lunes, 25 de diciembre de 2006

sutilidad

Que complejo o sutil puede resultar todo cuando no se espera nada y la vida te sorprende...
Cuando gritas al viento tus deseos, día tras día, mañana tras mañana, noche tras noche…que felicidad la mía que sólo pido tener más…y se me concede.
Que chispa tan incandescente el sonreír y no poder dejar de hacerlo…que fácil sentirlo y que difícil expresarlo…no sé, sentirme tan llena de algo que no resulta material, que no puedo tocar con estas manos, que no puedo medir ni tasar, porque no tiene precio, ni se compra ni se vende…esta felicidad!!!.
Que mágico, que real…abrir los ojos en cada despertar…poder ver, disfrutar…respirar…poder llenarme de todas y cada una de estas sensaciones que hoy estoy viviendo…ante mi asombro, ante mi mirada expectante…como única espectadora, como única crítica delirante…como lo único que conozco tanto como a mi, que soy yo misma…y saber como me estoy sintiendo.
Que placer tan extraño…estar pendiente de todo, darme cuenta de todo, de cada mirada, de cada gesto, de cada detalle…de ceder el paso, de rozar y sentir el roce, de dormir y soñar, o escuchar en la noche otra respiración que me da aliento…
Un aliento que eriza mi piel dormida, que aflora a su paso y me da vida…que dulce, que sabor me deja en cuerpo y boca…besar su boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinion, para mi es importante...