jueves, 30 de abril de 2009

Destinos

Sants.
Estación de tren.

Destino cualquier parte…
Gente que viene. Va.
Prisas, nervios, billetes, pérdidas de tren, colas, maletas, destinos, encuentros, grandes despedidas.
Pienso que podría viajar a casi cualquier parte de España y que casi siempre encontraría a alguien esperándome en mi destino.
Amigos repartidos.

Sonrío.

Me hace sentir bien, eso.
Raíles, vías…únicos sentidos.
Vagones, gente, empujones.
Miradas furtivas, fijas…

Sonrío.

Escucho: tren con destino a…tiene parada en todas las estaciones.
¿Podría haber uno directo?
¿Qué me llevara donde yo quisiera?
Podría haber ventanas, por las que asomar mi cabeza, que me diera el aire en la cara…
Que dulce sensación abrir la boca y respirar aire a pleno pulmón…
No tengo prisa, pero quiero llegar pronto.
Desespero.
Música que amansa mi fiera.

Sonrío de nuevo.

Mitad de camino.
Se acerca el momento.
Ya llego.
Nervios al pisar el suelo.
¿Dónde estas?
No te encuentro.
Diviso a lo lejos un alma que anda hacia mí.
Eres tú.

Sonrío.

Encuentro.
Abrazo.
La estación llena de gente, pero estamos tu y yo solas, entre tanta gente, epicentro de sensaciones que estallan en la superficie, de esa estación, de esa tu ciudad, de esta mi cara, que dice tanto sin decir nada.
Mi tren tiene parada.
Tu corazón.
Mi corazón tiene parada, tu alma.
Alma y corazón.
Corazón y alma.
Tren que no pierdo.
Tren que deseo coger.
¿Corto o largo recorrido?
A media distancia estoy.

Sonrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...