jueves, 14 de mayo de 2009

Paseo encendido

Paseo encendido.
Llamaradas extinguidas en mi interior.
Comienzo a andar, a pesar de la pereza.
No puedo, no quiero parar.
Necesito huir aún no sé muy bien del qué, del quién, del cómo, pero necesito huir.
Pasos acelerados, enfrentados, enfadados.
Dejo atrás todo aquello que no me sirve.
Paseo sin carga.
Paseo encendido.
Necesito pensar, necesito aclararme.
No puedo llegar más tarde que mi propia sombra.
Pelea constante de impulsos, de saltos, de emociones, de brincos.
Camino lineal, sin sobresaltos.
No más que aquellos que llevo dentro.
Que me hacen parecer enfadada, sin estarlo.
Paisajes de mi ciudad, en la que me integro.
Cae la tarde, la luna acompaña.
El sol se esconde en esa playa desnuda, en la que ya no queda nadie.
Humedad constante, que eriza mi piel.
Sigo andando, despreocupada, pensando sin pensar en nada.
Cae la noche, cada vez más.
Se hace tarde, muy tarde.
Farolas encendidas.
Incandescentes.
Adquieren fuerza.
Es hora de volver.
Sola y tarde.
Sin acordarme de nadie, cuando voy solita por la calle.
Canto la canción.
Sonrío
¿Desolada estoy?
No.
Sonrío.
Paseo encendido.
Eso me hace andar conmigo.
Eso me hace andar camino.
Llegar a casa.
Mi destino.
Pensar, pensar, pensar…que debo hacer con mi ombligo.
Encontrar la paz, mi paz.
Pena.
Sonrío.
Encontrar en mis pasos algo que me mantenga en vilo.
Vilo que vigila mi descanso.
Y que de tanto vigilar, cae dormido.
Cierro la puerta.
Estoy en casa.
Hogar que me devuelve la calma.
Hogar al que siempre le doy la espalda al ir a buscar fuera, lo que ya tengo dentro.
Tranquilidad que descubro cuando oigo el sonido de las llaves.
Ese tintineo que me dice que ya tengo en mi poder todo lo que es mío.
¿Qué más quiero?
¿Qué más necesito?
¿Cómo hablar?
Salir corriendo…
Andar, andar, andar…
Dejarlo todo atrás.
Hasta mi siguiente paseo.
Encendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...