jueves, 30 de abril de 2009

Estigmas

Tren destino, alguna parte.
No se sabe.
Una mujer.
Más anciana de lo que su edad marca.
La vida, quizás, que pasa factura.
Triste.
Mirada fija.
Apagada.
Llorosa.
Mira a través del cristal, aunque no ve nada.
Suspira.
¿Qué tendrá?
Viste de negro.
Ropa arrugada.
Pelo enmarañado.
Arrugas profundas.
Manos entrelazadas
Observo a escondidas.
Me invade un instante de soledad.
De entendimiento.
Ambiguo.
Porque sin sentir, siento.
Sin conocer, llego.
Gente igual.
Gente dispar.
Gente que habla sin hablar.
Miradas atentas, miradas perdidas.
Siempre miradas.
Ella, me mira.
Mantengo mirada.
Me dedica una media sonrisa, veleidosa.
La devuelvo, igual.
Quizá me leyó la mente.
Quizá encontró un punto de apoyo, entre la gente.
Quizá algunos tenemos estigmas en el alma.
Quizá a veces, sabemos verlos.
Quizá a veces, no queremos.
Escribo y plasmo lo que siento.
Se levanta.
Llega a su destino.
Me mira.
La miro.
Adiós, me susurra.
Adiós, le digo.
Se va.
Arranca el tren, de nuevo…
La veo caminar, la pierdo.
Me quedo con una sensación extraña.
Quizá estigma, quizá duende.
Quizá.

Destinos

Sants.
Estación de tren.

Destino cualquier parte…
Gente que viene. Va.
Prisas, nervios, billetes, pérdidas de tren, colas, maletas, destinos, encuentros, grandes despedidas.
Pienso que podría viajar a casi cualquier parte de España y que casi siempre encontraría a alguien esperándome en mi destino.
Amigos repartidos.

Sonrío.

Me hace sentir bien, eso.
Raíles, vías…únicos sentidos.
Vagones, gente, empujones.
Miradas furtivas, fijas…

Sonrío.

Escucho: tren con destino a…tiene parada en todas las estaciones.
¿Podría haber uno directo?
¿Qué me llevara donde yo quisiera?
Podría haber ventanas, por las que asomar mi cabeza, que me diera el aire en la cara…
Que dulce sensación abrir la boca y respirar aire a pleno pulmón…
No tengo prisa, pero quiero llegar pronto.
Desespero.
Música que amansa mi fiera.

Sonrío de nuevo.

Mitad de camino.
Se acerca el momento.
Ya llego.
Nervios al pisar el suelo.
¿Dónde estas?
No te encuentro.
Diviso a lo lejos un alma que anda hacia mí.
Eres tú.

Sonrío.

Encuentro.
Abrazo.
La estación llena de gente, pero estamos tu y yo solas, entre tanta gente, epicentro de sensaciones que estallan en la superficie, de esa estación, de esa tu ciudad, de esta mi cara, que dice tanto sin decir nada.
Mi tren tiene parada.
Tu corazón.
Mi corazón tiene parada, tu alma.
Alma y corazón.
Corazón y alma.
Tren que no pierdo.
Tren que deseo coger.
¿Corto o largo recorrido?
A media distancia estoy.

Sonrío.

miércoles, 29 de abril de 2009

Inevitable

Inevitable…
Dormir, despertar.
Soñar, recordar.
Negarme el descanso, cuando tu estas.

Inevitable…
Cantar.
Bailar.
Sonreír.
No llorar.

Inevitable…
Hablar.
Mirar.
Sentir
Tocar.

Inevitable…
Es querer más.
Sentirte más.
Verte más.
Siempre más.

Inevitable…
Sentir nervios.
Balbucear.
Parecer tonta, sin más.

Inevitable…
Es verte marchar.
Verte llegar.
Idas.
Venidas.
Llegadas.
Partidas.

Inevitable…
Gritar.
Respirar.
Querer abrazarte.
Querer cuidarte.
Querer amarte.

