domingo, 7 de junio de 2009

A esos amigos que tengo

Casualidades de la vida, dicen.
Aparecen cuando menos las esperas, dicen también.

De las casualidades a veces, quedan cosas, recuerdos y lo más importante, personas.
Años de vidas paralelas, que de alguna forma, coincidieron en mil ocasiones, sin ni siquiera darse cuenta.
Encuentros fortuitos, graciosos, eufóricos, simpáticos, invisibles…y que por alguna razón, pasaron desapercibidos.

Porque a veces, ante la no búsqueda de algo, tampoco lo extrañamos.

Porque a veces, las cosas pasan en su momento exacto. Y otras veces, no. Así de cierto. Así de simple. Así de fácil. Así de frágil.

Cuantas veces he pensado en que quizá en otro momento, quizá en otra situación, quizá en otra vida, encontrarme con alguien, hubiese sido mucho mejor…y el momento pasa y no lo aprovechamos, porque no sabemos o no queremos hacerlo y a continuación, he visto como pasaba ante mi, la posibilidad de compartir algo bueno con esa persona, ya no volviendo a ser a mis ojos, lo que yo quería, lo que yo pensaba o lo que yo soñaba.

Y pasan los días, pasan los años, y pienso en lo mucho que he vivido, en lo mucho que he disfrutado, en lo mucho que he perdido pero también en lo mucho que he ganado.
Tesoros guardados…a puntito para sacarlos.

Porque ante este vaivén de gente, variopinta en su mayoría, he descubierto la tolerancia, la amistad, el cariño, las incontables risas, las infinitas alegrías, los millones de momentos entrañables, inolvidables…y mágicos que he llegado a vivir.

Y me doy cuenta de la inmensidad de todos y cada uno de ellos, de los grandes amigos que tengo y de lo feliz que me hacen.
Sean como sean, a mi eso, me da igual.
¿Que mas da lo que piensen los demás?

Si pensara en ponerlos a todos en fila, uno al lado del otro, seguramente no hallaría algún parecido entre ellos, aunque digan que dios los cría y ellos se juntan…son tan diferentes, tanto… que eso los hace inmensamente grandes.

Pero así fue, así pasó, algo nos unió, algo nos juntó… y seguís estando ahí, para mí.
¿Qué más puedo pedir?

Porque siempre hay un principio y un final.
Lo que realmente importa, es lo que hay durante...
Porque al principio no nos enteramos y al final, nos vamos.
¿No?

Hay cosas tan sencillas en esta vida…que la respuesta es tan aplastante, que buscamos tres pies al gato, aún sabiendo que tiene cuatro.

A veces, cuando lo paso mal, por la desfachatez de alguien…me digo a mi misma, no quiero conocer a nadie más… (En el amor también me pasa, pero ese es otro tema del que quizá hable otro día)… y realmente me acabo creyendo esa idea, aunque por poco tiempo…porque acaba desvaneciéndose, como el transparente vaho.

Pero así es y así será, maldecimos el conjunto cuando el que falla es un ser único, pecamos siempre de hablar mas de la cuenta, de creernos a sabiendas de todo, de decir que no volveremos a caer….y caemos una y otra vez, constantemente…mientras nos comemos nuestras propias palabras, que con un poco de salsa, entran un poco mejor, del mismo lugar desde el que salieron…

Y así van pasando, como el que se sienta en una estación y ve los trenes pasar… a veces chirrían, a veces paran, a veces se pierden, a veces llegan pronto, aunque la mayoría unos minutos tarde, a veces levantan polvo, otras hacen ruido, pero siempre traen algo, traen a alguien, que baja que sube, que viaja con rumbo y destino, lleve donde lleve, porque hay trenes que pasan una sola vez en la vida…y otros que pasan constantemente…¿cual es cual?, ya es más difícil de acertar, con billete o sin billete, lo importante es dejarse llevar…hacía algún lugar, deseando acabar en el país de nunca jamás…cuento perfecto para quienes soñamos despiertos…

Amigos, para mi, de lo más importante que tengo…los que cuento con las manos y me sobran un montón de dedos, consciente de que son mis intocables, hagan lo que hagan, porque los quiero, porque no hay nada material que nos pueda separar, consciente de que hay dedos que se podrán ocupar, con el tiempo…porque tengo la gran suerte, de seguir conociendo a gente, de seguir regalándome momentos con viejos y nuevos…consciente de que mi vida es mucho mejor, con todos ellos.

Porque tengo la sensación…de que si os dejo escapar, me pierdo algo muy bueno.

1 comentario:

  1. Yo que de todo se y de nada entiendo, la plabra amigos es un concierto con cantidad de estrofas que no comprendo.
    Despues de leer tu escrito pienso en mi larga vida pienso en lo lejos, enterre asta muertos,los vivos se enterraron solos yo sigo viviendo y la pabra amigos, repito es un concierto.
    Encuentro muy interesante todo lo he leido, en un tiempo no muy lejano encontraras tu verdadero amigo.un saludo.

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...