sábado, 13 de junio de 2009

Autoanalisis

Este escrito es simplemente el fruto de mi estado de aburrimiento, en esta tarde en la que después de hacer mis labores, ya no me apetece hacer nada más que sentarme aquí a entretenerme.

Me llamo Laura, ya lo sabéis. Lo que no sabéis es por que me llamo así, pues bien, le doy gracias a mi nombre por La casa de la pradera, si, suerte que a mi hermano no le dio por ponerme Heidi u Oliver y Benji, de los cuales yo era ferviente admiradora cuando empecé a crecer…porque si, crecí con ellos, y con Barrio Sésamo y la Bola de Cristal, con Calimero, Parchís y no se cuantos más…hasta que aborrecí los dibujos con la interminable Bola de Drac…aunque bueno a día de hoy, aún me chiflan los dibujos, me quedo con los Simpson…que grandes!.

Tengo un piso medio en obras, porque ya no tengo más dinero para hacer lo que quiero, pero tengo paciencia y mucho tiempo, me afecta la crisis, como a todos y de tener un trabajo, bueno dos, ahora tengo tres…

El más importante, es en una compañía de seguros. La seguridad llama a tu casa y ¡aparezco yo! Ja!...lo arreglo todo, todo y todo, dicen…yo no lo pienso, pero bueno, bendito el pan que me da de comer…a este trabajo añado trabajos esporádicos para poder permitirme lujos, porque soy caprichosa donde las hay, y me gustan las cosas buenas…y caras!

Tengo 30 años y no me he enterado.
Tengo arrugas, pocas y que no me molestan, pero las tengo.
Y 3 canas. Solo tres.

Dicen que he crecido, que he madurado, pero yo no lo veo así, tampoco.
Me encanta ser una cría y vivir en un mundo de sueños, que yo creo a medida.
Cada vez creo menos en la gente y eso a veces, me hace querer estar sola.
Porque me gusta mi independencia y me gusta mi soledad.
Cuando quiero jaleo, ya lo busco. Y lo encuentro…es sencillo.

Me gustaría tener coche, pero para eso también tendría que tener el carné y cada vez me da mas pereza sacármelo.
Tengo una moto, destartalada, sin espejos y casi sin asiento…que no se como no se cae a trozos, ni como me lleva a los sitios…pero me lleva…nunca me falla.

Con la licencia y mi identidad a punto de caducar, no soy nadie… y mi gran preocupación es hacerme las fotos, porque son diez años que tendré que ver la misma imagen y claro, con 40 años quizás ya tendré cientos de arrugas y unos cuantos kilos de más… de ahí mi preocupación.

Me llevo bien con el mundo, tengo muy buenos amigos. Me quiero y quiero a la gente, esto también es sencillo.

Me gusta la fotografía. Los primeros planos.
Me encanta la música. Creo que tengo buen oído.
No tengo buena vista, eso no.
No veo tres en un burro. Me operare, lo tengo decidido. Cuando pase la crisis…supongo que aún veré algo… para entonces.

Soy cabezota, mucho. Pero respeto la opinión de la gente.

Odio el teléfono, cada vez más. Supongo que es debido a que paso medio día con el codo levantado. El hilo es demasiado fino para quien esta a ambos lados.
Prefiero quedar, prefiero verte, prefiero escucharte, prefiero hablarte, estando frente a frente.
Es más directo, es más claro, es más gratificante…es más simpático.
Pero si tengo que hablar, hablo y me pongo el auricular para poder seguir haciendo cosas mientras hablamos, o no hacer nada…que eso también me gusta, cada vez más.

Cada vez me gustan más las pequeñas cosas, los pequeños detalles.
Ya no busco la excentricidad ni espero nada de nadie, así cuando se me da, me sorprendo.
Porque me encantan las sorpresas, los regalos, no puedo abrirlos sin romper en mil pedazos el papel de regalo. No puedo.
Como tampoco puedo aguantarme las ganas de decirte que tengo algo para ti si lo tengo, por eso espero siempre al último momento para comprarlo.
Aunque bueno, pensándolo bien, creo que no solo eso lo dejo para el final, me pasa con casi todo…

Cada día que pasa me vuelvo más y más despistada.
Se me olvidan las caras, los nombres, los cumpleaños y los números de teléfonos, pero me acuerdo de todas las direcciones. No se porque.

Me gustan los animales. Tenía un gato. Ya no lo tengo. Vivió conmigo 13 años hasta que murió. El día del orgullo gay…por cierto, se acerca el día, tendré que celebrarlo compañero.

Tengo un padre y una madre, tenía un hermano. Ya no lo tengo. Físicamente hablando. Porque siempre estará conmigo, a mi lado.