Inevitable…
Fue conocerte.
Fue hablarte.
Fue escribirte.
Querer verte.

Inevitable…
La sensación de bienestar.
De conciencia.
De querer saber más.
Mucho más.

Inevitable…
Fue besarte.
Fue acariciarte.
Fue acostarse.
Fue mirarte mientras dormías.
Fue abrazarte mientras yacías.

Inevitable…
Sentir.

Inevitable…
Dejarse llevar.
Unir distancias.
Alejarlas.
Acortarlas.
Una vez y otra vez más.

Inevitable…
Eres y serás.
Ser y estar.
Aquí.
Allá.
Da igual

Inevitable
eres.
Inevitable soy.
No podemos evitarnos.
Desde aquel día, hasta hoy.

martes, 28 de abril de 2009

Partida empezada

Tímido rayo de luz que entra a escondidas por la ventana…
Inconsciente perdí las horas, mientras te amaba.

Se hizo tarde, se hizo de día, llego la mañana y con ella, el despertar de una noche que aun no acaba…

Besos, besos, besos…incontables tus besos, perdí la cuenta hasta de los años que tengo.

Absorta en tu mirada, no puedo bajar la guardia…mantienes la llama, avivas la brasa…me quemas, me sanas, me hieres, me subsanas…

Ladeo mis costados hasta que encuentro donde amoldarlos.
Puzzle, rompecabezas en el que al final encajo tus piezas.
Horas volcadas en solucionar el enredo, tu enredo, mi enredo, nuestro enredo…

Muevo ficha, piensas.
Juegas.
Atacas.
Esquivas.
Bloqueas.
Asedias mis pilares.
Me franqueas.

Espacios limitados por líneas imaginarias que pones tú, que pongo yo, que inventamos.
Quizá eso me hace sentir más segura, marcar limitaciones que luego ignoro.
Quizá así pienso y acabo creyendo, que tengo la partida en mi mano.
Que acabo ganando.
De antemano lo ignoro todo, antes de intentarlo.
Desfachatez, engaño.
De que me sirve mentirme, si aun queriendo ganar, no gano.

Me creo un mundo a mi medida.
Para acabar poniéndolo en tus manos.
¿De que me sirve creerme tan dura, si al final, mi vanidad no tiene altura?

Rayo de luz que cada vez toma mas fuerza…
Alumbra tu cuerpo, ya no se esconde…
Ventanas abiertas.

¿Quien necesita dormir, cuando hay batallas que esperan ser lidiadas, para acabar siendo ganadas?

Quiero luchar, hasta perder la fuerza.
Quiero luchar, hasta rendirme si hace falta.
Quiero luchar, cada noche, ante tu mirada.
Tener valor aunque no garra.

Ganar.
Perder.
¿Que mas da?
Si al final, mi lanza es tu mirada.
Y yo soy la diana.

Noches

Noche, a oscuras.
La intensidad de la luz, la apago y la enciendo en tus ojos.
De espaldas, me niegas tu cuerpo.
Haces que vas a dormir.
Yo, conforme, hago que duermo.
Acaricio tu cuerpo, con la punta de mis dedos.
Repaso tu sueño, me meto dentro.
Aliento, suspiros, bocanadas de aire que llenan mi ego.
Palabras, susurros que no entiendo.
Pregunto, contestas….sigue el juego.
Una y otra vez, me enciendo.
Incrédula, impaciente ante tu cuerpo.
No me lo creo.
Duermo, despierto, no me muevo.
Continúa el juego.
Me das, me regalas, me ilusionas en cada mirada.
Mirada dulce, mirada clara, mirada tímida, mirada hablada.
Mil miradas, que dejan al descubierto mi habilidad para desvanecerme ante tu cara.
Mis tapujos, mis más íntimos secretos.
Me das, me quitas el alma.
El reloj avanza, las horas pasan, tiempo infinito que queda nada.
Horas, minutos, segundos que se escapan.
Incesantes
Se marchan.

sábado, 25 de abril de 2009

Inspiración

Me siento aquí, ante mi desnudez, ante mi sola presencia, ante mi propio ruido…incesable, interminable…intento escribir, lo hago.

