jueves, 30 de julio de 2009

Pequeña gran mujer

Pensé que seria capaz de no dormir, que podría aguantar el cansancio y aún así, me tumbé en la cama sintiéndome fuerte…creyéndome que vería pasar las horas y vería amanecer sin sensación de decaimiento.

No pude…desperté despistada del sueño que quise soñar con los ojos abiertos.

A solas con mis delirantes delirios, que pienso, formateo, reciclo y me acabo creyendo.

Me hice un croquis para controlar el sistema, abrí puertas, cerré ventanas, me desnude de ropa, me tapé con la sabana…di vueltas y más vueltas, anote entradas…en esa libreta que ya se ha hecho un sitio al lado de mi cama.

Pensé en lo que quiero, en lo que no, en lo que me hace bien, en lo que me hace mal, en lo que me entristece, en lo que me alegra, en mis manías, en mis penas, en lo que estoy dispuesta a cambiar, en lo que no, en lo que podría modificar, moldear…en lo que no pienso tocar, en lo que me falta, en lo que ando sobrada y en abundancia…pensé y pensé tanto, que me cansé, me agoté, me saturé y me olvidé, me deje llevar por un sendero, a tientas, sin luces pero también sin sombras…hasta que ese camino y esos pasitos incesantes de mis pies, me trajeron hasta aquí y me dijeron, ponte a escribir.

Quizá quiero encontrar algo que no existe.
Algo que invente con el paso del tiempo, un cuento de hadas, una princesa encantada, una rana disfrazada que se convierta en Julieta y que me pida ser rescatada.

¿Se lo que quiero?
¿O solo se lo que no deseo?

A veces sola, estoy mucho mejor…
Solo a veces…es mejor.
A veces busco sin encontrar nada.
A veces sin buscar, encuentro en la nada.
A veces ni lo intento y como no busco, no encuentro.
A veces quiero y no puedo.
A veces puedo y no quiero.
A veces quiero y puedo, pero no debo.
A veces no debo, pero puedo y quiero.
Quiero, puedo y debo, a veces…me mareo.

Y pienso…que bonita voz tengo, cuando estoy en silencio.

Necesito respuestas, a todas mis preguntas… ¿que alguien me diga lo que pasa?...cuando te preguntas a ti misma y a ti misma te delatas…porque te das cuenta de que existe una sonrisa que sin quererlo, te desarma.

¿Doctor, que me pasa?

¿Qué es este flato interno que me ahoga? que me oprime, que me asfixia, que me roba el aire que me da la vida.
Qué me seca la sangre que hay en mis venas.
Qué marchita mi piel, mi cara, mi alma…que alguna vez fue de niña.

Toda mujer tiene a una bruja malvada que le dio a morder una manzana, como no, envenenada.

Toda cenicienta tiene hora de llegada y un zapato que le encaja.

Muchos no creemos en la magia, hasta que nos vemos adivinando trucos y miradas.

Ni arco ni flecha que no se me clave, en este corazón dispuesto a sufrir en balde.

Aquí no se falla, apunta, dispara.
Directo, seco, entre pecho y pecho…la diana, mi diana.

Mi latido, te marca los tiempos, respira…afina tu puntería, dos flechas duelen mucho más que una.
Me ofrezco a ponerme en el centro.
Con una manzana sobre la cabeza, temblorosa.
Con una pequeña armadura en el corazón, firme.

Porque prefiero ser precavida, que sentirme indefensa… sé perfectamente cuáles son mis defectos, pero también sé cuales son mis virtudes…sé cuáles son mis puntos débiles, mis puntos fuertes…pisan fuertes y mis puntos cardinales, andan conmigo…y me dicen donde ir y que camino coger, cuando me pongo a dar vueltas sin sentido.

Dicen que las virtudes cardinales son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

Me pregunto yo ¿dónde se sitúa cada una en mi brújula?

Seguiré golpeando el cristal…hasta que la aguja deje de temblar.

Temblaré yo, hasta que alguien cambie el cristal, que de tanto golpear acabó agrietándose…

Temblaré yo cada vez menos…al dejarme llevar por el susurrante silbido que atraviesa la grieta y llega hasta mi oído…temblaré hasta que deje de temblar. Lo sé.

