viernes, 25 de diciembre de 2009

En Navidad

Son fiestas, lluviosas.
Pasé de hacer muñecos de nieve años atrás, donde lo más importante en esta vida era conseguir mantener erguida la nariz de zanahoria a no sentir la diferencia de unas fechas que de alguna forma, lo único que me traen es melancolía.
Tras el cristal, observo las gotas resbalar, mientras pienso en que me tocará limpiarlos una vez cese este frío polar y estas lluvias cansinas.
Me gusta la lluvia. Siempre me gustó.
Aunque también reconozco que me gusta cuando tan solo dura un día.
Me reconforta llegar a casa, cerrar la puerta y que, breves instantes después, se ponga a llover.
Me encanta meterme en la cama y dormirme escuchando el incesante picoteo en la galería.
Y levantarme al día siguiente y aunque no haya sol, que al menos tenga toda su intención de dar algo de calor.
Son fiestas, si, ¿y que?.
Son días tan normales, sin ir más lejos hoy es viernes, como tantos otros viernes. Y después de cenar en familia, me he venido a casa con la única intención de escribir, simplemente porque es viernes y porque me gusta escribir los viernes, ya sean de enero, de agosto o del maldito diciembre.
Y mañana más.
Si, mañana más.
Y no me apetece.
Las navidades, al menos mis navidades, son tristes.
Me faltas. Y no vendrás.
No vendrás como hace el turrón.
Me pondré a recordar tus chistes para al menos reírme un rato, aunque sea por dentro.
Como cada año, pediré 12 deseos.
Y como cada año, la mitad no se cumplirán.
Empiezo a pensar que lo mejor sería pedir solo uno y repetirlo 12 veces, a lo mejor por pesada se me cumple… ¿quien sabe?.
Sería algo así:
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
Que estés donde estés, que estés bien.
¿Qué tal queda?
¿Queda bien?
En fin, da igual… es un deseo tonto, sin respuesta, con el que puedo quedarme a esperar la vida entera… ya que nunca sabré como es la vida allá arriba hasta que no sea yo la que vaya de visita.
Esta noche, como tantas otras, al alzar la copa y brindar por la asquerosa navidad, yo, en silencio y por dentro, siempre por dentro… no vayan a creer que estoy loca, he brindado por ti.
Casi siempre te dedico mis brindis, al igual que casi siempre, también, soplo las velas de mis tartas por ti.
Son pequeños gestos que me salen sin querer, desde hace más de tres años.
No me preguntes el por qué, porque ni yo misma lo sé.
Me pasa con muchas otras cosas, como cuando veo algo de color amarillo, como cuando escucho a Maná, como cuando oigo reír a tu hijo, me pasa muy de vez en cuando, al mirarme al espejo (a veces me parezco tanto a ti…) entonces no se porque desvío la mirada y me invade de nuevo esa sensación, la de melancolía, la de querer algo y no poder tenerlo, es tan odiosa.
Me gustaría tanto que supieras que el Barça este año ganó seis copas.
Estarías tan feliz… y yo contigo.
Me encantaría sentarte a la mesa y contarte tantas cosas.
Explicarte que a tu hija se le caen los dientes y que aunque está fea, sigue siendo la niña mas bonita de esta tierra.
Que aún sigue creyendo en el ratoncito Pérez, en papa Noel y en los reyes magos.
Que no le faltan besos, porque tiene una caja llena de ellos.
Que saca muy buenas notas, 8 y 9 y que ante la dificultad de sumar 1+1, ella nunca falla y siempre dice 2.
Es lista, tiene algo, tiene magia.
El niño es un vago, en eso se parece a ti.
Pero es tu vivo retrato.
Yo me deshago. Me puede. Me invade. Me traspasa.
Te contaría que son divinos pero también que son dos diablos.
Te hablaría sin parar hasta que me dijeras que soy un loro como la mama.
Eso no ha cambiado, sigue hablando mucho y muy rápido.
Y cada vez está más sorda. Ahora si que ya tiene la oreja de plástico.
En este momento, tu te empezarías a reír y nos reiríamos juntos hasta cansarnos.
No sé tete, te escribo y te escribo, algunos no ven la luz porque los encuentro muy míos, muy nuestros… otros sin embargo, los publico, porque de alguna manera, como ya te dije una vez, escribirte es como un hilo conector que me conduce hasta ti… estés donde estés
(que estés bien) y eso me hace sentir, no bien sino mejor.
Como dice una canción: a veces lo bordas y a veces lo tiras por la borda.
A veces me sienta bien y a veces me sienta horrible.
A veces te escribo mucho y a veces me privo.
A veces me gustaría quererte un poco menos y a veces aún queriendo olvidar, no te olvido.
A veces eres un recuerdo y a veces eres mi único pensamiento.
Pero siempre, siempre, siempre… aunque ya no estés, eres mi único hermano.
Y siempre, siempre, siempre, yo te seguiré amando.
Feliz Navidad Marcos.

24 comentarios:

  1. Yo siempre invierto todos los deseos en la misma causa y es muy similar a la tuya.
    Que este donde este, este bien.
    Eres muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Laura tu entrada se junta con mi estado de ánimo, cuando estando en navidad no siento nada de felicidad, no es como cuando eres niño y todo se transforma en mágia...no, no es así ahora, cuando justamente hoy me han dejado de una forma un tanto complicado y leyendo tu entrada me he quedado fría porque sentada en la ventana veo llover con tal fuerza que parece que el cielo va a caer encima de mí pero quizás a nadie le importa.
    tu entrada, tus palabras, tu sentimiento y ese deseo que igual si lo repites las 12 veces se cumple, no lo sé, pero dicen que teniendo fe todo se consigue.
    y la verdad es que tras leerte, me doy cuenta de que finjo más de lo que creia porque como he escrito en mi entrada...no hay nada que me indique qeu tengo alma.
    y sí hoy es viernes, un viernes como otro cualquiera sino fuera por estos sentimientos rotos que ambas de distinta manera sentimos.
    viernes, navidad, la familia, y los sentimientos escondidos, yo también busco en la escritura una liberación.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro q esté donde esté, te mira todos y cada uno de esos gestos, y se rie contigo cuando ve a sus niños reir, y brinda contigo, y se mira al espejo y te ve a ti.