Hacia tiempo que no escribía…es como una sensación que se acerca y se aparta de mi….de la cual yo no tengo ni poder ni control…escribo cuando estoy muy feliz o cuando estoy hundida….no tengo punto intermedio…pero me llena el recipiente siempre…en cada ocasión….y eso es lo que me hace sentirme bien…sea cual sea mi estado de animo.

Me siento bien, con energía renovada, con ilusión y ganas, con fuerza y motivación.

Estados de ánimo que dejaron de subir y bajar en la montaña rusa y que por fin van en línea recta.

Perdí incontables partidas a la ruleta rusa y por fin tengo la sensación de jugar con el azar a mi favor.

Giro la rueda fortuna.
Inconsciente. Impaciente.

Tecleo mientras espero.

Inspiración.
Gracias te doy.

Voy, vengo

Con ganas, con nervios, cojo el tren…
Voy, vengo.

Una hora, nos separa.
100 kilómetros de nada.
Leo, observo…pienso.

Al bajar del tren, tu estas.
Por fin te abrazo, por fin te siento.

Voy, vengo.

Sigo tus pasos, me enseñas tu mundo.
Cerramos la puerta. Nosotras dentro.
Muy dentro.
Nos damos luz con las estrellas.
Noche calida.
Noche mágica.

Voy, vengo.

Me besas. Te beso.
Cuerpos desnudos.
Frío, calor, sudor.
Escalofríos.
¿Que me das?
¿Que te doy?
¿Lo damos todo?
Te sientas encima.
Yo desvanezco.
Me pierdo.
Me encuentro de nuevo.
Te deseo.

Voy, vengo.

No se que hora es, tampoco me importa.
Podría estar así toda la noche…
Dormimos, poco pero lo hacemos. Sueño.
Despierto.

Pierdo el tren, aposta.
Quiero hacerlo.
Una hora más contigo, sin prisas.
Llega el tren, subo.
Tu al otro lado, no quiero marcharme.
Adiós con la mano.

Voy, y ya vengo.

Busco mi sitio, en el descanso.
Me siento, escribo, leo…sonrío.
Miro a través de la ventana…
Paisajes que se me antojan conocidos.
Me parecen bonitos.
Me parecen vistos.
Me parecen tuyos.
Me parecen míos.
Me parecen nuestros.

Imágenes, letras, música, gente, lugares, olores,
tiempos, recuerdos, palabras, gestos, caricias….besos.

No puedo olvidar.
No quiero olvidar.
Ni puedo ni quiero hacerlo.
Porque al pensarte y recordarte, sonrío….
Y no quiero dejar de hacerlo.

Que noche la de ayer, que noche la de aquel día,
En que fui a verte y te vi.
Que día este, en el que sin darme cuenta…
Durante todas sus horas…

Voy, vengo.

Vienes, te vas

Entre las teclas pierdo las palabras, entre miradas pierdo mi sombra, entre las sábanas pierdo el sentido…hablarte, verte y sentirte…me hacen perder la poca cordura que me queda.
Pierdo constantemente… pierdo guerras, pierdo batallas, pierdo nostalgias.
Pierdo porque tú, me pierdes.
Y en la búsqueda constante de mi ser, me pierdo tras tus pasos.
Y así perdida, dando vueltas sobre mí misma…me encuentro entre tus brazos, me encuentro en los besos, me encuentro en tus caricias.

Que buen punto de partida…

Vienes, te vas.

Te escucho, hasta que cuelgas.
Te miro hasta que desapareces.
Te beso mientras puedo.
Te hago mientras me dejas.