Algún día, lo conseguiré.

Laura en la Para-farmacia

PFB-¡Hola! ¿Te puedo ayudar en algo?

LAURA-¡Si! Quiero tiritas.

PFB-¿Como las quieres? (Primer contacto visual con la para-farmacéutica)…

LAURA -Mm. Pues no sé… ¡tiritas! Cualquier clase me esta bien… (Me dice, ven conmigo)…yo pienso….yo voy donde tu quieras…)…me planta ante una pared donde hay por lo menos 10 clases diferentes de tiritas… ¿lo sabias?

LAURA- ¡Anda! ¿Pues si que hay no?

PFB- Si, mira, las tienes de sport, de tela, de colores, lisas, con dibujos, anti-alérgicas, transpirables (a todo esto a mi me falta el aire)… ¿para donde es?

LAURA- ¡Para el pie! Que la bamba me ha hecho una rozadura….

PFB- Ah! Pues entonces llevate estas…

LAURA- Pues vale…

PFB- (se da la vuelta y se va hacia la caja)

LAURA- (se queda inmóvil y prefiere no desvelar lo que miraba)

PFB- 2,20 euros.

LAURA- (pienso, joder con las tiritas, ni que fueran de oro)…pago y callo.

PFB- Muchas gracias.

LAURA- Las que tú tienes guapa…

PFB- (Cortadísima)

LAURA- (Más contenta que una niña con tiritas nuevas…)

PFB- Adiós.

LAURA- Adiós.

(Al llegar a la puerta, me giro y aún no se como he llegado a pronunciar…)

Perdona… ¿tiritas pa’ el corazón no hay, no?



PD: Voy a hacer inventario en mi cuarto de baño, para saber de que me falta e ir a comprarlo.

PFB = Para-Farmacéutica-Buenorra

jueves, 23 de julio de 2009

Nuevas sonrisas

No te conozco.
Quiero.
No te he hablado.
Me gustaría hacerlo.

Porque con palabras se que dos personas que no se conocen, pueden llegar a entenderse.

Puzzle de infinitas piezas que acaban encajando unas con otras, para crear una hegemonía perfecta.

Siempre me pasa lo mismo, hasta que deja de pasar.
Intento seguir mi propia norma. Primero observar, después hablar.

Ver afectada mi calma en pequeñas dosis…para no perder mis costumbres.

Me muestro distante ante quien no conozco, hasta que alguien me despierta la intriga, alguien llama mi atención, alguien despierta en mi algo llamado intuición.

Algo que normalmente divaga a mí alrededor y que en pocas ocasiones me da un toque de atención.

Intento mantenerme silenciosa, sigilosa porque a veces la gente confunde las cosas…el que recibe no siempre lo hace como nosotros lo deseamos.
Porque yo soy la primera que rechazo todo aquello que llega en abundancia y con prisas…
Porque me gustan las cosas que van despacio, que se muestran poco a poco…que se disfrutan de vez en cuando.

Todo lo nuevo sorprende.
Todo lo abundante cansa.

Por eso prefiero el paso a paso, si es que pasito a pasito se llega a todos sitios.

Saborear y deleitarme la mente, el corazón y el paladar con pequeñas cosas que se hacen grandes.

Porque lo importante, lo realmente importante, esta en los pequeños detalles.

Siendo pequeños, se hacen grandes.
Importantes.

Como un primer saludo, que llena de ilusión, así salido de la nada y que sorprende de forma grata.
O unas cuantas charlas, en las que soltamos en pequeños montones, las vivencias, las maneras, los sueños, las alegrías y las penas…

Y no hay otra, las cosas pasan porque si.

No hay que buscar respuestas, las explicaciones a veces, no explican nada.
Al menos eso creo.
Hay personas que transmiten.
Hay otras que no.
Así de simple.

Y si tú me transmites, quiero quitar poco a poco el papel de regalo que te envuelve.
Sin pedir nada, sin esperar nada.

Me gustaría decirme a mi misma, que no me he equivocado, que estos ojos que no ven nada…a ti te ven.
Que esta boca que no dice nada, a ti…te habla.
Que estas risas que guardo, a ti te son regaladas.

Palabras y mas palabras que lo único que intentan es encontrar entre tanta gente, una buena alma.

