domingo, 1 de marzo de 2009

Mi verdad

Deseo ponerme a escribir y no parar jamás, noto una sensación al empezar a hacerlo de aceleración, de querer hacerlo aún más rápido de lo que creo que puedo hacerlo.

Quiero escribir sobre sensaciones, esas que tengo y que a veces no puedo controlar, pequeños destellos de sensatez que me hacen sentirme viva, latente…como notar tu respiración, tu aliento tras de mi cuando hacemos que vamos a dormir, es notar como se eriza mi piel con esos suspiros que me das.

Notar como sonrío cuando acaricio la suela de tus pies y estos se arrugan y encojen.

Pensar en como me relaja pasar mis dedos entre tu pelo, como si haciendo esto pudiese peinar tus pensamientos y ponerlos a mi antojo donde a mi más me guste.

Mirar tus ojos, de ese tamaño incomparable, perderme en ellos, en su luz, en esa profundidad que me da la sensación de no acabar nunca.

Tengo la sensación de haber perdido mucho tiempo, por mis miedos, mis fobias, malditas, traicioneras…esas que se adueñaron de mí, quizás sólo de mi mente, quizás de toda mi persona….
Pero ya no, ya no quiero más…sé que no puedo cantar victoria aún, que es demasiado pronto, pero noto como si hubiese descargado toda mi carga, mi losa….y ahora andar ligera, no de ropa sino de ideas… de malditos miedos que no quiero que vuelvan.

Quiero hacer tantas cosas….tantas, que tengo la impresión de que me falta el tiempo. De que pierdo segundos a medida que van pasando, voy tras ellos, en una carrera sin fin, en la que no sé si podré ganar, pero al menos si en la que puedo participar.

Me pongo a escribir, eso que tanto me gusta y que casi tenia olvidado.También.

Que dormida estaba, lo sé, ahora si que lo sé. Perdoname.

He despertado incrédula ante mi desfachatez, ante mi manera de hacer las cosas, arrepentida por haberme sentido conformista ante mi vida, eso que siempre criticaba en los demás y que en mi no supe verlo, que vergüenza siento.

Te pido mil perdones, de verdad. Quiero gritarlos todos, quiero reconocer mis defectos, quiero corregir todo aquello que se que hago mal.

Quiero encender la llama, que alumbre mi vida, que la luz incandescente me anime cuando yo pierda fuerza….quiero tantas y tantas cosas, que me invade una sensación de egoísmo que me hace sentir mala persona…es cruel, pero es la única verdad.

Mi verdad.

La nuestra.

Fotos

Como si de fotos se tratase, vienen a mi mente imágenes de ti.
Consigo con mi mente guardar tu fiel recuerdo, ese que siempre anda conmigo y que me acompaña allá donde voy.
Instantáneas que reveladas al instante consigo archivar en esta cabeza que se llena de ti…por momentos.
Escucharte en estas fotos, me es negado y aunque intento poner toda mi atención no logro escucharte…me sirvo entonces de la memoria, y a lo lejos, se oye tu voz, cálida, tranquila, susurrante y amigable dentro de mi cabeza…
Se la oye reír, se la oye hablar, se la oye sutil, sublime, intentando respirar…
Consigo con tan solo mi imaginación…verte y oírte…cuando no estás.
Esos ojos que me atraviesan al mirarme, los mismos que me hechizaron la primera vez que los vi…aquellos que me crearon adicción y que me arrastraban continuamente a mirarlos…a admirarlos.
Desprendiendo ternura, dulzura, magia, calor y pinceladas de ilusión.
Encajando las fotos, el puzzle va tomando forma…
Y yo me entretengo y juego con tu pelo, lo acaricio, lo atravieso con mis dedos, lo despeino… me divierto…te beso, te siento…te tengo, te observo, te escucho, te río y te quiero.
Sensaciones nuevas, sensaciones que erizan mi piel…que me tientan a saltar, a gritar, a reír, a querer más, mucho más.
A necesitar de tu abrazo, cuando te vas…
Cuando en noches como la de hoy, me invade tu ausencia, y me lleno de palabras e imágenes llenas de amor…
Cuando entre teclas y recuerdos, tu olor, tu esencia, me viene a visitar en forma de canción….
Cuando miro mis manos y en ellas están esas fotos, tus fotos, esas imágenes que crea mi mente y que me regalan tu presencia, aunque imaginaria… pero a mis ojos real y consigue como por arte de magia, hacer que te sienta aquí, a mi lado.
Recojo mis palabras, mis sentimientos, todos mis buenos sentimientos, recojo también las ganas, el deseo, mis pensamientos, la ilusión, la ternura, la dulzura, la timidez, las fotos, el sueño y mi amor, y lo escondo, lo guardo en la cajita que hay en el corazón, para que nadie pueda robarme todo esto que estoy sintiendo hoy, y me voy a seguir soñando contigo, pero esta vez en sueños, mis sueños.
Porque lo que siempre soñé, por fin, se me presenta real.
Y yo, no quisiera despertar…
Jamás.

Magia

ESPERAR, DESESPERAR…eso dicen quienes no pueden invertir el tiempo, su tiempo, en algo más que no se sea en ellos mismos.

Espero, al sol, con sensación de bienestar, de paz.

De sentirme llena por algo más que de aire.

De mirar al horizonte y ver más que una sola línea horizontal.

Positividad que rebosa por todos mis costados.

Mis sentidos agudizados, extremadamente atentos a cualquier brecha que pueda abrirse ante mí.

Despertar que siento esta vez, más firme, más consolidado ante mi ya…posible atenta e incrédula mirada.

Me gusta escuchar en silencio, el latido de mi corazón…ese al que nos acostumbramos, ese que no cesa y que a menudo ignoramos….pero que está presente.

Que bien me siento…me encuentro sentada aquí, sonriendo…en un lugar nuevo, un lugar en el que nunca estuve pero del que guardo recuerdos….que nunca viví.

Es todo tan extraño, tan mágico…

Que seria de la vida sin su magia…

Magia puedes ser tu…puedo ser yo, podemos serlo las dos.

Escuchar palabras, clavar miradas, acariciar formas, sentir vida, dentro y fuera…de cuerpos inherentes pero a su vez llenos, si…llenos de magia.