Anhelando los ratitos que me das, porque siempre me saben a poco.
Llámame egoísta, porque sin duda, lo soy.
Lo quiero todo, lo quiero ya.
¿Me lo das?
Te siento lejos, te siento cercana.

Vienes, te vas.

Tengo que ir, para ser yo la que vuelva.
Me iré, pero volveré.
Sin duda.
Lo haré.

Tendré que llenar tu espacio, no tu vacío…porque estas tan llena de vida, que no hay vacío posible, estas tan llena de vida, que necesito absorber tu energía.
Quiero aprenderme cada curva, cada beso, cada caricia, que me des, que te dé.
Cuando la punta de mis dedos recorren tu cuerpo, yo pierdo el sentido….de nuevo, lo pierdo…si, vacío los bolsillos de deseo, dejando caer todo el peso que hay en ellos…en la poca cordura y sensatez que tengo para controlarme finalmente y no comerte por completo en el intento.

Me das hambre.


Vienes, te vas.

Y no se me va el hambre. Esa se queda aquí conmigo, constante, latente, voraz.
Quiero más, dame más.
Te como, te como, cómeme.
Dame pan, dame cariño, dame tu sonrisa y ponla en mi puño.
La cuidaré.
He encontrado un cobijo para ti en mis manos.
¿Te lo enseño?
No hacen falta llaves, las puedes olvidar…
Siempre estaré yo para abrir la puerta y recibirte mientras te apetezca pasearte por mis manos…
Aunque a veces, me falten manos para poder tocarte.
Tanto como quiero, tanto como deseo….


Vienes, te vas.

Puedo perderlo todo, porque nada necesito.
Tengo ojos para verte, tengo oídos para escucharte, tengo boca para besarte, tengo manos para tocarte, tengo tiempo para soñarte, tengo pies que me pueden llevar hasta ti…tengo tantas y tantas cosas, que me han sido regaladas y que nadie me puede quitar…ni siquiera tu, porque en esta cabeza estarás siempre…aunque vengas y te vayas, porque de la manera más sutil, de la manera mas dulce, llegaste un buen día a mi vida, y me la pusiste del revés….cayéndose todo al suelo…y así esparcido todo en mi guarida, mi desorden lo hago mío….solo mío…así que no digas nada, no recojas nada, déjalo tal cual está…porque así está perfecto.

Gracias por hacerme sentir así, joven, viva, latente…y además sonriente…
Gracias.

Vienes, te vas.

Aunque todas las veces, te quedas junto a mí.

{-t}

Menos, más

Menos, más.

Menos es más, cuando llegas.
Menos respiro aunque más aire tengo.
Menos duermo aunque más sueños vivo.
Menos es más cuando me miras.
Menos retengo, más te miro.

Menos, más.

Menos tiempo en el reloj.
Más para pensarte.
Menos para tenerte.
Más para añorarte.

Menos, más.

Menos palabras.
Más letras.
Menos olvidos.
Más recuerdos.
Más, mucho más.

Menos, más.

Menos me quitas.
Más me das.
Menos me niegas.
Más me entregas.

Menos, más.

Menos nervios.
Más verdades.
Menos secretos.
Más besos.
Menos miedos.

Menos, más.

Menos lloros.
Más sonrisas.
Menos preguntas.
Más respuestas.

Menos, más.

Menos soledad.
Más seguridad.
Menos sola.
Más llena.
Más, mucho más completa.

Menos, más.

Restar.
Sumar.
Poner.
Quitar.

Menos, más.

¿Me quitas?
O
¿Me das?

