sábado, 25 de abril de 2009

Vienes, te vas

Entre las teclas pierdo las palabras, entre miradas pierdo mi sombra, entre las sábanas pierdo el sentido…hablarte, verte y sentirte…me hacen perder la poca cordura que me queda.
Pierdo constantemente… pierdo guerras, pierdo batallas, pierdo nostalgias.
Pierdo porque tú, me pierdes.
Y en la búsqueda constante de mi ser, me pierdo tras tus pasos.
Y así perdida, dando vueltas sobre mí misma…me encuentro entre tus brazos, me encuentro en los besos, me encuentro en tus caricias.

Que buen punto de partida…

Vienes, te vas.

Te escucho, hasta que cuelgas.
Te miro hasta que desapareces.
Te beso mientras puedo.
Te hago mientras me dejas.

Anhelando los ratitos que me das, porque siempre me saben a poco.
Llámame egoísta, porque sin duda, lo soy.
Lo quiero todo, lo quiero ya.
¿Me lo das?
Te siento lejos, te siento cercana.

Vienes, te vas.

Tengo que ir, para ser yo la que vuelva.
Me iré, pero volveré.
Sin duda.
Lo haré.

Tendré que llenar tu espacio, no tu vacío…porque estas tan llena de vida, que no hay vacío posible, estas tan llena de vida, que necesito absorber tu energía.
Quiero aprenderme cada curva, cada beso, cada caricia, que me des, que te dé.
Cuando la punta de mis dedos recorren tu cuerpo, yo pierdo el sentido….de nuevo, lo pierdo…si, vacío los bolsillos de deseo, dejando caer todo el peso que hay en ellos…en la poca cordura y sensatez que tengo para controlarme finalmente y no comerte por completo en el intento.

Me das hambre.


Vienes, te vas.

Y no se me va el hambre. Esa se queda aquí conmigo, constante, latente, voraz.
Quiero más, dame más.
Te como, te como, cómeme.
Dame pan, dame cariño, dame tu sonrisa y ponla en mi puño.
La cuidaré.
He encontrado un cobijo para ti en mis manos.
¿Te lo enseño?
No hacen falta llaves, las puedes olvidar…
Siempre estaré yo para abrir la puerta y recibirte mientras te apetezca pasearte por mis manos…
Aunque a veces, me falten manos para poder tocarte.
Tanto como quiero, tanto como deseo….


Vienes, te vas.

Puedo perderlo todo, porque nada necesito.
Tengo ojos para verte, tengo oídos para escucharte, tengo boca para besarte, tengo manos para tocarte, tengo tiempo para soñarte, tengo pies que me pueden llevar hasta ti…tengo tantas y tantas cosas, que me han sido regaladas y que nadie me puede quitar…ni siquiera tu, porque en esta cabeza estarás siempre…aunque vengas y te vayas, porque de la manera más sutil, de la manera mas dulce, llegaste un buen día a mi vida, y me la pusiste del revés….cayéndose todo al suelo…y así esparcido todo en mi guarida, mi desorden lo hago mío….solo mío…así que no digas nada, no recojas nada, déjalo tal cual está…porque así está perfecto.

Gracias por hacerme sentir así, joven, viva, latente…y además sonriente…
Gracias.

Vienes, te vas.

Aunque todas las veces, te quedas junto a mí.

{-t}

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...