En este mundo que a veces esta lleno de todo y a veces, lleno de nada.

¿Qué se puede pedir cuando crees que lo tienes todo?
¿Qué se puede pedir cuando a veces crees no tener de nada?

Es sencillo.
Es complicado.

Siempre, en todo lo negativo, hay algo positivo.
Siempre, en todo lo positivo, hay algo negativo.

Como el vaso medio lleno, o el vaso medio vacío.

Depende quien mire, como mire, como sienta, lo vera de una manera o lo vera de otra.
La ley de la gravedad.
Todo lo que sube, vuelve a bajar.

Igual que se pasa de reír a llorar, con una facilidad…

Como del amor al odio…un pasito nada más.

Como no acordarse…o no tener recuerdos…. ¿que es mejor?
Gran pregunta. Gran respuesta.

Es mejor tener luz propia que vivir a la sombra.

Luz que se fusiona, que llena de magia.

Palabras y mas palabras, esas que me gustan, que me dan fuerza, que me dan vida…que hoy por fin te dedico, porque una deuda es una deuda, mas bien una promesa…
Porque si me siento capaz de escribirte sin conocerte, se, que conociéndote seré capaz de decirte muchas cosas…y cuando me siento capaz, es, porque se que la otra persona merece la pena….y por suerte, en este sentido, casi nunca me equivoco.

Y me equivoco siempre tanto y tan a menudo…
Espero que te guste lo pensado, lo escrito y lo regalado…

martes, 21 de julio de 2009

+ Tiempo

Tras tres años en que me perdi, por fin estoy de nuevo aqui...

A veces no es posible encontrar lo que no se perdio nunca, a veces es imposible recuperar lo que se perdio alguna vez...

Hay tantas y tantas cosas que se escapan de nuestras manos y que no tenemos poder para cambiar...por mucho empeño que pongamos....

La vida no es mas que simple tiempo, un tiempo que no tiene tiempo...un tiempo que acaba poniendo a todo el mundo en su lugar, un tiempo que va pasando sin mas....un tiempo para madurar, un tiempo para sufrir, para llorar, para soñar, para reir, un tiempo para todo...y a veces ese tiempo, se escapa de entre las manos como un puñado de arena o como unas gotas de agua...

Es tan efimero que no se puede tocar, no se puede sentir, no se puede oler, no se puede disfrutar...y tampoco se puede soñar....a veces, lo mejor, lo mas sencillo, lo mas facil o quizás lo mas cobarde, depende de con que ojos se mire, es sentarse y esperar que ese tiempo salga a nuestro encuentro..., creo que ando necesitada de tiempo...

Ladrona me siento yo, de vuestro tiempo.

Ese, me lo quedo.

Tiempo

Necesito tiempo porque con tiempo lo entiendo todo.

Tiempo para entrar, tiempo para salir.

Tiempo para encontrar en el reloj, esos minutos que no tengo.

Tiempo para dormir.

Tiempo para fumarme un cigarrito y quizás fumarme el viento.

Tiempo para reencontrarme con todos aquellos que no olvidé y que no vi, sencillamente, por falta de tiempo.

Tiempo para descontar lo que me falta hasta que pueda tener de nuevo tiempo.

Tiempo para ti, tiempo para mi, si, para mi porque me falta y no lo encuentro…

Tiempo para buscar, tiempo para encontrar.

Tiempo para perder, porque se me antoja perderlo.

Tiempo para no volver a casa, cuando sea la hora señalada.

Tiempo olvidado en mi reloj, que siempre olvido en casa.

Horas que no pasan, horas que no llegan, horas que descuento, horas que salen a mi encuentro y que yo tristemente, no encuentro.

Horas a las que meto prisa.
Horas que giran y giran, siempre lento.

Tiempo para hablar, tiempo para besar…

Quizás hecho de menos aquel tiempo, en que pude hacerlo…y que ya tampoco recuerdo.

Necesito tiempo, mi querido y anhelado tiempo.

domingo, 19 de julio de 2009

Yo lo sé

Cuando escuchas dulces palabras, cuando alguien te mira a los ojos y cree estar diciendo lo que no se atreve a pronunciar, cuando alguien parece calmado y no lo esta, cuando sientes vergüenza simplemente porque si, cuando sin darte cuenta sonríes y desvías la mirada… ¿Qué se debe hacer?