Elvira


Carta en deuda, que por fin escribo.
Carta que aunque pensé en más de una ocasión, nunca empecé.
Porque a veces en esta vida, no hace falta hablar, porque a veces equivocadamente ya damos las cosas por sabidas…porque a veces, las cosas ya se saben, porque a veces…porque a veces….a veces no hay excusas, lo se.
¿Que decirte amiga?
¿Qué contarte en un papel que consiga reflejar lo que siento?
A veces no me creo capaz de decir nada interesante, nada que pueda abarcar toda la inmensidad de mis sentimientos, o al menos, nada que consiga agrandarlos más de lo que ya lo son…
Pero quiero hacerlo, quiero intentarlo al menos.
Recordar el paso del tiempo, a veces bueno, a veces malo, pero siempre productivo…
Aunque se desordenen los factores…
Siempre hay conclusiones, siempre hay vivencias, siempre hay gentes, siempre hay olvidos, siempre hay sorpresas, siempre hay vida…aunque también haya muerte…siempre hay lo que una quiera ver y lo que una quiera mostrar.
Siempre hay Elvira.
Vivencias que durante estos seis años nos han enseñado.
A reír y llorar, a soñar y despertar, a amar y hasta casi odiar, aunque luego ese odio no sea tal, y olvidemos sin más.
Para que retener aquello que nos hace mal…si podemos dejarlo marchar…abrir puertas, cerrar ventanas, que no haya corriente, que no se rompa nada, la ley del seguro, ya sabes, que al final, no cubre nada.
Si el mejor agente es uno mismo, digan lo que digan, hablen lo que hablen…lo que cuenta, lo que marca, lo que queda…al fin y al cabo, es lo que vale.
Y a mi me vale saber, a mi me vale sentir, a mi me vale verte y sin hacer falta hablar, me vale entenderte.
Porque no hay diferencia de edad, más que la que una se quiera inventar. Si te miro, me hablas, si te escucho, te callas. Pero sabemos lo que hay, y eso es lo que importa.
Porque a mi me vale saber, que eres esa amiga fiel, esa amiga que solo tiene una cara y que es la que me muestra…porque me vale saber que puedo contar contigo, no solo por diversión, también por dolor, porque siempre estas ahí, silenciosa pero dispuesta.
Porque eso es lo único que importa. Es lo único que me importa.
Porque sabemos nuestros defectos, pero también sabemos nuestras virtudes, y esas son las que tenemos que explotar…porque no quiero conocer a nadie que sea perfecto, porque no será cierto, debemos equivocarnos constantemente para poder decir que aprendemos…porque de errores esta la vida llena, pero también de logros, y metas, y sueños, y cometas, que pasan veloces y para los que hay que estar bien atenta.
Quiero pensar en nuestro pasar por la vida, quiero pensar que esa vida nos pone a personas en nuestro camino, por algo, porque si, da igual, pero lo hace.
Y un buen día, esa vida nos juntó.
Miradas furtivas a sabiendas de que algo bueno había. Y así fue.
Recuerdo aun el primer día, cuantas risas, cuanta música, recuerdo aún ese ambiente en el que yo aún no había puesto un pie, porque no era mi estilo, ¿recuerdas?...y mírame ahora, míranos ahora, las reinas de la bachata…las reinas de la noche, de nuestras noches, de lo bien que lo pasamos cuando nos vemos, de lo que nos llegamos a reír cuando nos volvemos brujas, para luego ser ángeles…y así andamos, disfrutando lo que podemos, lo que nos dejan, lo que nos viene en gana.
Porque debemos ser rebeldes, para poder aprender a ser domables, si hace falta.
Porque lo somos, pero parece que nadie nos entiende…
Tú y yo nos entendemos.
Eso importa.
Y espero que siga así, siempre.
Espero que la adoración, la amistad, la transparencia, la lealtad, la diversión, las palabras, las miradas…todo lo que me das, todo lo que te doy, no lo perdamos nunca, porque eso define tu nombre, define el mío, y hace que dos personas puedan sentirse orgullosas de tenerse…de esta manera tan dulce, tan amistosa, tan llena de alegría, tan llena de vida.
Porque debería decirte que te quiero, pero no te lo digo.
Porque debería darte las gracias y no te las doy.
Porque debería hacer tantas y tantas cosas que no hago….
Por esto y mucho más, te pido perdón…
Perdón por ser a veces infranqueable.
Y otras por ser demasiado vulnerable.
Quiero aprender a demostrarte lo que intento narrarte.
Yo se que tu sabes, se que lo sabes…pero no quiero acomodarme en descuidos, despistes o olvidos…en persona quiero abrazarte y darte mi mejor sonrisa, porque sin duda, la mereces.
Mi buena amiga, mi gran amiga…te digo sin decirte todo aquello que no digo…
Yo se, tu sabes, que esto, es lindo.
Con mucho cariño, va….te lo digo…te quiero mucho.