Mis padres están jubilados, viviendo en un pueblecito donde Cristo perdió el gorro, viviendo como reyes y yo por eso, me alegro.
Los veo poco, entre 5 y 10 veces al año, vienen o voy, cuando vienen pierdo los nervios, cuando voy me aburro. Pero los echo de menos y los quiero. Son tan buenos.
Y yo a veces me siento tan mala, por no ir a verlos, pero ir significa aburrimiento, significa comer mucho y por lo tanto engordarme mucho y dormir, que bien mirado no esta tan mal…porque me encanta dormir todo lo que puedo.
La gente me dice que pierdo mucho el tiempo. Para mi es un placer. Aunque reconozco que cuando me levanto pronto y aprovecho me siento mejor…pero lo digo bajito, cuanta menos gente se entere mejor.

Estoy horrorosa por las mañanas, por la tarde me arreglo un poco, solo un poco.
Me levanto con los ojos hinchados, de los pelos mejor no hablamos, incoherente, torpe y lenta, muy lenta…pero siempre de buen humor, me encanta mi despertar.

Se me achinan los ojos cuando río.
Me encanta sonreír. Sonrío cuando estoy contenta, cuando saludo, cuando siento vergüenza, cuando ligo o cuando lo intento, hasta cuando lloro…sonrío un poco.

Creo que tengo las cosas claras, sobre la vida, mi vida…aunque solo lo creo…porque cada vez tengo más claro que lo que hoy es bueno, mañana no lo es, lo que hoy tienes mañana desaparece y que las cosas a veces son muy efímeras, demasiado… así que no me gusta aferrarme a algo o a alguien, porque no me gusta depender.

Cada vez tengo mas claro, que nunca es para siempre.
Y que nada dura eternamente.
Pero mientras tanto, vamos haciendo, vamos conociendo, vamos viviendo.

Hacia mucho deporte.
Ahora no hago nada.
Cogía la bici, la pinché la semana pasada.
Vivía para el deporte, jugaba y arbitraba. Era joven. Bueno aun lo soy. No era perra. Ahora si lo soy. Esa es la verdad.

Cantaba y tocaba en el coro de la iglesia. Era joven…que vergüenza. Pero lo pasábamos bien, hasta que el cura nos echo porque dábamos la nota y no musicalmente hablando. La liábamos demasiado y los conservadores ponían caras extrañas. Católicos amargados.

Me declaro atea. No creo. Pero dejo creer a los demás, si quieren.

Me cae mal el papa y el Vaticano. Lo siento. Pero es así.
Es una mentira muy gorda, para sacar el dinero a los pobres y dárselo a los ricos.
Es un descaro muy descarado, cuando hablan en alto y hablan en el nombre de Dios… para prohibir el aborto, el sexo y la homosexualidad diciendo que es pecado y que ese no es el legado del Señor…creo recordar por las canciones que cantaba, que Dios aceptaba a todos los hombres y mujeres sin condición, sin distinciones y sin prejuicios…vale que los tiempos han cambiado y que pasan muchas cosas malas, vale… pero yo hablo de personas, de sentimientos, de maneras de amar y de entender la vida sin hacer daño a nadie. Nací así…no lo hice por rebeldía. Mi manera de querer es sana y buena, puedo llegar a ser mejor persona que muchos de los que gozan de esa normalidad que dicen tener.
¿Acaso yo soy subnormal? (no quiero herir a nadie con este comentario).

Me gustaría que cada uno tuviese su propio Dios. Inventado.
Yo lo tengo.

A veces me adoro y a veces no me aguanto.
Pero me río de mi misma. Me río de la vida. Me río de todo lo que puedo.
No me río de la gente. Bastante tengo conmigo misma.
Aunque bueno, reconozco que a veces soy un poco bruja y que algún comentario suelto. También depende con quien este…y de cómo nos entendamos.

Soy fiel a los míos, soy sincera, soy generosa con lo que puedo y con lo que me dejan.
Cada vez soy más directa. Más descarada.
Cuando quiero algo lo quiero ya.
Odio las mentiras, las excusas, las indirectas y los numeritos en público.
No me gustan los rodeos, ni las tonterías, ni las perdidas de tiempo.
Y a quien me hace sentir así, no lo quiero cerca.
Y ante esto, soy muy intransigente. Cada vez más.
Pero no soy falsa y cuando algo no me gusta o me incomoda, no me esfuerzo ni tengo paciencia.
He apartado ya a algunas personas de mi vida por todo esto.
Pero es que no me sale, lo siento.

Las cosas claras y el chocolate espeso. Siempre.

1 comentario:

  1. Eres mi Diosa, te admiro, te quiero y te adoro, eres mi tesoro!!!!
    ( has visto rima! como tu poesía divina!!)
    Eres mi artista. Me encanta leerte y encima me repito siempre: "encantada de conocerte".

    Tu mar, siempre.

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...