domingo, 29 de noviembre de 2009

Como una flor

Flor efímera entre mis manos, que lentamente voy deshojando, que primero me confirma y después me va negando.
Que a la luz se complementa y en la oscuridad tímidamente se va desnudando.
Como despojos de cohesiones triviales que más que vestir o adornar el cuerpo lo único que hacen es talar de raíz el latido de un tallo que no volverá a crecer y de unas hojas que no volverán a florecer.


domingo, 15 de noviembre de 2009

Días como hoy

Hoy me siento aquí, sin otro pensamiento que no querer dejar pasar los días sin más.
Hambre de experiencias.
Hambre de vivencias.
Ganas de aprender.
De nutrirme.
De crecer.
De saber un poco de todo y poder con todo.
De abrir mi mente, abrir mis ojos, abrir el corazón y no dejar escapar nada a mi alrededor.
Avariciosa, egocéntrica, repelente… hoy leería mil libros, escucharía cientos de canciones y me dedicaría un sinfín de escritos.
Hoy, no me levantaría de esta silla, de esta mesa, de esta mi vida… y me deleitaría con el pasar de infinidad de fotografías.
Hoy, escribiría…
Escribiría tanto… que empezaría una novela y la terminaría.
Pintaría un cuadro al óleo, lo secaría a soplidos y hasta lo colgaría.
Hoy me dedicaría todo mi tiempo, todo mi arte, todo mi sueño.
Desafortunadamente… los minutos van en mi contra… y acabo tirando el reloj a la basura por falta de pila.
Va cayendo la noche… y no puedo luchar contra eso…
Me come mi propio tiempo.
Me quita las ganas de comerme a mi misma en una sentada.
Atracón de vanidad, de palabrería, de querer abarcar mucho más de lo que puedo asimilar.
Digestión pesada que no pasa, que se estanca… haciendo mis tripas sonar como pidiendo más.
Hay días, como hoy… en los que pararía el tiempo y pondría el cronómetro a cero.
Días como hoy, en los que hincaría los codos y estudiaría voluntariosa hasta aprenderme mi propia vida.
Días como hoy, en los que el tiempo se merienda a mi propio tiempo.
Mientras yo lucho contra eso…
Mientras yo sigo con un hambre voraz y nada consigue saciar mis hambrientas ganas de tragar.

sábado, 14 de noviembre de 2009

De noche

Amanecí en silencio. Remolona.
Carente de besos, deseosa de ellos.
A altas horas de la mañana, sola, todo se ve perezoso.
Hasta darse la vuelta cuesta..
Si no estas tu para mirarte.
Si no estas tu para besarte.
Que la noche es aburrida sin ti…
No quiero una fiesta que no seas tú.
No quiero no soñarte y tan solo dormir.
Cuando cae la noche… y amanece temprano… tu le pones luz a mi mañana y sueños a mi noche.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Ven, ven, ven

Dame un beso, anda… solo uno.
Empezamos por eso y si te apetece, acabamos comiéndonos.
Que el mundo entero descansa en tu boca y yo muero por uno de tus besos.
Acércate, invádeme el aire, prívame de el… que de todas maneras ya me falta y aun estas lejana.
Ven, ven, ven…
Respírame el viento, báilame el agua… acércate a mi, que no muerdo, aunque quiero.
Ven, ven, ven…
Abre la boca, mueve la lengua, muérdeme las ganas de oírte callada.
Ven, ven, ven…
Frenética desdichada, que me dices que no… y te pueden las ganas.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Dos cajitas

- ¿Tita, jugamos?

- Claro.

- ¿Y a que jugamos?

- ¿Tienes imaginación?

- Pues claro, ¡soy una niña!

- Pues ¿sabes? Yo también tengo imaginación porque también soy una niña.

- ¡Tú no eres una niña!

- ¡Si! Si que lo soy.

- ¡A ver!

- Mira, ¿ves estas dos cajitas de aquí?

- Si. y que hay?

- No lo sé, ¡ábrelas!

(una de ellas estaba llena de clips en forma de pinzas, la otra estaba totalmente vacía)

- Anda, que clips más guays, sirven para sujetar papeles, ¿verdad?.

- Si, papeles y todo lo que tu quieras imaginar.

- ¿Qué más cosas?

- Pues cosas como las que hay en la segunda cajita.

- ¡A ver! Pero si esta vacía.

- No, no lo está.

-¡Que si!

- ¡Que no! Mira ven, si tienes imaginación, te darás cuenta de que esta cajita esta llena de besos.

- ¡Anda ya!

- Mira, está llena, llenísima de millones de besos, de besos infinitos, por mucho que la abras, nunca se terminan, siempre que me eches de menos podrás abrirla y coger uno, o dos, o los que quieras.

- Y para que sirven los clips.

- Sirven para sujetarlos y que no se te escapen de las manos, para que nunca des los besos al aire.

- Ahhhhh.¿Y me puedo llevar las cajitas a donde yo quiera?

- ¡Claro!

- ¡Que guay! ¿Me pones los dibujos?

(He pensado que no había entendido nada de lo que le había explicado, mi sorpresa ha sido cuando al meterlos en la cama, contarles un medio cuento y apagar la luz, cuando iba por el pasillo me ha dicho:

- Tita, ¿me traes mi cajita de los besos?.

PD. Yo me he desecho.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Mis charlas con Dolores III

Hoy me esperaba con la cadena de la puerta echada, medio escondida.

- Dolores! Que soy yo.

- Pasa niña pasa.

Estoy cosiendo, anda, hazme un favor, enhébrame la aguja, que no atino.

- Claro, dame.

(lo he conseguido a la primera)

- Es que mira,lo que estoy cosiendo.

( me ha sacado unas bragas del tamaño de mi mesita de noche, de esas de puntilla, color

beige, marrón, vamos del color identificado como color abuela).

- Y mira, le he hecho un corte aquí, para hacérmelas más grandes porque no me puedo

meter en ellas, ¿a que son bonitas?

- Mmmm bueno si.( Eran horrorosas)

(como siempre pues no podía para de reír, esta mujer puede conmigo).

- Claro.Ahora lleváis esas cuerdas que no tapan nada, que vas a saber tu de lo que son

unas bragas bonitas y caras.

- Oye, que yo no me compro los tangas en los chinos.

- Ah pues yo las bragas alguna vez si y en el mercadillo.

(Ahora entiendo las cosas)

Bonitas y caras.

¡Claro!

Que tiempos mas difíciles nos han tocado vivir, a nosotros los jóvenes

De usar y tirar.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Pecados

Pienso en ti.
Pecado.

Te desnudo.
Lujuria.Te devoro.
Gula.Te extraño.
Avaricia.Irme.
Pereza.
Contigo.
Soberbia.Sin ti.
Ira.
Lo que sentirán los demás.
Envidia.
Quiero pecar tanto y tan seguido.
Espero a que venga la iglesia y me diga lo contrario…

martes, 3 de noviembre de 2009

Descontando minutos



Llega la hora, no llega.

Nunca los minutos me pasaron tan lentos.

Nunca miré el reloj tantas veces en tan poco tiempo.

Ni se me hicieron tan eternos.

Venga, va, entra ya por la puerta.