sábado, 18 de abril de 2009

Siento

Si al mirarte veo mas allá de lo que tus ojos ven…
Si al escucharte oigo calida tu voz aunque me estés chillando…
Si al besarte y separarte tengo la sensación de seguir haciéndolo aunque ya seas aire….
Si al acariciarte no encuentro el fin, algo evidente que me diga que ya te termine y que no hay más…
Si tus manos abarcan lo que podrían abarcar mil brazos dispuestos entre si…
Si tus palabras vuelan en el espacio cerrado de mi cabeza…y las escucho una y otra vez a mi antojo…sonriendo al hacerlo...
Si…
Si…
Si…
Si me gustas y no me importa….
Si quiero y puedo.
¿Por qué no debo?

Encuentro

Encuentro en mi interior una barrecha de ilusiones renovadas, una sensación de victoria sobre mis emociones incontroladas ,que me hacen sentir viva…

Es como si estuviera viviendo todos los días de mi vida en un solo día, en una sola mañana. Viendo imágenes de un futuro no vivido aún pero quizá soñado, no sé, es extraño…

Mi ilusión se funde con mi euforia, con la visión positiva ante el tan esperado encuentro conmigo misma…
Ya no espero a que venga, me levanto y voy hacia el…directa, clara, concisa…lo estaba esperando.

Por fin lo encontré.

Y aquí estoy en compañía, hablando conmigo misma, sintiéndome, pensándomedeleitándome con esa petulancia recién adquirida.

¿Donde estaba yo, cuando tanto me necesitaba?.

¿Dónde?.

jueves, 16 de abril de 2009

Recortando-t

Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender, peligroso.
Siente el pensamiento...piensa el sentimiento.
Yo no tengo ideas, solo palabras y silencios.
El futuro nos tortura y el pasado nos encadena, he ahí porque se nos escapa el presente.
Mezcla a tu prudencia un grano de locura.
Conócete, acéptate, supérate.
Nada es veneno, todo es veneno, la diferencia esta en la dosis.
Niega tus deseos y hallaras lo que desea tu corazón....
Algún día...si, algún día....perderemos la cabeza.

Quien tiene un amigo...

Hoy leí en algún sitio que un buen amigo es aquel para el que nuestra vida no tiene secretos y que, a pesar de todo nos aprecia… Sin darme cuenta sonreí, y lo encontré muy cierto… lo mejor de esta vida es aceptar las cosas como son, a las personas con las que topamos en según que momentos de nuestra vida…y retener sin obligar a todas aquellas que merecen la pena…con sus defectos y sus virtudes, porque a día de hoy aun no conozco a nadie que sea perfecto y espero no conocerlo.

miércoles, 15 de abril de 2009

Lo mio

Alterar los tiempos.
Mis tiempos.
Detener las horas.
Mis horas.
Esquivar los problemas.
Mis problemas.
Sanar las penas.
Mis penas.
Porque en mi mundo todo es mio.
Y egoístamente lo quiero todo para mi.

A Papa y Mama

Hace ya mucho tiempo que pienso en esta carta. Quiero deciros tantas y tantas cosas, que al ponerme a escribir algo extraño me bloquea.

Han sido dos años duros, muy duros. Dos años en los que me he sentido muy vacía, en ocasiones desgarrada, sin ilusión, dos años que quizá sería mejor olvidar, hacer como que no pasaron, pero eso es algo imposible, porque dos años tienen muchos días, muchas noches, muchos momentos y no todos han sido malos, pero así de efímera es la vida, a veces te da y a veces te quita.