    Un caluroso beso y un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Joder...Entre lo poco que me gustan estas fechas y después de este texto, no puedo hacer otra cosa sino llorar. Por dramático que suene, es bueno. Eso quiere decir que has conseguido expresar lo que querías expresar. Tu hermano, esté donde esté (y que esté bien), segurisimo que ha leído tus palabras.

    Muac, grande!

    ResponderEliminar
  5. Antes me encantaba la Navidad..decía que nada jamás podría arrebatarme ese sentimiento..ja.
    Que pase ya..y que empiece algo, aunque sea un Año Nuevo.
    Un beso y abrazo muy grandes Laura.
    muaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  6. Ojalá tambien tú, estés donde estés, estés bien. Si te apetece te invito a una taza de té en mi nueva/vieja morada. (la anterior se la llevó un tsunami)

    Jasonia (antes Tiempo al tiempo)

    ResponderEliminar
  7. Esté donde esté, está.

    Entre las conversaciones con tu "Dolores" y tus no conversaciones con la Navidad, me quedo con las primeras.

    Eso sí, y esto también, me ha gustado la carga melancólica de tu texto nuevo.

    Felices días, sin nombrarlos.

    ResponderEliminar
  8. Donde esté, estará bien si tú también lo estás.
    Estas fechas siempre son las más complicadas cuando alguien tan querido se nos adelantó, te entiendo a la perfección.
    Pero, de muchas maneras, él sigue acá contigo. De eso no me cabe la menor duda.

    Un abrazo muy sincero desde México, cariño. Y mis mejores vibras para los tuyos.

    Muá.

    ResponderEliminar
  9. Aun no, pero no vamos a perder la esperanza, a que no?
    :)

    ResponderEliminar
  10. Joder que mal estamos todos... que tal un suicidio colectivo?

    ResponderEliminar
  11. Por estas cosas eres tan grande Laura...
    mis navidades también son tristes, mis velas siempre las soplo por ella... y cuando veo a mi pequeño ratón siempre pienso que le hubiese encantado conocer a su primera nieta, y que es una mierda, que nunca lo hará.
    Yo yambién pido ese deseo, que esté donde esté, que esté bien, y que me cuide como si estuviese aqui.

    mil besos Laura... eres enorme a veces, de verdad.

    ResponderEliminar
  12. Hola a tod@s... siento si os he puesto tristes...no era mi intención... los días 25 suelen ser complicados pero ya pasó...y las fiestas casi que tambien...asi que nada, animo a todos y muchisimas gracias por los comentarios (a veces me dejais sin palabras).
    Mil besos

    ResponderEliminar
  13. Si no quieres incluirte en ninguno de los grupos que ya hay inventariado, le hago uno para usted, no se preocupe.
    XDD

    ResponderEliminar
  14. nO ENTIENDO saltinbanqui... a mi me metes en la maleta y ya estoy contenta jejejeje ;-)

    ResponderEliminar
  15. si pides el mismo deseo 12 veces estoy segura que se cumple! y si quieres, yo te ayudo, porque no tengo muchas cosas que pedir :)

    ResponderEliminar
  16. Yo tambien hago todo eso por alguien tambien!!!.. me has emociondo o simplemente estoy sensible.. o sé!!.. sea como sea..

    Feliz entrada de Año y Feliz año nuevo...

    ResponderEliminar
  17. Todos notamos en estas fechas, las ausencias, sobre todo si las heridas están por cicatrizar.

    Yo tampoco soy de alegría y destellos, pero...
    si me esfuerzo por hacer la vida agradable a los demás el resto de los días, ¿por que no también en éstos?


    Gracias por dejar tu imagen en el mosaico de mi blog, lo que me ha permitido conocerte.

    Saludiños!

    ResponderEliminar
  18. Has encontrado tu ombligo? ;) mira debajo de la cama que ahí siempre hay cosas escondidas...
    Un besazo y feliz fin de año (que el nuevo estoy segura que será genial)

    ResponderEliminar
  19. niña de la sonrisa azul, una ayudita nunca viene mal.
    Copo... bienvenido/a.
    Sosita...gracias x comentar tu tb.
    Niñita de azucar.... lo he encontradoooo siiiiiii!!!! y no estaba debajo de la cama....a veces se mete en unos sitios....jajajaja

    Feliz año a todos!!!!

    ResponderEliminar
  20. es Solo mi opinión =) besotes =) muak :D

    ResponderEliminar
  21. Está bien, y está contigo.

    No hay que llorar por lo que ya no se tiene de cierta forma, sino sonreír por lo que se vivió... y por lo que se VIVIÓ mientras se pudo.

    La belleza, es Inmortal.

    ResponderEliminar
  22. Es una de esas noches en las que muero de gripa pero no puedo dormir y me puse a leerte (que mejor medicina) y me di cuenta que no vi está entrada y que por azares del destino Mi hermano mayor también es Marcos.

    Tu corazón con él y él contigo nena.

    ResponderEliminar
  23. Elena... espero que mi medicina sea para bien, no para dormir.

    Precioso nombre el de tu hermano.

    :)

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...