miércoles, 26 de agosto de 2009

Con sabor salao

En la orilla, donde rompen las olas.

Sentada mirando al horizonte, intentando llegar a ese límite que siempre avanza un poco más que nosotros…mientras se persigue sin tregua.

En este lugar, calido, mágico, místico…vienes a mi mente una y otra vez.

Donde el vaivén del agua me adentra y me saca fuera.
Donde miles de piedras chocan entre si consiguiendo un ruido casi musical, escucha…
Donde la sal se amontona en mi piel.
Donde el sol penetra y me asfixia.
Donde volteo el cuerpo y frunzo el ceño.
Donde casi se hace insoportable el calor.
Donde busco sombra sin encontrarla.
Donde mojo constantemente la cabeza, el cuerpo y el alma.
Donde respiro profundo y expulso fuera.

Olas que desiguales se copian constantemente, sin perder el rumbo, al compás del aire.

Van, vienen…igual que mi cabeza, que no deja que te marches.

Que lanza el ancla a tierra aun sabiendo que el viento rompió el mástil de este velero.

De esta marinera que agita la mano sin descanso al adentrarse mar adentro, dejando en tierra los sentimientos.

De esta marinera que sin anzuelo se lanza al mar, por si alguien la quiere salvar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...