Después de dos años, he logrado sin saber aún como, quitarme esa tristeza, esa desazón, consigo levantarme con otro animo, con otra manera de ver las cosas, ni mejor ni peor, sólo diferente.

Intento por todos los medios quitarme de encima sufrimientos inútiles, sufrimientos que no me llevan a ningún sitio. Intento hacerme la vida más amena, más fácil.

Consigo recordar muchas cosas, quizá olvidadas en esta cabeza loca, muchos momentos, muchos sentimientos.

Sé que no es fácil, pienso mucho en vosotros, en como os debéis sentir y por más que lo intento sé que no alcanzo a lograrlo, porque cada uno siente, piensa, ama y duele de manera diferente, desde su posición, desde su totalidad, desde su manera de demostrar o de ser.

Las cosas pasan porque si, no hay que darle vueltas o buscar respuestas cuando no las hay, no es Dios ni uno mismo el que decide, pasa y pasa sin más.

A veces buscamos algo o alguien en quién creer cuando las cosas no van bien, o nos encomendamos o suplicamos aún sin creer, es raro, yo me siento muy rara en esas situaciones.

Pero a día de hoy y sabiendo lo que sé, ni mucho ni poco, pero suficiente al menos para mi manera de entender las cosas…veo que no hay que esperar nada de forma gratuita, ni contar con nadie si no se unen los lazos…y que esos lazos, en ocasiones se desenredan con una agilidad espantosa.

El tiempo….que gran compañero de viaje, hace que todo resulte más fácil…a medida que va pasando.

No hablo de olvido, hablo de tiempo. Y aunque a veces parezca que van unidos, yo intento separarlos con todo mi empeño.

Porque ni puedo ni quiero olvidar. Es así de simple.

Me gustaría poder transmitiros todo esto que siento, haceros la vida un poco más fácil si es posible, rellenar esos huecos vacíos que quedaron con grandes dosis de amor, con simple presencia, esa presencia que a veces me impide la distancia.

Quiero veros felices, quiero que entréis, que salgáis, con ganas…cuando os veo sonreír me siento tranquila, y eso me gusta.
Porque la vida es un corto espacio de tiempo y hay que disfrutarlo al máximo.

Ahora somos tres, siempre fuimos cuatro y ahora somos tres, si…es triste, lo sé…y aburrido…a mis treinta, ahora, después de tanto tiempo, no me apetece ser la única…

Pero no puedo elegir y vosotros, tampoco.

Esto no es una partida de parchís donde competís como si os fuese la vida en ello, donde movéis ficha a vuestra conveniencia y placer…para acabar enfadándoos por haber perdido….que sencillo seria poder jugar a la vida como a un juego de mesa.

Pero no es así, y aunque sigo pensando que deberíais cambiar vuestra forma de verlo, se que no lo haréis, porque os resulta imposible entenderlo.

No lo juzgo, no lo critico, no lo cambio. Solo quiero lo mejor y ponerlo en vuestras manos.

Hay una frase, que me hace sentir bien, es:

Concédeme, Señor, serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valentía para cambiar las cosas que puedo cambiar y sabiduría para conocer siempre la diferencia.

Leerla cien veces, mil veces, un millón si hace falta.

Aprendérosla porque creo que es el único consejo que esta niña os puede dar.

Quiero veros felices, porque sin duda en esta vida hay mucho más.

Muchos mas días, muchos mas sueños, muchos mas deseos…y desafortunadamente, habrá mas desgracias….así que debéis estar preparados, debéis estar listos, debéis estar fuertes…y sonrientes.

Quiero escribiros tanto y tan bueno, que me quedo en nada….carta inacabada desde hace casi un año…carta que involuntariamente pierde fuerza, pierde sentido, pierde brillo.

