martes, 26 de mayo de 2009

Eva




Empiezo a escribir, así, de buenas, de entrada, con buen pie, con una sonrisa de oreja a oreja que contagia hasta al más triste.
Es lo que tienes, es lo que me das, risas y más risas, cariño y más cariño.
Desde aquel primer día, hasta este ultimo hoy.
5 años, de constantes vivencias, de apoyo libre, de dejar hacer, de no criticar y aconsejar, 5 años en que nos hemos sentido, en más de una ocasión, como bichos raros que son diferentes en un mundo extraño, un mundo que a veces no goza de nuestros valores, un mundo en el que a veces no encajamos, pero del que no podemos ni queremos salir, porque así somos, así sentimos, así nos mostramos y así entendemos nuestro estilo de vida….y en el fondo, nos gusta.
Eso es lo mejor, que vivimos y sentimos de una forma especial, ni mejor ni peor que las demás. Diferente. Si. Pero también única.

Me gusta cuando apareces entre la gente, con tu cara de bicho, me gusta porque yo te veo mucho antes de que tú me veas a mi, y me arrancas sonrisas a escondidas, solo con verte venir.
Eso es algo, que poca gente consigue.
Beneplácito constante a tus hechos, a tus maneras, a tus idas y venidas, a tu manera de entender la vida, porque de alguna manera, creo que es muy parecida a la mía.
Y cuando no lo es, te lo digo, sin más, es así de simple.
Y es mágico, poder hablar sin tapujos, sin mentiras, sin disfraces, sin ataduras.
Sin pensar en si queda bien o queda mal. Las cosas se dicen, tal cual.
Y siempre es bueno escuchar, cuando la persona que habla, lo hace con ternura.
Haya o no diferencia de edad, que más da.

Me gustan tus consejos, me gustan tus charlas, me gustan tus risas, me gustan tus miradas, esas que quizás solo tu y yo entendemos, pero es que realmente esa es la chispa que tienes y es la chispa que me enciende, que me da energía, que me da calor, que me da cuerda, que me da alas…y que me hace pensar en ti, como una buena y gran amiga.

Amistad que durante estos 5 años, se ha ido asentando, ahora mucho, ahora poco, cuando nos da nos da…eso es cierto, aunque reconozco que con esta madurez lentamente madurada, te has convertido en un pilar.
Un pilar que aguanta toda mi estructura, fuerte, inmovible.
Pilar que no interrumpe el paso, ni el camino, y que además, le da belleza a los paisajes que diviso.
Belleza que en ocasiones, se volvió gris, incluso ciega, porque la vida es así, nos hace caer para luego levantarnos. Malos ratos, malos días, malos meses, si…pero al final, todo vuelve a su calma y a su normalidad.
Personas que se van para no volver jamás, personas que se van y vuelven sin ser llamadas, personas que intentan hundirnos y que no lo consiguen, por suerte.
Personas que pasan sin más y que por lo tanto, también olvidamos sin más, personas queridas, incluso personas odiadas, aunque el odio ni a ti ni a mi, nos funciona, no sabemos, no queremos, pasando pagina nos resulta mas fácil, mas sencillo…tantas y tantas personas, que encienden y apagan nuestras vidas…
A su antojo. Aunque el control remoto lo tenemos en nuestras manos, y la paciencia también. Eso siempre.
Paciencia que en ocasiones deberíamos revisar, no dar tanta cancha a quien no lo merece, porque la gente es como es, no cambia…por mucho empeño que pongamos nosotras.
Ser cabezotas no nos da muy buen resultado, como has podido ver, durante estos años.
Pero así somos.
Las salvadoras del mundo.
Eva, cariño: ¿aprenderemos algún día?
Dime que si…
En estos años, he podido contar contigo, en lo bueno, en lo malo, y jamás te he dado las gracias.
Lo siento.
Te agradezco de corazón tu fiel apoyo, tu cariño constante, tu humor electrizante, tu amistad en su mas puro significado.

Eres especial, eres única, eres tan Eva, que tu nombre lo dice todo por ti, pocas letras, pero mucha materia, sin descripciones posibles que alcancen a etiquetarte…
Es sorprendente, que tres letras signifiquen tanto.
Pero así es y así te lo digo.
Como siempre.
No me tengas en cuenta, si hubo silencio durante todo este tiempo, a veces peco de demasiada confianza y pienso que hay cosas que se saben y que no hace falta decir.
Me equivoco. Lo sé.
Pero siempre hay tiempo para remendar esos detalles.
Pequeños detalles que tú haces grandes.
Pequeña gran amiga.
Te quiero.

1 comentario:

  1. cariii......siempre, siempre hemos estado aqui, y siempre estaremos....Nunca me hizo falta que me dijeras que me quieres, porque lo veo siempre que esas a mi lado, pero me has conmovido laurita, gracias por hacerme especial a tus ojos y por tu escrito,gracias por estar- T'estimooooo

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...