Me pregunto, me respondo.

Gran mujer que muy a menudo se siente mucho mas pequeña de lo que lo es, casi tanto que hasta olvida las palabras y vuelve a morderse el pulgar como hacia años atrás…
Gran mujer que quizás lo es a tus ojos, pero que en su interior se siente tan normal, tan sencilla, tan ignorante ante tantas cosas…que se asusta y se vuelve a asustar, una vez y otra vez mas…
Y así, asustada casi sin estarlo, decide seguir levitando.

Porque no es ni más, ni menos que tu.
Porque lo bueno de ser siempre una misma, es que no hay nadie que se te parezca.
Porque tú, eres tú, solo tú y nadie mas que tú.
Sin copias, sin dobles fondos, sin mascaras, sin disfraces.

Porque la mujer no necesita pinturas para ser más divina, quizás las necesita solo para sentirse así.
No necesita ropas para vestirse, porque desnuda de todo, no puede esconder nada…a veces los parches lo único que tapan es, sin duda, lo que deberíamos enseñar y aun así nos maquillamos porque es lo que nos marca esta sociedad.
Lo bien visto, lo correcto, lo esencial.

Cuando se siente así, cuando se piensa así, cuando tras un largo tiempo absorta en una oscuridad que cada una se fabrica, un buen día, sales de nuevo hacia la luz y descubres que se está fuera mucho mejor, cuando sonríes de nuevo y recuerdas que pensaste que ya no sabias hacerlo, cuando de golpe, alguien te introduce de nuevo en el pecho el corazón, tu corazón y lo oyes latir… cuando te desintoxicas de todo aquello que te resta vida…dime, ¿donde prefieres estar?

¿Dentro?
¿Fuera?

Si consigo erizar tu piel, con mis palabras, yo me siento mágica.
Porque desnudo mi alma en cada frase y me visto en cada final.
Porque hay personas que transmiten paz y transmiten ternura.
Como tú.
Quizás como yo…no lo sé.
En esta vida cada una, ve, lo que quiere o lo que necesita ver.

Que más da, lo importante es, que aunque pasen los años, estemos a sabiendas de todo y tengamos experiencia, a veces entre la gente, aparece alguien que nos enciende la chispa, la llama, sea cual sea esa chispa, sea cual sea esa llama, lo mas dulce es, que mantiene el motor en marcha y que el motor no se apaga.

Especial es, vivir cada día como si fuese el último.
Especial es, cada amigo que tenemos.
Especial es, cada amor que vivimos.
Especial es casi todo aquello que vemos, cuando volcamos un poco de esfuerzo.

Especial eres tú, especial quiero ser yo.

Gracias por dejarme sin palabras, porque a menudo me sobran y esa sensación de torpeza me encanta…yo que nunca callo, yo que siempre hablo…yo que siempre escribo lo que no digo…

viernes, 17 de julio de 2009

Desglosando el tiempo

Desglosando el tiempo comprendí que no hay algoritmos posibles que sean capaces de fragmentar aquellos pequeños momentos de mi vida que de alguna forma ya viví.

Me encontré separando vivencias, esquematizando los momentos, amontonando a personas que ya conocí, que ya se marcharon, que dijeron que volverían y que aun a día de hoy, aún sigo esperando.

Desordene mi conciencia, la interpuse en mi camino dificultándome el paso.

Llegue a la conclusión de que debería volverme más egoísta, volverme un poco más mala y sacar tajada de mi propia vida.

Todo esto pensé y al acostarme estaba totalmente convencida de que ese sería mi mañana.
Al despertarme todo seguía de la misma forma que la noche anterior.

Si pido sueños, lo primero que debo hacer es cerrar los ojos, apretarlos fuertes y pensar en aquello que quiero…

Si vivo sueños, lo primero que debo hacer es abrir los ojos, no forzar el parpadeo y no perder detalle de todo aquello que veo…

¿Qué es mejor, soñar o vivir de sueños?

Pensarlos, crearlos, forjarlos y vivir cada día un paso por detrás hasta algún día alcanzarlos.

Porque los sueños, sueños son…y yo de sueño, muero hoy.