Quiero pensar que algún día la terminare, que le pondré punto y final, y pasare la pagina…quiero pensar…

No lo se…

Os debo tanto, y a veces me siento tan pobre en demostración… que sigo sin saber…un día más.

Continuará…

Despertando

Me siento niña, me siento mujer, me siento vulnerable y con poder…que extraña mezcla de sensaciones, de vivencias, de deseos, de sueños...

Quiero sentir y siento, deseo con todas mis fuerzas ser feliz…y lo soy… no hay nada que me lo impida, porque me siento dueña de mi misma, de lo que quiero, de lo que tengo, de lo que soy de lo que siento…

Pasan las horas, los días, el reloj que no llevo no para de girar, de dar vueltas…y la pila no se agota, incesante volteo que no puede ser detenido, ante mi frustración al ver el tiempo perdido…tiempo que paso sin más…y que ahora es imposible recuperar…pero ante este pequeño fracaso encuentro una sensación de bienestar por conformismo al quedarme al menos la experiencia….de haber pasado por momentos buenos, malos , duros…y de haber aprendido antes, durante y después de esos momentos, de esos recuerdos.

Y allí se quedan, en el pasado.

Empiezo de cero…
En este momento…

Cuando crees que nada te sorprende…te equivocas. Cuando crees que nada te puede pasar…te equivocas…cuando crees que todo lo sabes….TE EQUIVOCAS!.

Equivocada estaba.

Ilusionada estoy.

Porque descubrí que la vida, no es un pasar de los días.

Momentos que quiero vivir…cada día…a cada instante.

Se fue la tristeza...por fin...se cansó de mi.

martes, 14 de abril de 2009

30

Si alcanzar una meta, es sentir un pequeño desplome sensacional…
Si alcanzar una meta, es notar como expulsas la última bocanada de aire…
Si alcanzar una meta, es tener que pensar en cual será la siguiente…
Deseo alcanzar todos y cada uno de los días de mi vida.
Deseo sentirlos.
Deseo notarlos.
Deseo tenerlos.
Deseo, deseo, deseo…
Si pienso en mi vida y pienso en mis metas… me siento feliz.
Porque aunque con partes incompletas en ella, tengo todo aquello que necesito.
Todo aquello que me hace sonreír.
Solo hay una mitad de mí, que eres tú, que estés donde estés, quiero pensar que estás bien, para así poder dormir tranquila.
Y aún sin poderte ver, te sonrío.
Te sigo echando de menos. Pero lo haré siempre.
Quizás fue una de las metas que me marqué en esta vida, que no es otra, que no olvidarte nunca.
Pero aunque te pierdas mis días, se que estas aquí conmigo. Y eso me vale.
Si hoy es un día especial, lo se, por el cariño incondicional de mi gente, por las muestras de afecto que recibo, por la voz de papa y mama…medio emocionada, medio entrecortada, por la canción que me han cantado tus hijos en tu nombre, mientras yo me emocionaba, y por supuesto pensaba en ti…por tantas y tantas cosas que me pasan y que me quedo con las ganas de contarte…
Hoy, hace 30 años, nací.
6 más tarde que tú, que sumado a los casi 3 que hace que te fuiste, suman 9.
Mi número de la suerte, tete.
9 velas soplaré por ti, que son los 9 años que me he perdido de tu vida…
Tendré que celebrar, el regalo que fue tenerte durante 27 años de mi vida…
Así se me hace más fácil, más tierno.
No pensar en lo malo y si en lo bueno.
Me siento feliz, como te explique un día, he conseguido aprender a vivir sin ti…con el dolor, pero con ilusión por continuar mis días…
Y mis días van pasando, mi vida va pasando, mis recuerdos van pasando…y tu cada día, vas pasando por ellos.
En el día de mi cumpleaños, mi deseo lo pido en tu nombre…me guardo para mi lo que pido al cielo, porque en el cielo estas tu…y hoy pusiste el sol para mi.
Te quiero.