora si que lo puedes decir) despertarme con vosotras y con Kitty me pone de muy buen humor… para malo, con una que lo tenga ya es suficiente… eh?.
Así que sin regalos comprados, ¿porque para que voy a cambiar mi manía de dejarlo todo para el final?… pienso en no hacer nada compulsivamente y no gastar por gastar en cosas materiales que no aportan nada cuando ya se tiene casi de todo.
Me faltan risas, me faltan abrazos, me faltan miradas, me faltan deseos (porque este año, hice lo que prometí y solo pedí uno y lo repetí 12 veces), me faltan experiencias, me faltan lágrimas y me faltan un sinfín de cosas no materiales y que no se pueden comprar, pero que si que me podéis regalar, eso al fin y al cabo, es lo único que pido y sin duda, me lo dais.
Gracias.
Quizá debería utilizar el rollo de papel de regalo (que de eso si que tengo) y envolveros enteras.
Seguro que me pondría nerviosa mientras os desempaqueto.
¿Que será? ¿Que será?.





Pienso en otra frase que me has dicho… algo así como que a veces me miras y ya sabes lo que estoy pensando y que si no vas suficiente lanzada a reírte ya, al verme te contagias.
Añade Olga algo así como que nuestro humor tipo Morancos es muy gracioso….
Añado yo, no cambies nunca.

Me viene a la cabeza una película que describe muy bien estas sensaciones:







Que van pasando los años, la gente va y viene, el circulo cerrado está mucho mejor así, cerrado… que no queremos problemas, ni falsas mentiras, quizá un poquito de esperanza y un mucho de nunca jamás… que no queremos crecer pero que si hay que crecer, creceremos. Que remedio.
Y sin remordimiento, iremos donde tengamos que ir.
Para volver, siempre volver a casa.
Allí donde se está tan bien.

Me viene a la cabeza una canción:

Paso la vida pensando en lo bueno y lo malo, mi mente esta triste, me siento algo extraña, mi cuerpo se agota, mi alma lo nota, de ver en el mundo mentiras de otras bocas, la loca envidia que trae la mentira, palabras tan falsas que por mi mente pasan, hoy pasan.
Tengo un momento de ansias mundanas, quisiera decir lo que siento en mi alma, que la vida pasa y hoy pasa…


Chambao - Lo bueno y lo malo



Me venís vosotras una y otra vez… siempre tan claras, tan dulces aunque me metáis caña, la caña al fin y al cabo es dulce… ¿no? Al menos la de azúcar… que sin haber bebido os digo… que os quiero muchísimo… y que sin duda, hacéis que mi vida sea un poquito mejor cada día.

Que como dice la película… hacéis que mis días sean la ostia…






Y que tras este popurrí de videos, de fotos, de canciones, de ideas… de idas y venidas, quedamos nosotras.
Y nuestros recuerdos, imborrables.