sábado, 25 de abril de 2009

Voy, vengo

Con ganas, con nervios, cojo el tren…
Voy, vengo.

Una hora, nos separa.
100 kilómetros de nada.
Leo, observo…pienso.

Al bajar del tren, tu estas.
Por fin te abrazo, por fin te siento.

Voy, vengo.

Sigo tus pasos, me enseñas tu mundo.
Cerramos la puerta. Nosotras dentro.
Muy dentro.
Nos damos luz con las estrellas.
Noche calida.
Noche mágica.

Voy, vengo.

Me besas. Te beso.
Cuerpos desnudos.
Frío, calor, sudor.
Escalofríos.
¿Que me das?
¿Que te doy?
¿Lo damos todo?
Te sientas encima.
Yo desvanezco.
Me pierdo.
Me encuentro de nuevo.
Te deseo.

Voy, vengo.

No se que hora es, tampoco me importa.
Podría estar así toda la noche…
Dormimos, poco pero lo hacemos. Sueño.
Despierto.

Pierdo el tren, aposta.
Quiero hacerlo.
Una hora más contigo, sin prisas.
Llega el tren, subo.
Tu al otro lado, no quiero marcharme.
Adiós con la mano.

Voy, y ya vengo.

Busco mi sitio, en el descanso.
Me siento, escribo, leo…sonrío.
Miro a través de la ventana…
Paisajes que se me antojan conocidos.
Me parecen bonitos.
Me parecen vistos.
Me parecen tuyos.
Me parecen míos.
Me parecen nuestros.

Imágenes, letras, música, gente, lugares, olores,
tiempos, recuerdos, palabras, gestos, caricias….besos.

No puedo olvidar.
No quiero olvidar.
Ni puedo ni quiero hacerlo.
Porque al pensarte y recordarte, sonrío….
Y no quiero dejar de hacerlo.

Que noche la de ayer, que noche la de aquel día,
En que fui a verte y te vi.
Que día este, en el que sin darme cuenta…
Durante todas sus horas…

Voy, vengo.

2 comentarios:

  1. Vienes, te vas.

    Impaciente por verte llegar. Hoy no esperas. Espero. Te busco, te encuentro entre la gente. Desaparece. Apareces. Andando tan casual. Tan despreocupada. Tan diferente.

    Vienes, te vas.

    Unas horas te retengo, en un minuto sostengo y de un segundo dependo para decirte, sin decir nada, quizá basta una mirada para contarte lo que siento.

    Vienes, te vas.

    Es distinto; te mueves, me muevo. Nos movemos. De nervios, tiemblo. Hablo en vano. No me preocupa demasiado. A veces impones, lo reconozco, pero tu gozo en un pozo, cada vez menos.

    Vienes, te vas.

    Me pones, me provocas, me gusta tu manera de jugar. Aprendes a llevar. Tus besos, tus caricias, tus abrazos, dormida, despierta me doy la vuelta y estás. Sonríes y me pierdes sin más.

    Vienes, te vas.

    ¿Qué tienes? ¿Qué me das? Yo contigo, me quedo. ¿Y tú, te quedas?

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, para mi es importante...